Publicado: 16.11.2015 20:04 |Actualizado: 16.11.2015 20:04

Un empresario imputado:"¡Collons, cuando se viene al juzgado ya nadie conoce a Pujol Ferrusola!"

El presidente de la constructura Copisa explica por qué el hijo del 'expresident' cobraba hasta un 3% sin contrato alguno: "Era un acuerdo entre caballeros"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor de los Pujol Ferrusola, durante la comisión de investigación en el Parlament de Catalunya.- EFE

Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor de los Pujol Ferrusola, durante la comisión de investigación en el Parlament de Catalunya.- EFE

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -El presidente de la constructora Copisa, Josep Cornadó, se ha quejado ante el juez central de instrucción 5, José de la Mata, de que los representantes de las empresas con las que su firma hizo negocios con la intermediación del primogénito del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, aseguren ahora que no le conocen. "¡Collons, cuando se viene al juzgado ya nadie conoce a Jordi Pujol Ferrusola!", ha dicho, según fuentes jurídicas presentes en su declaración.

Cornadó, que ha comparecido como imputado en la causa que se sigue contra el primogénito del exjefe del Gobierno catalán para determinar si su patrimonio proviene del cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas, ha señalado que Jordi Pujol Jr. participó en labores de "intermediación" en "treinta o cuarenta operaciones" aunque sólo fructificaron una decena de ellas, por las que cobró una comisión de entre el 1 y el 3%.

En este sentido, ha asegurado no entender por qué algunas de las facturas abonadas a las empresas de Pujol Ferrusola, que ascendieron a 3,59 millones de euros entre 2005 y 2009, según la UDEF, se giraron bajo el concepto de "labores de asesoría" porque su misión siempre fue la de facilitar el "primer contacto" con los clientes cuando había "oportunidades de negocio". "Era la llave de los negocios que se cerraban", ha dicho.

Durante el interrogatorio en la Audiencia Nacional, De la Mata ha ido recordando uno por uno los testimonios de una decena de empresarios que aseguraron en noviembre de 2014 ante el juez Pablo Ruz que no tenían conocimiento de que Pujol Junior hubiera participado en las operaciones con Copisa. "¿No le parece sorprendente que cada una de las mercantiles que han negociado con usted nieguen que conozcan a Jordi Pujol Ferrusola?", ha preguntado.

"Acuerdo entre caballeros"

Cornadó ha explicado que él se encargaba de la "estrategia general del grupo" y que nunca conoció personalmente al mayor del clan Pujol Ferrusola, para descargar a continuación la responsabilidad en el entonces consejero delegado, Xabier Tauler, amigo de la infancia del investigado, también imputado en la causa y la persona que, según él, "llevaba los negocios y se encargaba del detalle".

En todo caso, ha dicho que Copisa nunca firmó contratos con el hijo del 'expresident' porque las relaciones comerciales que mantenían se cerraban verbalmente y como "un acuerdo entre caballeros".

En este punto, ha señalado que las comisiones que éste les cobraba por conseguir negocios, algunos de ellos en Centroamérica o África, era "incluso baja" en relación con el precio de mercado. Al escuchar esta afirmación, ha intervenido el juez instructor José de la Mata, que ha indicado al compareciente que "lo alto y lo bajo es muy relativo". "No son precisamente 40 ó 50 euros", ha apuntado.

Una nave con coches de lujo

El máximo responsable de Copisa, que ha sido emplazado a facilitar los nombres de los directores del área financiera que ordenaron los pagos a Pujol Ferrusola, también ha sido preguntado por qué éste guardaba en una nave del grupo su colección de coches de lujo. "Tauler le pidió permiso pero nunca hubo contrato. Lo hacía gratis haciéndose cargo de los gastos que generase", ha explicado.

También ha declarado como imputada Elvira Vidal, mujer de Cornadó, que ha señalado que figuraba como propietaria de la mitad de las acciones de la empresa para que no estuvieran todas a nombre de su marido. Sin embargo, ha dicho que no "sabía nada" de los negocios de la compañía y que sólo una vez firmó un poder porque le dijeron que debía hacerlo.

De la Mata investiga más de cuarenta operaciones entre Copisa y las empresas de Pujol Ferrusola, entre las que figuran la venta de unas parcelas en Palamós (Girona) por las que se embolsó 4,8 millones de euros y una operación en Ronda (Málaga) en la que ganó medio millón de euros por mediar en la venta de una de una sociedad que ya pertenecía al comprador, según fuentes de la acusación, que ejerce Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

El hijo del 'expresident' también participó en operaciones urbanísticas en L'Hospitalet de Llobregat y Terrasa (Barcelona), la venta de dos empresas y tres plantas fotovoltaicas en Ciudad Real, la compra de unas oficinas en Madrid y la ampliación de una refinería en Cartagena (Murcia).

Preferentes del BBVA... en las Islas Caimán

También ha declarado la directora de los Servicios Jurídicos del BBVA, Izaskun María Otegi, que ha ratificado que la compra de preferentes que Jordi Pujol Ferrusola hizo a través de una sociedad radicada en las Islas Caimán se realizó dentro de la legalidad. El trabajador que llevó a cabo la operación, Carlos Penas Babot, también estaba citado este lunes pero no ha acudido a la comparecencia.

El Juzgado central de instrucción número 5 rastrea las actividades económicas de Jordi Pujol Ferrusola desde que el 17 de enero de 2013 su exnovia María Victoria Álvarez declarara que acompañó a Andorra al hijo mayor del 'expresident' para ingresar en un banco una mochila llena de billetes de 500 euros. Tanto el primogénito del clan Pujol como su exmujer, Mercè Gironés, se encuentran imputados indiciariamente por un delito de blanqueo de capitales y otro de fraude fiscal.