Publicado: 08.12.2015 21:20 |Actualizado: 08.12.2015 21:32

Felipe González arremete contra Podemos y se pone la medalla
del resultado en Venezuela

El ex presidente del Gobierno acusa a los dirigentes del partido de Pablo Iglesias de haber cobrado del Gobierno venezolano y de haber llevado a uno de los países más ricos de Latinoamérica a donde está

Publicidad
Media: 1.47
Votos: 19
Comentarios:
El expresidente del Gobierno Felipe González durante el acto de campaña del PSOE que ha tenido lugar esta noche en el Polideportivo Valdebernardo en Madrid. EFE/J.P.Gandul

El expresidente del Gobierno Felipe González durante el acto de campaña del PSOE que ha tenido lugar esta noche en el Polideportivo Valdebernardo en Madrid. EFE/J.P.Gandul

Ficha técnica

LUGAR: Polideportivo de Valdebernardo (Madrid)
INTERVINIENTES: Meritxell Batet, Ángel Gabilondo, Sara Hernández y Felipe González
ASISTENCIA: Unas 500 personas
INCIDENCIA: El acto no estaba programado en la caravana del PSOE, que llegó desde A Coruña con la hora muy ajustada. Sánchez quiso estar, aunque una hora después iba al programa El Hormiguero y no llegó a tiempo



MADRID.- Y en esto llegó Felipe González, y mandó parar. En Vicálvaro (Madrid), ante unas 500 personas, el ex presidente del Gobierno hizo un mitin interminable (nadie sabe si esperando la presencia de Pedro Sánchez, que no apareció), pero donde fijó claramente que el rival del PSOE ya no es Mariano Rajoy ni el PP, que los votos de los socialistas se le escapan por Podemos.

Y González, a su más puro estilo, entró al hígado de Podemos, aprovechando la victoria de la oposición a Nicolás Maduro en Venezuela. Primero, se puso la medalla: “Peleé contra todos, y casi sin ningún apoyo, para devolver la democracia a los venezolanos”, dijo.
Pero, a continuación, sacó el “lado oscuro” de Podemos sobre Venezuela. Acusó a sus dirigentes de cobrar por asesorar a un Gobierno extranjero —aseguró que él nunca lo ha hecho— y, sobre todo, “por haber llevado, a donde han llevado, a uno de los países más ricos de Latinoamérica”.

Recordó que Pablo Iglesias ya no habla ni de Venezuela ni de Grecia, pero advirtió de que este país no se puede permitir a estos dirigentes, “tomemos en serio la política y a España”, dijo. Y apuntó otro dato. Recordó que lo que llamó “el grupo Podemos” es una aglomeración de grupos políticos de distintas autonomías, por lo que advirtió de que no se puede convertir España en "un reino de Taifas”.

Tampoco faltaron críticas a Ciudadanos, de quienes indicó que su mensaje de la “segunda transición” es el mismo que presentaban José María Aznar y Rodrigo Rato en el año 2000. Ni tampoco a Mariano Rajoy, a quien acusó de que ninguna de sus políticas han sido un avance para España, y que la recuperación económica se debe a dos factores exteriores: la devaluación del euro y la bajada del petróleo.

Por ello, al estilo mitinero más puro, reivindicó el voto al PSOE como el único útil, necesario y posible. Y, además, apostó por el liderazgo tan cuestionado del candidato socialista: “No sólo apoyo a Pedro Sánchez, estoy a su disposición por si algo le puede servir lo que he aprendido”.

González reivindicó sus méritos en el Gobierno y los logros del PSOE, que dijo que hay que poner en valor. Por ello, recordó la universalización de la Educación y la Sanidad, y los avances sociales alcanzados con Ejecutivos socialistas. Pidió que no se olvidaran.
Con camiseta, camisa y jersey, sudando a más no poder, aguantó casi una hora en el escenario. Y acabó diciéndole a los suyos: “Yo no me resigno, no os resignéis”. Felipe entra en campaña.