Público
Público

Domènech pide el voto de “todos los catalanes” para hacerle el domingo un 'impeachment' a Rajoy

“De un lado está la mafia, del otro está la democracia. Toca escoger bando”, exige Íñigo Errejón al PSOE el último gran mitin de En Comú Podem. También le dice al PP que aproveche para “destruir documentos” porque le quedan pocos días de “impunidad”.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:

Alberto Garzón, Íñigo Errejón, Xavier Domènech y Pablo Iglesias, en una foto de archivo. / ALBERTO ESTÉVEZ (EFE)

BARCELONA.- Pedir una gran movilización popular que permita “echar” al PP y exigir al PSOE que aclare antes del domingo cuál será su opción tras el veredicto de las urnas, si permitir la continuidad de Rajoy o hacer posible un “gobierno del cambio”, han sido los grandes temas del mitín final de campaña de En Comú Podem (ECP). Más de mil personas se han congregado en la plaza de Can Fabra, ubicada en el distrito de Sant Andreu de Barcelona, para asistir al último gran acto de la confluencia liderada por Xavier Domènech, aunque todavía hará algunos eventos de pequeños formato hasta el viernes por la noche. Temas como el referéndum catalán han quedado eclipsados en un mitín que ha contado con la participación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, y el analista británico Owen Jones, entre otros.

El escándalo de las reuniones entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, ha acaparado buena parte de la intervención del cabeza de lista, Xavier Domènech. “Todo lo que sospechábamos y ya sabíamos se ha confirmado como absolutamente cierto. El partido más corrupto en la historia de este país, el partido que en su conjunto ha sido imputado judicialmente, a la vez utilizaba los recursos públicos para crear casos de corrupción ficticios. Este es el partido que habla de orden”, ha denunciado Domènech.

Para el candidato de la confluencia catalana, el escándalo -que según el propio Fernández Diaz conocía Mariano Rajoy- se puede comparar con el caso Watergate, que terminó con la presidencia de Richard Nixon. “Inicialmente Richard Nixon no quiso dimitir, se le tuvo que montar un impeachment [un voto de destitución] para que se fuera. Y el 26 de junio, este pueblo organizara un impeachment popular para echar al PP del poder”, ha manifestado Domènech. En su opinión, el domingo sólo existe un dilema, “la continuidad del gobierno más corrupto de la historia o el único voto que puede ganar el voto popular”.

También ha insistido en este tema Íñigo Errejón. El número tres de la candidatura de Unidos Podemos ha manifestado que “en cualquier país normal si se demostrara que el ministro del Interior utiliza los recursos del estado para conspirar, amenazar y perseguir rivales políticos dimitiría. Nosotros ya no esperemos que dimita, esperamos que las urnas se lleven a la mafia a las cloacas”. Errejón ha recomendado al partido de Mariano Rajoy que empiece a “destruir documentos”, porque quedan “sólo cinco días de impunidad”.

El dirigente de Podemos ha exigido al PSOE a qué decida y a qué antes del domingo explique si su voto “servirá para que continúe el gobierno de Rajoy o para hacer posible un gobierno del cambio. De un lado está la mafia, del otro está la democracia. Toca escoger bando”. Consciente que para conseguir llegar al gobierno necesita una gran movilización popular, Xavier Domènech ha pedido una “concentración extraordinaria de votos”, que reúna a “todos los votos progresistas, todos los votos soberanistas y todos los votos catalanes” para poder “echar a la mafia de nuestras vidas”.

Colau quiere la movilización de los barrios populares

Ada Colau ha sido la encargada de cerrar el mitín haciendo un llamamiento a una gran movilización de los barrios populares. “En Pedralbes, el promedio de participación en las elecciones supera el 70%, mientras que en los barrios más populares no llega al 50%. Recordad esto e ir hablar con la gente que conocéis”, ha manifestado. La alcaldesa también ha pedido tener en cuenta “donde estaban los candidatos hace cinco años, porque no todos han estado en el mismo lugar”, en referencia al pasado activista, al lado de la ciudadanía, de gran parte de los candidatos de ECP.

Previamente el analista y escritor británico Owen Jones, que ha vuelto a participar en la campaña de ECP como ya hizo hace seis meses, ha querido subrayar que el domingo “no sólo decidiréis el futuro de Catalunya y España, sino que también el futuro de Europa está en vuestras manos”. “Puedes entrar en política para generar odio contra los refugiados o los inmigrantes o para defender los intereses de la mayoría y confrontarse a las élites que nos han llevado a la crisis”, ha apuntado, para terminar elogiando a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Para él, “es una heroína, no sólo aquí sino en todo el mundo, porque defensa los intereses de los débiles, de la mayoría, y no lo de los poderosos. Ya me gustaría tener miles de Ada Colau por todo el mundo”.

También ha intervenido el primer teniente de alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello, para quién se están viviendo “momentos históricos”, porque “nos hemos atrevido, hemos perdido el miedo y nos hemos creído que tenemos fuerza cuando hacemos las cosas juntos”. El dirigente de Barcelona en Comú, que ha repasado sobre todo la actuación del gobierno de la capital catalana, ha añadido que “hemos demostrado, con dificultades, que las cosas se puedan hacer de otra manera y se pueden hacer mejor”. Finalmente, ha asegurado que el domingo ha llegado el momento en el que el PP tendrá que “rendir cuentas a la ciudadanía” por años de “recortes, corrupción y políticas de austeridad”. Para Pisarello, además, van a demostrar que España “será plurinacional o no será”.