Publicado: 28.09.2015 00:57 |Actualizado: 30.09.2015 00:03

La OTAN mete a España en el
centro de una 'nueva Guerra Fría'

- La Península será el principal teatro de operaciones de unas gigantescas maniobras en las que participarán 36.000 soldados de 30 países

- Se enmarcan en un aumento de la tensión entre la OTAN y Rusia, con amenazas veladas de ambos bandos y una reactivación de la carrera armamentística

- España aportará 8.000 soldados, más de 100 vehículos, 43 aeronaves y 13 buques. El Gobierno todavía ha explicado el coste de semejante despliegue

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 24
Comentarios:
Soldados españoles de maniobras. AFP

Soldados españoles de maniobras. AFP

MADRID.- Este mes de octubre se desplegará en España un ejército de 20.000 soldados. Será uno de los más adaptados a la guerra moderna de la historia: no utilizará grandes masas de tropas, sino que lo integrarán un número limitado de mujeres y hombres muy bien equipados, con armamento de última generación y apoyados por tecnología punta, preparados para aparecer en cualquier parte del mundo en un periodo muy corto de tiempo y asegurar una posición estratégica el tiempo necesario para la llegada de refuerzos.

Se trata de la Fuerza de Respuesta de la OTAN, el cuerpo armado con el que la organización nacida para defender a los socios europeos de EEUU de la expansión del comunismo busca relanzar su rol geopolítico internacional, sin un objetivo definido desde su retirada de Afganistán. Se pondrá en acción por primera vez con unas gigantescas maniobras militares en la península ibérica e Italia que movilizarán a 36.000 militares en total, procedentes de más de 30 naciones. Por el personal y los sistemas de armas de los que harán uso, serán las maniobras más importantes de la Alianza desde la Guerra Fría.

El escenario central será España, donde 20.000 militares se pondrán a prueba en los Centros Nacionales de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza) y Chinchilla (Albacete), el Campo de Maniobras y Tiro ‘Álvarez de Sotomayor’ (Almería), el Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín (Cádiz) y en las bases aéreas de Albacete, Son San Joan   (Palma de Mallorca), Torrejón y Zaragoza. Las Fuerzas Armadas participarán con 8.000 efectivos —la aportación más numerosa entre todos los participantes— 23 carros de combate, 93 blindados, 43 aeronaves (entre ellos 12 Eurofighter) y 13 buques de guerra. 

El Gobierno no ha especificado el coste que tendrá para el Estado semejante despliegue de efectivos y material, a pesar de ser preguntado al respecto durante los recientes debates de los Presupuestos Generales del Estado por diputados del grupo de Izquierda Plural. 

Eurofighter del Ejército del Aire durante una maniobra de despegue. EA

Eurofighter del Ejército del Aire durante una maniobra de despegue. EA

No debería extrañar el peso del Ejército español en las maniobras, denominadas 'Trident Juncture 2015'. El propio ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha reconocido que "probablemente sea el ejercicio más potente que ha hecho la OTAN" y que servirá para "dar visibilidad" a esta región, "como zona fundamental" para la Alianza Atlántica. No en vano, España será clave en el cambio de estrategia de la OTAN hacia su ansiado rol de policía internacional: El principal centro de mando del nuevo ejército de despliegue rápido estará en el búnker que se está construyendo en la base aérea de Torrejón.

España hará el primer turno de la "punta de lanza" del contingente: una fuerza de 5.000 efectivos terrestres capaz de"intervenir en cualquier teatro de operaciones en un plazo máximo de 48 horas"

Además, los soldados españoles efectuarán el primer turno de la "punta de lanza" de este contingente. Será una fuerza especial movilizada en todo momento, "de muy alta disponibilidad" y compuesta por "unos 5.000 efectivos terrestres con apoyo aéreo y naval, que puede intervenir en cualquier teatro de operaciones en un plazo máximo de 48 horas", explica a este medio José Enrique de Ayala, ex Jefe de Estado Mayor del Cuerpo de Ejército Europeo.

Serán los soldados del cuartel de Bétera, en Valencia, los que hagan la primera guardia, durante 2016. "Su misión será enseñar bandera. Antes de una crisis escale y se produzca un conflicto mayor, aparecería ahí una fuerza de la OTAN para disuadir a cualquier posible agresor", detalla en este caso el militar retirado, miembro de del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación Alternativas. 

Con Rusia en el punto de mira

Los 20.000 militares que ensayarán tácticas de guerra en los campos de batalla españoles a partir del 24 de octubre —será la fase real (LIVEX) de las maniobras, a la que antecederán los ejercicios de puesto de mando (CPX), del 3 al 16 de octubre— no tendrán ningún adversario frente a ellos. Sin embargo, el despliegue es un claro escaparate para otro actor internacional con gusto por utilizar a los militares como herramienta en su política exterior: Rusia. 

De Ayala confirma que las maniobras "eran una reivindicación de los países del Este de Europa a raíz del conflicto de Ucrania, ya que tienen miedo de que Rusia pueda intervenir de alguna manera". Hace apenas unos días, el presidente de Ucrania, Viktor Poroshenko, se expresó en este sentido, y señaló a "la Federación rusa" como la principal amenaza para la seguridad nacional de su país. También en esta línea, España tuvo a cuatro de sus cazas Eurofighter desplegados en Estonia hasta el pasado mes de mayo, como parte de la misión 'Policía Aérea del Báltico' de la OTAN. 

"El escudo antimisil, la expansión de la OTAN... Todo mientras se mantiene una cháchara amable sobre amistad. ¿Por qué aguantar una farsa semejante?", denunció Mijaíl Gorbachov

La Alianza Atlántica finalizó esta semana la sección española de su escudo antimisiles con la llegada de un destructor estadounidense de misiles guiados a la base naval de Rota (Cádiz), el USS Carney. Es el cuarto navío del dispositivo, todos ellos de EEUU. Dicho escudo es una medida preventiva contra países con capacidad para lanzar misiles balísticos, lista que, tras el acuerdo nuclear con Irán, solo incluye a Rusia.

Aunque los representantes de la Aliaza se niegan a reconocer que los movimientos de la OTAN se deban a un incremento de la tensión con Rusia, las amenazas veladas de uno y otro lado se suceden. Vladimir Putin ya ha anunciado que responderá al 'Trident Juncture' con otras maniobras en el Mediterráneo oriental; desplegará misiles balísticos con capacidad para llevar cabeza nuclear en Kanilingrado —franja de terreno de soberanía rusa entre Lituania y Polonia— en vista del avance del escudo antimisiles de la OTAN y reforzará su frontera oeste con tanques, artillería y aviación ante el aumento de las fuerzas de apoyo de EEUU en Ucrania, Polonia y los países bálticos.

Un soldado polaco, en unas maniobras con la bandera de la OTAN. AFP2015/ Janek Skarzynski

Un soldado polaco en unas maniobras de la OTAN. AFP2015/ Janek Skarzynski

Rusia, muy al contrario de la OTAN, no tiene reparos en confirmar que se siente amenazada. Ante el aumento de fuerzas estadounidenses cerca de su frontera oeste, el general Yuri Yakubov manifestó que "será el paso más agresivo que ha llevado a cabo el Pentágono y la OTAN desde la Guerra Fría del pasado siglo; y Rusia no ahorrará medidas para reforzar sus medios y su defensa en el frente estratégico occidental".

Mijaíl Gorbachov, el último presidente de la Unión Soviética y premio Nobel de la Paz, lo resumió a principios de año en el New York Times: “En efecto, durante mucho tiempo a Rusia se la ha dicho que simplemente acepte los hechos. Ahora toca la independencia de Kosovo. Ahora, la retirada del Tratado ABM. Ahora, la decisión americana de implantar la defensa antimisil en Europa. Ahora, la expansión de la OTAN. Todos estos hechos se han establecido en el marco de una cháchara amable acerca de nuestra amistad. ¿Por qué alguien debe aguantar una farsa semejante?”.

"El clima de Guerra Fría existe ya. La OTAN ha arrinconado a Rusia y el primer zarpazo de respuesta lo tuvimos en 2008 con la Guerra de Georgia. Ucrania es un nuevo capítulo", explica Couso,
eurodiputado de IU

Observadores internacionales como el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, Javier Couso, no dudan en calificar el ambiente reinante como una nueva "Guerra Fría" entra la OTAN y Rusia. "El clima de Guerra Fría existe ya. Al caer la URSS hay una serie de acuerdos que asume todo el mundo: que las fuerzas estratégicas no se movían, que la OTAN no iba a ir hacia las fronteras con Rusia… Y de repente eso ha cambiado, se ha arrinconado a Rusia", dice el eurodiputado de IU. 

Putin no ha tardado en responder: "El primer zarpazo lo tuvimos en 2008 con la Guerra de Georgia y Osetia. Ucrania es un nuevo capítulo, una consecuencia de quitar profundidad estratégica a Rusia. Estamos entrando en otra carrera de armamento", manifiesta Couso. Sobre las maniobras, el también miembro de la comisión de Defensa de la Eurocámara denuncia que convierten España en el "portaaviones de la OTAN": "Son un mensaje en dos direcciones, hacia Chica por el aumento de su influencia en África y hacia Rusia, y el mensaje es que el Mediterráneo sigue siendo cosa angloamericana".