Publicado: 12.07.2016 20:44 |Actualizado: 12.07.2016 21:10

ExclusivaLas grabaciones secretas de interior

La Policía bloqueó el acceso a 'Público' desde sus terminales para ocultar la amenaza de detener a una periodista

El ex jefe de la Dirección Adjunta Operativa, Eugenio Pino, ordenó que se bloqueara la noticia de este diario donde se informaba de su actuación irregular contra una reportera por escribir informaciones sobre su colega Villarejo.

Publicidad
Media: 3.37
Votos: 82
Comentarios:
Bloqueo de URL de Público en base de datos de la Dirección General de la Policía.

Bloqueo de una URL de Público en la base de datos de la Dirección General de la Policía.

El mensaje que el 4 de enero se encontraron los agentes de la Policía que intentaban acceder desde sus puestos de trabajo a la información de Público sobre la amenaza de detención a una periodista de este medio por parte del ex número dos del cuerpo, el comisario Eugenio Pino, era rotundo: “La URL solicitada ha sido bloqueada por el módulo de la base de datos del Cuerpo Nacional de Policía. La URL se encuentra entre las categorías no permitidas por el administrador en ese momento”.

Así es como la mano derecha del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, intentaba ocultar las irregularidades cometidas desde que el 30 de diciembre Público desvelara que su colega, el comisario José Manuel Villarejo Pérez, apelaba a una conjura del Centro Nacional de Inteligencia en el caso de la doctora Elisa Pinto. Sin embargo, ahora la información ha salido a la luz al estar incluida en la investigación sobre la cúpula policial que instruye el juez del caso Pequeño Nicolás y en el que ya está investigado (imputado) el comisario Villarejo.



La imagen del DNI de Villarejo, incluida en el sumario

Ese mismo 30 de diciembre, el comisario puso una denuncia en los juzgados por revelación de secretos y la página digital que regenta su mujer publicó un editorial en el que acusaba a uno de los policías que investigaba al agente encubierto de haber vulnerado la base de datos del Documento Nacional de Identidad para facilitarnos su imagen.

Sin embargo, esa imagen constaba en el tomo siete de uno de los sumarios que instruían la denuncia de la doctora Elisa Pinto contra el consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, y el dueño del despacho de abogados al que recurrió, para librarse de la dermatóloga, el comisario José Villarejo. Fue incluida por el comisario Jaime Barrado, encargado de las pesquisas, tras haber hecho un reconocimiento fotográfico en la comisaría de Chamartín que fue entregado al juzgado, donde se incluyó en el sumario al que este y otros medios de comunicación tuvieron acceso.

El número dos de la Policía ordenó hacer lo posible por llevar a cabo una detención, basándose en una supuesta revelación de secretos y a sabiendas de que no era tal

Pero no le pareció suficiente al multimillonario policía y al día siguiente, 31 de diciembre, pasadas las seis de la tarde, el jefe de la Policía Judicial de Madrid, el comisario José Luis Conde, tuvo que abandonar por orden de Eugenio Pino el hospital en el que se encontraba con un familiar para ir a tomarle a Villarejo una nueva denuncia contra esta periodista y el comisario Jaime Barrado, en la sede de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, en Federico Rubio.

Además, Conde recibió la orden del número dos de la Policía para que hiciera lo posible por llevar a cabo una detención basándose en una revelación de secretos a sabiendas de que no era tal.

Para cumplir esas instrucciones, el jefe de la Policía Judicial de Madrid se puso en contacto el lunes 4 de enero a primera hora de la mañana con un abogado al que le solicitó que convenciera a esta periodista de Público que se presentara en la Jefatura de Policía para tomarla declaración o si no irían a su casa a detenerla.

La periodista acudió ante el comisario José Luis Conde, quien delante de testigos relató estos hechos y también aseguró que no estaba de acuerdo con la orden dada por el comisario Eugenio Pino. No era el único encargo que había recibido, pocos días después también llamó al comisario Barrado con la misma amenaza de detención, pidiéndole por favor que acudiera a su presencia y que había recibido la orden de su superior.

Lo más sorprendente es que estos hechos y estas diligencias policiales se abrieron en enero, pero en este julio los juzgados de Plaza de Castilla todavía no han recibido el resultado de la investigación ni pruebas de que ésta haya existido.

"Acusaciones muy graves que la periodista no ha tenido que rectificar"

Así que en las Diligencias Previas 4676/14 del Juzgado de Instrucción Nº2 de Madrid sobre la pieza separada del caso Nicolai –que investiga la grabación secreta e ilegal con la que se intentó proteger al Pequeño Nicolás cuando ya era investigado por Asuntos Internos y el CNI–se expone el contenido de aquella información de Público, titulada El número 2 de la Policía quiere detener a una periodista de 'Público' por escribir sobre el 'caso Villarejo' "donde denuncia literalmente que "el número 2 de la Policía, el comisario Eugenio Pino, ha manifestado a diferentes miembros de la Policía Nacional que quiere que se detenga a la periodista de Público para que deje de escribir lo que lleva contando desde principios de año sobre el comisario Villarejo, que actúa autorizado y con connivencia del propio comisario Pino".

En esas diligencias judiciales (folio 431) se subraya también que son "acusaciones MUY GRAVES que la periodista no ha tenido que rectificar. Publicación que ha sido "capada" o bloqueado su acceso por la Dirección General de la Policía, a través del acceso a Internet habilitado a los miembros de esta comisión judicial".

En cuanto a las órdenes recibidas por el comisario Conde, se manifiesta sorpresa por parte del juez, ante "su desproporción y discrecionalidad". De eso, no cabe duda.