Publicado: 09.01.2016 12:51 |Actualizado: 09.01.2016 13:30

Garzón insiste en la confluencia sin variar el discurso y Lara recuerda el tiempo perdido con Podemos

El candidato habla de "adaptar IU al nuevo tiempo" en la XI Asamblea y abronca a PSOE y Podemos por "enroscarse en luchas de poder" antes que buscar una alternativa al PP. El coordinador se lamenta de haber "machacado tanto sobre hierro frío" cuando Podemos tenía claro su 'no' a IU.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 12
Comentarios:
Alberto Garzón, en la reunión de este sábado para organizar la XI Asamblea de Izquierda Unida. IU

Alberto Garzón, en la reunión para organizar la XI Asamblea de Izquierda Unida. JOSÉ CAMÓ/IU

MADRID. -Izquierda Unida afronta este sábado el primer paso hacia una Asamblea que, según Alberto Garzon, tiene que adaptar la organización "al nuevo tiempo" y hacerla capaz de "contribuir a construir espacios de unidad", recogiendo lo aprendido en esta campaña electoral en la que, ha recordado, han sido capaces de "trabajar con personas que no son de IU pero nos han enriquecido".

La propuesta que pone sobre la mesa es organizar la XI Asamblea los días 20, 21 y 22 de mayo, y que el camino hacia ella así como la redacción de los documentos se encargue a una comisión de trabajo compuesta por alrededor 15 personas entre las que habría un representante de cuatro federaciones: la andaluza, la navarra, la asturiana y EUiA, el referente de IU en Catalunya.

Garzón insiste en mirar hacia adelante, más allá de su organización, de la que ha enfatizado que "no somos unas siglas, somos gente que se ha pateado la calle, los conflictos, en defensa de las clases populares. Y seguiremos estando ahí", ha subrayado. Su mensaje es claro, hay que avanzar en este proyecto que nació en un momento político del que cada día quedan menos elementos.

El candidato, que aspirará al cargo de coordinador federal en el cónclave de primavera, salvo nuevas elecciones, también ha criticado la actitud de PSOE y Podemos, a los que acusa de "estar enroscados en luchas de poder" en lugar de mirar hacia los lados para buscar un Gobierno alternativo al del PP y usar la mayoría progresista para derogar leyes aprobadas por el rodillo de la mayoría absoluta de los conservadores durante esta legislatura como la Lomce, la ley mordaza o la reforma del artículo 135 de la Constitución.

En lo que no ha abundado mucho en su hoja de ruta. Conceptos vagos como renovación, agilidad, adaptación al nuevo tiempo, acompañados de adjetivos positivos como "hermoso" o "proceso ilusionante". El camino está en imitar las confluencia en Galicia y Catalunya, pero no avanza ningún cambio en su postura respecto al momento en el que, según él, Podemos tomó la "decisión unilateral de no considerar a IU federal un actor válido para la confluencia", "despreciando nuestra organización y su cultura política". Ese, ha dicho, no es el camino para tejer alianzas.



Cayo recuerda la "OPA hostil" de Podemos

Más dura ha sido la intervención del todavía coordinador federal. Caya Lara ha hecho balance de las elecciones, viendo un retroceso del bipartidismo y un avance considerable de las "fuerzas rupturistas, si es que Podemos quiere encuadrase ahí".

Para Lara, los principales problemas de IU han sido los medios de comunicación, que invisibilidad a IU, y las filtraciones de conflictos internos. Aunque, sobre todo, ha puesto el foco, una vez más enla formación dirigida por Pablo Iglesias. Lara ha vuelto a hacer referencia a su teoría de la "OPA hostil" de Podemos contra IU desde las elecciones europeas de 2014. "No querían tomar el cielo por asalto sino asaltar esta organización para, en su viaje al centro, no quedase nada a su izquierda", ha dicho.

No obstante, consideró una intención "loable" la iniciativa de Garzón del pasado verano, cuando comenzó una ronda de contactos con distintas formaciones rupturistas y ayuntamientos del cambio para lograr la lista unitaria de la izquierda. Sin embargo, era una tarea el vano, según el coordinador. "El problema no era de siglas. Nunca lo fue", ha destacado. "Perdimos un tiempo precioso cuando la confluencia no dependía de nosotros", ha criticado antes de lamentar todo el "tiempo en el que machacamos sobre hierro frío cuando otros tenían su agenda clara, que no eran alianzas sino integraciones individuales. No querían [Podemos] la unidad popular, sino la absorción", ha criticado.

No obstante, también llama la "reflexión profunda y serena" de todos los detalles que ha dado, de cara a la XI Asamblea Federal de IU.