Público
Público

García Montero: "Más que un partido, el PP es una asociación para el crimen organizado"

El recién elegido candidato de Izquierda Unida a la Comunidad de Madrid se propone "zanjar las luchas internas y devolver la ilusión y alegría a la palabra izquierda" con una candidatura con marcado carácter cívico.

Publicidad
Media: 4.62
Votos: 42
Comentarios:

El candidato de Izquierda Unida a la Comunidad de Madrid, Luis García Montero.

MADRID.- Poeta, ensayista, catedrático y profesor de literatura en la Universidad de Granada. Hay que añadir a la lista su militancia en Izquierda Abierta y, desde hace unos días, cabeza de cartel de Izquierda Unida para la Comunidad de Madrid. Luis García Montero (Granada, 1958) se ha convertido en el candidato "de consenso" para una organización que carece de ello hasta tal punto que ha sufrido dos escisiones en menos de un mes.

El poeta viene a sustituir a Tania Sánchez, con la que se propone acercar posturas tras su airada salida de la coalición después de ganar unas primarias, y a zanjar las luchas intestinas que, junto al auge de Podemos, han dejado a la organización con los peores sondeos de su historia. Entre clase y clase en la que aún es su universidad, García Montero desgrana su "proyecto cívico" para el 24 de mayo.

Ha sido elegido candidato en uno de los momentos más difíciles para IU en Madrid. ¿Qué objetivos se marca?

La dificultad es precisamente un motivo para dar este paso. Los que militamos desde hace mucho en IU debemos dar una paso adelante cuando se nos dice que podemos ser útiles. Lo primero que hay que hacer es serenar las disputas internas. El momento es difícil, con otras fuerzas políticas que han irrumpido y, si no serenamos nuestro espacio y aclaramos nuestro proyecto, poco podemos ofrecer al panorama político español. También hay que tomar conciencia de que somos muy útiles para sostener un discurso político basado en los valores tradicionales de la izquierda, del movimiento obrero y del republicanismo como factores decisivos de la democracia. Y, por supuesto, un trabajo con un salario decente generador de ciudadanía y para equilibrar y frenar la acumulación del dinero por las élites. En resumen, me propongo zanjar las luchas internas y devolver la ilusión y alegría a la palabra izquierda

¿Ha hablado ya con el sector de IU que no reconoce a la actual dirección de Madrid?

Sí. Es una parte importante que yo cifro en el 40% de la organización y con cuadros políticos muy valiosos para la formación. También he hablado con la gente que, por culpa de las guerras internas, decidió salirse de IU para encontrar un marco de convergencia. Tenemos que recomponer la organización para hacer una buena campaña.

¿Ve posibilidades de solución con ese sector crítico? ¿Corre peligro la candidatura de Mauricio Valiente a la Alcaldía de Madrid?

La situación es distinta en la ciudad y en la Comunidad. En la Comunidad, Podemos ya ha dicho que se presenta en solitario. En Madrid está Ganemos, y Podemos no se presenta con sus siglas. La tensiones están en ver quién consigue la representación en Ganemos. Me gustaría que IU resolviera estas situaciones en conjunto, que encontrase un mecanismo para que, quien ganó las primarias fuese el representante de todos los militantes de IU en Madrid.

Sobre la posición de Mauricio, comparto el proyecto de la dirección federal, que defiende una convergencia refrendada democráticamente, mediante un referéndum sobre candidaturas y acuerdos concretos. La normalidad de IU es conseguir que entre todos se cumplan las decisiones del federal. Tenemos que llegar a un acuerdo y en eso estamos, trabajando para que haya un referéndum en el que se sienta integrado todo el mundo.

¿Comparte la expulsión de Ángel Pérez y Gregorio Gordo de IU por la dirección federal?

Yo he llegado después de esa decisión. Mi horizonte es que ningún imputado pueda ir en las listas de IU, como dice el código ético. Lo que me parece muy triste es que en IU haya habido amenazas y denuncias de corrupción para ser utilizadas en sus guerras internas. Esto ha pasado en Madrid, pero también en el Ayuntamiento de Rivas. Primero se acusó a José Masa, el antiguo alcalde. Después aparece una acusación contra Tania Sánchez… Todo eso surge más de peleas internas que de otras fuerzas políticas o de un trabajo de vigilancia. Cuando hablo de serenidad y transparencia lo digo para que las guerras internas no devoren a la organización. Está claro que una persona como Moral Santín no puede estar en IU, y el uso de las tarjetas opacas me ha parecido vergonzoso, al igual que a raíz de eso se apoyen propuestas que más tienen que ver con la derecha que con la línea de IU.

Sobre Pérez y Gordo, yo llego en una situación en la que sólo puedo respetar la decisión federal. Ni me apetece ni debo juzgar el comportamiento de compañeros para alimentar la guerra interna. Hay que asumir la decisión del federal, porque es el procedimiento por el que se ha optado. Además el ciclo político de Pérez y Gordo ya se había agotado. Las polémicas las vivirán desde su casa.

El manifiesto que promovía su candidatura fue firmado por muchas personalidades del mundo de la cultura, de la judicatura, etc. ¿Le gustaría contar con estas personas para su proyecto y para su lista electoral?

Darle un protagonismo cívico a la candidatura me parece fundamental en un proyecto de unidad. Si se intenta hacer una lista repartiendo puestos según las exigencias de cada sector se van a seguir fraguando las luchas internas. Voy a intentar que la lista tenga un marcado carácter cívico, con personas que sean referencia para toda la organización. En la calle hemos confluido todo el mundo. La mejor parte de IU no ha tenido diferencias a la hora de apoyar las Mareas Ciudadanas, los movimientos sociales, las huelgas.

Entre esas referencias, tengo la suerte de contar con apoyos importantes como el de Enrique Lillo (abogado de CCOO que ha defendido a los trabajadores de Coca-Cola), el de Javier Baeza (párroco de San Carlos Borromeo), de Agustín Moreno (referente de la Marea Verde), el de jueces como Martín Pallín o Baltasar Garzón, el de referencias del movimiento feminista y LGTBI… Todos ellos van a formar parte de de una comisión que haga un contrato de compromiso con la sociedad, una comisión consultiva y de dirección de la campaña electoral para crear un proyecto cívico con propuestas que nos comprometemos a cumplir. Algunos de ellos estarán en los puestos de salida de las lista. La organización no me ha puesto problemas en ese sentido y quiero ofrecer unidad para que estas personas se integren con comodidad.

Algunos de los firmantes son nombres que han apoyado públicamente al PSOE en el pasado…

Muchos de ellos fueron los de la campaña de la ceja de Zapatero, y para IU es una buena noticia que ellos, que eran votantes tradicionales del Partico Comunista y de IU, vuelvan a votarnos. Quien mejor explicó esta situación fue Miguel Ríos, que dijo que se sintieron ilusionados con un proyecto de izquierdas en la primara legislatura de Zapatero y luego vieron que, desde el PSOE, no era realizable por razones como la reforma del artículo 135 de la Constitución, la reforma laboral, los recortes, la austeridad…

¿Con quién ve más fácil un pacto postelectoral? ¿Con Podemos o con el PSOE?

Creo que ahora el trabajo es ilusionar y centrarnos en nuestro programa. Sería una falta de respeto para los votantes empezar a hablar de pactos sin saber cuánta gente nos apoya. La prioridad es salvar Madrid de las políticas del PP, que representa todo lo contrario de lo que Madrid se merece, desde lo económico a lo democrático. Cada uno, con sus fuerzas, tendrá que meditar de qué manera se puede conseguir que el PP salga de las instituciones.
Eso interpelará a Podemos, al PSOE y a IU, pero veo más fácil un acuerdo entre Ciudadanos y el PP, que representan la misma política económica conservadora. Aunque ahora sean enemigos, a la hora de hacer gobierno serán más amigos que enemigos.

Además del componente cívico ¿con quién más hablará para armar esa candidatura de confluencia?

Hay que hablar con Tania Sánchez, con Inés Sabanés, con gente de la Marea Verde, con organización de la Marea Blanca que paralizó la privatización de hospitales y centros de salud, con organización de memoria histórica, con asociaciones de Derechos Humanos, con organizaciones de que luchan por la democracia real, con una juventud que quiere hacerse dueña de la democracia y que necesita fórmulas participativas, no sólo votar cada cuatro años para que las propuestas mueran en un Parlamento separado de la calle.

Las movilizaciones de estos años en Madrid han escrito nuestro programa electoral y nos dibujan el marco de convergencia. No sé lo que se podrá conseguir, pero falta mucha gente y no sobra nadie.

¿La actual dirección le permitiría llegar a un acuerdo con Tania Sánchez y su proyecto de unidad popular?

No lo he hablado con la dirección como tal, aunque sí con algunos miembros. Pero no sobre Tania, sino sobre la posibilidad de crear un espacio de convergencia en Madrid. Se puede valorar esa situación, ver las dificultades y llegar a un acuerdo democrático, que corresponde al Consejo Político de Madrid. La generosidad es fundamental a la hora de la convergencia.

¿En qué medida cree que afectará al PP en un Comunidad donde ha gobernado las últimas dos décadas esta fragmentación de la izquierda?

El PP va a pagar una factura muy alta. No es que tenga casos aislados de corrupción, sino que se ha organizado como una estructura que ha usado el Gobierno para la corrupción, con tramas como la Gürtel, la Púnica o el caso Bárcenas. A través de concesiones públicas acumula dinero para su financiación ilegal y para pagar sobresueldos. La caja B no son sospechas, son datos aceptados por los jueces y por el Tribunal de Cuentas. Hablamos de un partido que es una asociación para el crimen organizado.

Junto a esto está la política que representa, la de privatizar servicios públicos, la conversión en negocio de la Sanidad y la Educación y una regresión en cuanto al papel de las fuerzas de seguridad del Estado. Las políticas del PP en Madrid no solo han endurecido la aplicación del Código Penal, es que han hecho que la Policía se vea obligada a comportarse de formas propias de la dictadura. Son muchos los sindicalistas y jóvenes que, por llevar su protesta a la calle, han sido detenidos. La Delegación del Gobierno en Madrid ha procedido a veces con unas maneras mucho más parecidas a una dictadura que a una democracia. El PP va a sufrir un bajón muy grande en cuando a apoyos ciudadanos, y sería una irresponsabilidad que las fuerzas progresistas no lo aprovecharan para cambiar el curso en las instituciones.