Público
Público

Podemos e IU avanzan en su alianza electoral en Andalucía

Ambas formaciones persiguen un pacto que les permita ser un “dique” para la derecha y una “alternativa” al PSOE.

Publicidad
Media: 4.23
Votos: 13

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, junto al coordinador de IULV-CA, Antonio Maíllo.- EFE

Podemos e Izquierda Unida han cerrado un acuerdo en Andalucía que aproxima la alianza electoral con la que competirán en las próximas autonómicas. Ambas formaciones, con el objetivo de “conseguir el Gobierno” de la Junta, ser un “dique a la derecha” y una “alternativa al PSOE”, llevarán mañana a sus órganos ejecutivos para su aprobación un documento en el que se comprometen a llevar a cabo primarias para la elección de las listas, que podrían ser abiertas a la ciudadanía, no solo a las bases; a firmar un código ético común que contribuya a “desprofesionalizar la política”, y a elaborar el programa electoral de forma participativa y abierta. En el texto, se prevé también la preparación de candidaturas conjuntas para las municipales, allí donde se pueda hacer.

"Se prevé también la preparación de candidaturas conjuntas para las municipales"

Un grupo de doce personas, seis por cada partido, abierto a la incorporación de otras formaciones, pilotará el proceso definitivo de unión a partir de este domingo. Los miembros de ese equipo, cuyos nombres aún no están decididos, según fuentes de ambas formaciones, serán los y las encargadas de cerrar todos los detalles del pacto, entre ellos, la marca electoral. En ese grupo no tienen por qué estar, indican las fuentes, ni Teresa Rodríguez ni Antonio Maíllo, los rostros de Podemos e IU en Andalucía. El acuerdo lo han negociado dos equipos coordinados por Jesús Rodríguez, secretario de Acción Política de Podemos, y Ernesto Alba, secretario general del Partido Comunista de Andalucía.

En política, raras veces existe la casualidad. La gestión de los tiempos y las formas son un asunto decisivo. Y este caso no parece ser la excepción que confirme la regla. La aprobación del acuerdo andaluz se produce el mismo día en que Podemos cierra el referéndum abierto a cuenta de la casa que se han comprado en Galapagar Irene Montero y Pablo Iglesias, que José María González, Kichi, el alcalde de Cádiz, ha combatido a lo largo de esta semana con habilidad y elegancia. Además de la lectura del documento hecho público este sábado por Podemos e IU en Andalucía, se puede comprobar que este proceso de confluencia es horizontal y equitativo, lo que contrasta, para algunos, con el que se llevó a cabo en el conjunto del país, antes de las anteriores elecciones generales. Cualquier observador podría, por tanto, concluir que seriedad, rigor, respeto y amabilidad son algunos de los mensajes que pretenden lanzar en este momento, con la aprobación de este pacto, tanto Rodríguez como Maíllo a los militantes y simpatizantes del resto de España.

"Seriedad, rigor, respeto y amabilidad son algunos de los mensajes"

El código ético es aún un pequeño punto de fricción entre ambas formaciones. Poner un límite general de ocho años a la actividad política podría causar problemas a la confluencia, sobre todo, en algunos municipios donde la personalidad y carácter del alcalde o alcaldesa son en ocasiones más decisivos que la propia marca. Así, el acuerdo no cierra el debate por entero y dice exactamente lo siguiente, según la nota hecha pública por ambos partidos: “IU y Podemos se comprometen a establecer un código ético común para el proceso de confluencia con el que pretenden contribuir a la desprofesionalización de la política. Desprofesionalización como un principio rector y como garantía de cumplimiento de los compromisos programáticos y de acción política”.

El proceso, que se pretende culminar, a más tardar, en el próximo mes de junio, parte de la constatación de que Podemos e IU, según explican en la nota, son organizaciones que han alcanzado en los últimos años “un alto grado de coincidencia en lo concreto: en las luchas, en las movilizaciones, en la búsqueda de soluciones y en el modo de resolver los innumerables y graves problemas. Andalucía necesita un cambio profundo”. “Compartimos que ese cambio profundo para Andalucía vendrá si somos capaces de abrir un proceso de empoderamiento de la gente comprometida y luchadora que se sitúa contra el actual modelo económico, social y cultural. Un modelo que, tras 35 años de autogobierno, mantiene a nuestra Andalucía en una situación extractiva, subsidiaria y secundaria en el conjunto del Estado”, afirman ambas formaciones. Podemos e IU quieren “construir un proceso popular y ambicioso” que les lleve a conseguir el gobierno de la Junta de Andalucía: “Para que éste defienda a su gente, para que Andalucía asiente las bases de un modelo productivo diversificado y que supere el paro estructural que no nos deja vivir con dignidad”.

"IU y Podemos se comprometen a establecer un código ético para el proceso de confluencia"

El objetivo final declarado de todo el proceso es que “la sociedad andaluza se comprometa con un proyecto ilusionante, amplio y democrático”, que identifica como rivales a PSOE, PP y Ciudadanos. “Enfrente tenemos, por un lado, a un gobierno conservador (de conservar el poder como autoobjetivo) liderado por un PSOE que dejó, hace mucho tiempo, de ser un instrumento de cambio; y por otro lado, a una derecha reaccionaria que no puede ser alternativa de gobierno en nuestra tierra porque no nos representa como pueblo”, afirma el documento.