Publicado: 20.10.2015 21:55 |Actualizado: 21.10.2015 07:00

La fase central del mayor ejercicio de la OTAN en una década arranca en España rodeada de polémica

Más de 36.000 militares participan en maniobras en respuesta a un conflicto ficticio en el Cuerno de África. La operación se inicia en España, Italia y Portugal.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Desembarco de tropas británicas en el puerto de Sagunto para participar en el ejercicio de la OTAN Trident Juncture. EFE/Manuel Bruque

Desembarco de tropas británicas en el puerto de Sagunto para participar en el ejercicio de la OTAN Trident Juncture. EFE/Manuel Bruque

BRUSELAS.- El próximo miércoles 21 de octubre arranca la fase real del mayor ejercicio de la OTAN desde 2002 que acogerán España, Italia y Portugal con el despliegue de 36.000 militares de más de 30 países, 20.000 de ellos en España y que pretende ser una demostración de su capacidad de defensa colectiva y para proteger el flanco sur de la Alianza Atlántica.

El ejercicio, bautizado 'Trident Juncture 2015' y que se prolongará hasta el 6 de noviembre, permitirá certificar el cuartel general de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN en 2016 y la nueva fuerza conjunta de muy alta disponibilidad, VJTF, o 'punta de lanza', cuya creación fue aprobada por los países de la OTAN en 2014 para poder responder a crisis como la intervención rusa en Ucrania desplegando fuerzas en días. España, que aporta 8.000 militares y ocho escenarios para el ejercicio, asumirá el liderazgo de la VJTF en 2016, cuando entre en fase plenamente operativa.



La VJTF está compuesta por una brigada de fuerzas terrestres de hasta 5.000 efectivos, a los que se suman sus componentes de fuerzas marítimas, aéreas y de fuerzas especiales y se enmarca dentro de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN, cuya fuerza los aliados también han acordado reforzar hasta los 40.000 militares.

La OTAN estudia de hecho el refuerzo necesario de capacidades como las fuerzas anfibias, de operaciones especiales y capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia en el flanco sur en respuesta al aumento de las amenazas procedentes de los países del Norte de África y Oriente Próximo, especialmente por el auge del Estado Islámico y el creciente riesgo de contagio de la crisis siria en Turquía, país aliado y vecino de Siria, donde el conflicto se ha agudizado tras la intervención militar rusa en apoyo del régimen de Bachar al Assad. Se espera que los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN aprueben una estrategia para proteger el flanco sur en su cumbre de Varsovia en julio de 2016.

Polémica en España

España será el campo de batalla principal de unas maniobras con muchos interrogantes y excasos beneficios, por lo que las voces discordantes o contrarias a esta operación no se hicieron esperar. Una de ellas es la de Javier Couso, vicepresidente de la Comisión de Exteriores en el Parlamento Europeo, y eurodiputado de IU, quien a principios de mes ya denunciaba que "hay un intento de ocultación. Estas maniobras están diseñadas desde hace muchos meses y han coincidido con una situación en el Mediterráneo que no ayuda a venderlas, a que la gente entienda que vamos a desplegar todos esos medios, todos esos sistemas de armas, todos esos soldados y marineros, mientras cientos de personas mueren en el mar".

Los cinco principales puntos de controversia se resumen en: desconocimiento del coste del despliegue en España, suponen un riesgo personal y medioambiental, generan cierta repulsa social, ponen en duda la política exterior de la UE y sitúan a España en primera línea del frente.

Las maniobras de 'Trident Juncture' se desarrollarán en un teatro de operaciones irreal bautizado 'Sorotan' en el que la OTAN ensayará operaciones de combate, control de territorio, estabilización y de resolución de crisis humanitaria en respuesta a un conflicto entre países ficticios del Cuerno de África en el que el país agresor 'Kamon' invadirá Lakuta y Tytan quedará bajo amenaza, un conflicto propiciado tanto por motivos religiosos y étnicos como por la competencia de recursos.

Soldados españoles de maniobras. AFP

A la luz del impacto para la navegación marítima y la seguridad del suministro energético y el riesgo de ataques terroristas y ciberataques del conflicto, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizara a la OTAN a desplegar una misión para ayudar a proteger a los países amenazados y preservar la libertad en la navegación. El ejercicio también contempla la amenaza híbrida, ciberataque y el BMD (defensa anti-misil balístico).

La fase en vivo con despliegue real de tropas arrancará este miércoles 21 de octubre y se prolongará hasta el 6 de noviembre, después de que ya se haya desarrollado el ejercicio de puesto de mando, del 3 al 16 de octubre. Las maniobras aliadas en España se desarrollarán entre otros en el campo de adiestramiento anfibio de la Sierra del Retín, el campo de maniobras y tiro Álvarez de Sotomayo, el centro de adiestramiento Chinchilla, la base aérea de Torrejón, el centro de Adiestramiento "San Gregorio" y la base aérea de Son San Joan.

En total, participan en las maniobras 36.000 militares de más de 30 países incluidos 27 países aliados, más de 140 aviones y más de 60 buques y 12 organizaciones internacionales y ONG, entre ellos la UE, la OSCE, la Unión Africana y el Comité Internacional de la Cruz Roja y se han invitado a numerosos países a enviar observadores al ejercicio, incluidos a Rusia y Colombia.