Público
Público

El discurso de investidura dará prioridad a la economía

El candidato socialista defenderá la necesidad de afrontar los problemas y desafíos con "políticas transversales".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión de no buscar la investidura en la primera votación permitirá a Zapatero imprimir un sesgo distinto del tradicional a su intervención del martes ante el Pleno del Congreso, en la medida en que no tendrá que hacer la habitual siembra de promesas o guiños para dar satisfacción a quienes le presten su voto.

Será, en este sentido, una afirmación de su propósito de gobernar con su proyecto y su agenda, a los que invitará a sumarse a cuantos más mejor, pero en el marco de su programa electoral.

La otra novedad será que la política económica tendrá también un peso mayor que en anteriores debates de esta naturaleza, no sólo como prioridad inmediata para hacer frente a los efectos de la desaceleración económica sino también como proyecto a largo plazo. Habrá anuncios de medidas concretas a corto y largo plazo, con especial atención al impacto negativo en el sector de la construcción.

Su proyecto para afrontar los retos del futuro inmediato serán el segundo eje de su discurso, con referencias destacadas a todo lo que tiene que ver con la innovación y el desarrollo, el cambio climático y la energía, y el agua. Estas tres prioridades se espera que se plasmen también en la reconfiguración del Gobierno.

Otro bloque importante lo dedicará a las políticas sociales, que van desde el desarrollo de la atención a la dependencia hasta las subidas del salario mínimo y de las pensiones comprometidas durante la campaña para las elecciones.

Pero, con carácter general, su discurso estará marcado por el acento en la necesidad de afrontar los problemas del presente y los desafíos del futuro con 'políticas transversales', tanto dentro del Gobierno de la Nación como en la colaboración con el resto de las Administraciones públicas, singularmente con los gobiernos autonómicos. Ejemplo paradigmático de este planteamiento es la ley de ayuda a la dependencia, impulsada por el Gobierno pero cuyo aplicación compete a las comunidades autónomas.

En cuanto al terrorismo, Zapatero reiterará su compromiso con la búsqueda del acuerdo más amplio posible entre los demócratas, pero sin hablar de un nuevo Pacto, y reafirmándose en la inviabilidad del diálogo con ETA.