Publicado: 28.03.2016 21:18 |Actualizado: 28.03.2016 23:30

Ferraz desvincula a Díaz del retraso del Congreso y dice que puede ir a primarias para liderar el PSOE

Justifica el aplazamiento en que es lo que quiere la inmensa mayoría del partido. Confía en que puede todavía pueden lograr la investidura, pero en caso contrario Sánchez quiere volver a ser el cabeza en unas nuevas elecciones

Publicidad
Media: 1.20
Votos: 5
Comentarios:
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. EFE

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. EFE

@ManuSanchezG

MADRID.- Ni el enésimo anuncio “en fuentes” de que Susana Díaz quiere disputar el liderazgo del PSOE a Pedro Sánchez. Ni el temor a una derrota del actual secretario general del PSOE en unas primarias. Ni siquiera una estrategia interna o externa. Desde la dirección federal aseguran a Público que lo que ha motivado la decisión de atrasar el Congreso sólo ha sido que es el deseo de “la inmensa mayoría del partido”, y porque es lo que dicta “el sentido común”.

“A liderar el PSOE puede presentarse Susana Díaz y quien quiera, pero Pedro Sánchez volverá a hacerlo  con toda seguridad”

Ferraz, además, asegura que esto no cierra ninguna puerta a Susana Díaz, ya que si quiere disputar el liderazgo socialista, en el caso de convocarse elecciones, al día siguiente se activaría el mecanismo de primarias para volver a elegir al candidato del partido a la Presidencia del Gobierno. “Ahí puede presentarse Susana Díaz y quien quiera, pero Pedro Sánchez se va a volver a presentar con toda seguridad”, aseguró una persona que lo conoce bien. Y, en el caso que Sánchez fuera presidente en este mes, el Congreso se convocaría de inmediato.

Por ello, indican fuentes del federal que no puede haber lecturas en esas claves, y recuerdan que Antonio Pradas, diputado por Sevilla y miembro de la Ejecutiva Federal, ya mostró su disposición a aplazar el Congreso.

No obstante, el malestar entre Ferraz y la federación andaluza va creciendo. E, incluso, se podría decir que este malestar crece entre gran parte del partido y Susana Díaz. En Ferraz porque el lunes le dieron todo tipo de explicaciones al secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, pero éste se descolgó diciendo que esperarán a escuchar este martes los motivos de la Ejecutiva Federal para pronunciarse. En gran parte del resto del partido, según varios dirigentes consultados, creen que en plenas negociaciones para intentar formar un Gobierno socialista no se pueden plantear “ambiciones personales”, ni debilitar al candidato.

No se descarta una nueva jugarreta del PSOE-A en el Comité Federal, o más bien de Susana Díaz, pero en Ferraz se da por seguro que tienen una amplia mayoría para que su propuesta de que cambiar la fecha del Congreso y vincularlo a la formación del Gobierno, bien ahora o bien después de las próximas elecciones, tiene mayoría en el máximo órgano entre Congresos. Es decir, la Ejecutiva propondrá que en cuanto haya Gobierno en España se activarán los plazos lo antes posible para la celebración del 39º Congreso.
De esta forma, se quiere reafirmar el mensaje de Pedro Sánchez de que primero están los intereses del país, y luego los del partido, algo que el líder socialista lleva repitiendo desde hace meses. 



Lo cierto es que Susana Díaz no ha abierto la boca, como siempre, y es a través de intermediarios como manda los mensajes. Pero entre algunos dirigentes del PSOE la situación empieza a causar gran malestar y hasta hablan irónicamente del efecto “Toñi Moreno”, una muy famosa presentadora televisiva andaluza que finalmente no triunfó en la televisión pública tanto como en su tierra.

No obstante, desde Ferraz se afirma que siguen su hoja de ruta y que el retraso del Congreso no es más que lo que dicta la lógica. En este sentido recuerdan que dos partidos más, además del PSOE, deberían haber celebrado ya Congreso, como son el PP y Ciudadanos, y ambos han optado por esperar a que se aclare primero el panorama institucional.

Asimismo, desde Ferraz se insiste en que esta decisión no significa tirar la toalla ante una posible segunda investidura de Pedro Sánchez. Aunque se admite que sigue siendo muy difícil se va a seguir intentado en el mes que resta antes de que se convoquen elecciones. A ello se va a dedicar Sánchez en cuerpo y alma este mes, ya sin las presiones del Congreso y sin el fantasma de Susana Díaz.