Público
Público

Eliminado el nombre de la infanta Cristina de la sentencia de Nóos: ahora es 'la Eva'

Se ha suprimido su identidad y título real en la base de datos de la jurisprudencia española. Iñaki Urdangarin es reemplazado por 'Julio' para la historia de la Justicia y 'Bernardo' es Jaume Matas, expresidente de Baleares. El CGPJ elimina los nombres de las sentencias, a diferencia del TC o del tribunal europeo que los respetan

Publicidad
Media: 3.10
Votos: 41
Comentarios:

La infanta Cristina al comienzo de su interrogatorio como acusada en el caso Nóos. EFE/Cati Cladera

La "infanta Cristina" es 'la Eva" en la sentencia del caso Nóos. El nombre y el tratamiento de la hermana de Felipe VI han sido reemplazados en la resolución que figura en el buscador oficial de jurisprudencia, encargado de conservar para la Historia las sentencias judiciales y facilitar su consulta.

Cristina Federica de Borbón y Grecia fue juzgada y absuelta por la Audiencia Provincial de Palma este febrero pasado, y su nombre aparece en la sentencia original como el resto de los acusados. Pero el responsable de tratar y custodiar estas resoluciones, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), reemplaza siempre los nombres de los procesados, que quedan anulados para las próximas generaciones en la única base de datos oficial de consulta pública que existe.

'Doña Eva' ha sido el nombre que ha recaído para sustituir el nombre de la infanta Cristina. Su marido, Iñaki Urdangarin, es identificado como "D. Julio" y Jaume Matas, expresidente de Baleares, como "D. Bernardo".

El CGPJ anonimiza al resto de los condenados y absueltos en el caso Nóos, sentencia dictada hace menos de un mes, el 17 de febrero de 2017.

Así ocurre en todas las resoluciones que constan en la base de datos de la jurisprudencia de los Juzgados y Tribunales que trata y mantiene el Centro de Documentación Judicial (Cendoj) del CGPJ.

La anonimización de Cristina de Borbón roza lo hilarante cuando la sentencia original se refiere a ella como infanta de España. En las seis ocasiones que el tribunal la identifica como "la infanta", ella pasa a denominarse "la Eva" en la base de datos de las sentencias.

Incluso llega al extremo de desvirtuar el sentido de la sentencia original: de su lectura no se comprende cómo un tal "D. Julio" aprovechó de su cercanía al Jefe del Estado para ejercer una presión moral sobre los cargos públicos en su beneficio propio. Aunque contiene pistas para los investigadores del futuro: la resolución alude en varias ocasiones a que "D. Julio" y "Dña. Eva" son esposos y podrán solicitar la sentencia original a la Audiencia de Palma.

La boda de 'la Eva', en Barcelona

La Audiencia de Palma expone en su sentencia que el Instituto Nóos tuvo entre sus vocales fundadores a "SAR Infanta Dña. Cristina de Borbón y Grecia", tratamiento e identificación sustituidos por un escueto "la Eva" en la jurisprudencia (página 5).

Otro acusado explica al tribunal cuántas veces se vieron D. Julio y D. Bernardo. "Creo que muchas. En la boda de la Eva también, en Barcelona", dice la sentencia conservada para la Historia en la base de datos de jurisprudencia. (página 359).

Otro testigo expone cómo desaconsejó que "la Eva figurara como socia en Aizoon" (página 669), pero aquí tampoco se entiende bien la razón por la cual lo desaconsejó.

En los seis párrafos dedicados a la absolución de Cristina de Borbón -de una sentencia de 741 páginas-, el tribunal explica que los clientes y proveedores de los distintos proyectos no aluden a la participación de "la Eva" en los negocios.

Bernardo, ese exministro de Nóos

Para la Historia judicial queda fijado que la trama de corrupción política del caso Nóos -surgida al amparo de la casa real y que arrastró a la abdicación de Juan Carlos I en favor de su hijo Felipe VI-, fue perpetrada por 'D. Julio', su exsocio 'D. Cecilio' [Diego Torres] y el político 'D. Bernardo' entre otros.

'D. Julio' aprovechó su “privilegiado posicionamiento institucional, dada su proximidad con la Jefatura del Estado” para obtener contratos en Baleares que le reportaron importantes beneficios económicos. Esa posición institucional “le procuró el ejercicio de una presión moral de entidad suficiente como para mover la voluntad de la autoridad y los funcionarios públicos” y conseguir así los contratos, según la sentencia.

El entonces presidente de la comunidad autónoma de les Illes Balears era 'D. Bernardo'. Fue el político que concedió a la trama contratos irregulares con los que Julio y Cecilio extrajeron 2,5 millones de euros públicos.

En la vida real, Jaume Matas, fue condenado a tres años y ocho meses de cárcel por prevaricación, falsedad y malversación y recibió con esta sentencia su tercera condena por corrupción. En el buscador de jurisprudencia, el reproche judicial y social recae sobre 'D. Bernardo', sin más identificación.

La Audiencia de Palma condenó a 'D. Julio' por el delito continuado de prevaricación, falsedad, malversación, fraude a la Administración Pública, tráfico de influencias y dos delitos fiscales. Mientras, 'D. Cecilio', su exsocio, fue condenado además por el delito blanqueo de capitales.

El resto de los procesados en el caso Nóos figuran con estos nombres, y por orden de aparición en la sentencia: 'D. Alberto' [Jose Luis Ballester], 'D. Narciso' [Gonzalo Bernal], 'D. Ángel' [Juan Carlos Alía], 'D. Eleuterio [Miguel Ángel Bonet], 'D. Efraín' [Marco Antonio Tejeiro], 'D. Nicolás' [Miguel Tejeiro], 'D. Alejo' [Jorge Vela], 'Dña. Ascensión' [Elisa Maldonado], 'D. Matías' [José Manuel Aguilar], 'D. Bernabé' [Luis Lobón], 'Dña. Mercedes' [Ana María Tejeiro], 'D. Simón' [Alfonso Grau] y 'D. Marcial' [Salvador Trinxet].

Dimas y Constantino, condenados por las blacks

Los nombres de los 65 directivos de Caja Madrid y Bankia, condenados por la Audiencia Nacional el pasado 23 de febrero, tampoco aparecen en la base de datos oficial de las sentencias. Y eso que el rescate de la entidad costó 22.424 millones de euros a los contribuyentes.

Los principales responsables de este uso fraudulento de tarjetas opacas al fisco fueron los expresidentes de Caja Madrid y Bankia 'Dimas Samuel' y 'Constantino Feliciano',que son los nombres atribuidos a Miguel Blesa y Rodrigo Rato, respectivamente.

Ambos, en compañía de 'Adolfo Paulino' [Ildefonso Sánchez Barcoj] propiciaron que los directivos dilapidaran más de 12 millones de euros.

Entre los condenados se encuentran el exconsejero del PSOE 'Valeriano Baldomero' [Ramón Espinar]; el exsecretario de Estado del PP 'Teodoro Ovidio' [José Manuel Fernández Norniella]; el expresidente de la patronal CEOE 'Prudencio Casiano' [Gerardo Díaz Ferrán], así como los empresarios 'Doroteo Constancio' [Arturo Fernández], 'Gumersindo Desiderio' [Javier López Madrid, el yerno del presidente de OHL] y 'Darío Gumersindo [Miguel Corsini]; los economistas 'Dimas Cirilo' [Juan Iranzo] o 'Cosme Everardo' [Alberto Recarte]; el exsecretario general del PP de Madrid 'Cirilo Higinio' [Ricardo Romero de Tejada] y el exjefe de la casa real 'Pascual Constantino' [Rafael Spottorno].

¿Quién suprime los nombres?

El CGPJ siempre ha eliminado los datos de los condenados, a diferencia de lo establecido por los más altos tribunales de garantía de los derechos fundamentales, cuyas resoluciones tienen como encabezado el nombre de los implicados.

La supresión de los nombres es realizada en todas las sentencias de la justicia ordinaria, incluida el Tribunal Supremo. El criterio es opuesto al seguido por el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cuyas sentencias contienen los nombres de los implicados (no así sus direcciones o DNI).

Memoria digital

Las eliminaciones de Cendoj no ponderan los derechos en conflicto en cada caso. Como puede ser la colisión entre el derecho al olvido de quien ya ha cumplido con la sociedad, frente al interés público de difundir una resolución necesaria para conformar una correcta opinión pública, conocer la propia Historia y garantizar la memoria digital de un país.

El sistema empleado sigue una lista cerrada que atribuye nombres ficticios a las personas, a semejanza de lo que hacen los meteorólogos con los nombres de huracanes.

El juez Ceferino, de la Audiencia Nacional

En ese ‘sorteo', se dan casos como el del juez de la Audiencia Nacional 'D. Ceferino', condenado en 2012 por ordenar escuchas en los locutorios de los líderes de la trama corrupta de Gürtel llamados 'D. Arcadio', 'D. Evelio' y 'D. Julián', con su abogado 'D. Urbano'.

De esta manera son citados en la base de datos de jurisprudencia Baltasar Garzón, Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez, así como el letrado Ignacio Peláez.

Urdangarin y Torres tendrían que aparecer

En el año 2015 esta práctica de supresión general de nombres fue reconocida en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Su artículo 235 ter sólo permite la difusión de la identidad de los condenados por delito fiscal, así como por alzamiento de bienes frente a la Hacienda Pública y en los contrabandos que perjudiquen a las cuentas públicas.

El CGPJ ha eliminado los nombres de Urdangarin y Torres, cuando deben ser identificados porque han sido condenados por delitos fiscales, penados en el artículo 305 del Código Penal. La sentencia de Nóos no es firme y ha sido recurrida ante el Supremo.

La reforma de 2015 no permite la difusión de la identidad de los condenados por corrupción política. Y ampara que unos golpistas, como los autores del 23-F, pasen a la Historia bajo nombres supuestos.

El golpista Tejero se llama Luis

En la Historia de la Justicia española queda fijado que el autor de la intentona golpista del 23-F de 1981 fue el teniente coronel Luis, no Antonio Tejero.

El teniente coronel Luis fue quien el 23 de febrero de 1981 se hizo con el control del Congreso de los Diputados y disparó con su arma al techo al grito de "¡Se sienten, coño!"

El golpe de Estado ocurrió durante la investidura del 'Sr. Pablo' como presidente del Gobierno, siendo presidente en funciones 'D. Alejandro'.

Consta para la Historia que el teniente coronel Luis zarandeó al entonces responsable de Defensa 'D. Felipe' y dijo estar a las órdenes del rey y del Teniente General 'D. Daniel'.

De esta manera se conserva la sentencia del golpe del 23-F, cuando se alude a Antonio Tejero (D. Luis), Leopoldo Calvo Sotelo (Sr. Pablo), Adolfo Suárez (D. Alejandro) y Jaime Milans del Bosch (D. Daniel).

Y así figurará para la Historia judicial 'Dña. Eva', esposa de 'D. Julio'. Fue absuelta como cooperadora de dos delitos fiscales cometidos por su marido a través de la sociedad matrimonial, donde se desvió dinero público captado por el Instituto Nóos gracias a las adjudicaciones aprobadas por políticos de máxima responsabilidad, como 'D. Bernardo', exministro de Gobierno. Se desconoce la razón de la proximidad de D. Julio al Jefe del Estado y que permitió este expolio.