Público
Público

El expresidente del Tribunal de Cuentas aparece como supuesto donante del PP en los papeles de Bárcenas

Ubaldo Nieto habría donado 3.000 euros al partido en marzo de 2004. Fue el máximo responsable de la institución que fiscaliza las cuentas de los partidos entre 1997 y 2007 a petición del propio PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto, habría donado supuestamente 3.000 euros al Partido Popular en marzo de 2004, según aparece en los papeles de Luis Bárcenas, el extesorero de los conservadores.

Su nombre consta en una fotografía publicada hoy por el diario El País de los asientos contables de Bárcenas pero no aparecía en ningún momento en la información que acompaña a la imagen.

Esta tarde, con motivo de la reunión del Consejo Político Federal de Izquierda Abierta, el diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, denunciaba los hechos y se preguntaba '¿cómo puede ser que el presidente del Tribunal dde Cuentas durante 10 años se convierta en donante de las finanzas del PP?'.

Nieto, contactado por El País, ha declarado pasadas las 17.00 horas de este viernes que no ha 'dado ningún donativo al PP, y menos por ese importe, si fuera por cincuenta euros, todavía, pero no. Nunca he hecho un donativo al PP”. 

Ubaldo Nieto fue elegido presidente del Tribunal de Cuentas en 1997 a propuesta del PP y con el visto bueno del PSOE. En Noviembre de 2004 renovó su mandato después de que por primera vez se rompiera el pacto de caballeros entre los dos principales partidos, es decir, que el que está en el Ejecutivo, es el que elige al presidente de esta institución que se encarga, curiosamente, de fiscalizar las cuentas de los partidos.

Llamazares se mostró firme en que 'esto debe ser objeto de investigación' ya que desde su punto de vista, 'hay que hacer una reflexión sobre la presión que haya podido ejercer el PP' en el Tribunal de Cuentas.

Nieto, que hoy tiene 81 años, volvió a los titulares de los medios de comunicación el verano pasado al ser uno de los dos expresidentes del TC que exigían una indemnización de 180.000 euros  por su cesantía. Finalmente, el 18 de septiembre de 2012, la Mesa del Congreso rechazó su pretensión.