Público
Público

Globos naranjas por Luis Goñi en el juicio a Segi

La sesión ha comenzado con un gesto de los acusados con el detenido en Pamplona. Califican el proceso de "anacronismo", critican que se les juzgue por sus actividades políticas y denuncian torturas policiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presuntos dirigentes del colectivo Segi juzgados este lunes en la sede de la Audiencia Nacional situada en San Fernando de Henares han denunciado que se les ha procesado por realizar una actividad exclusivamente política y algunos de ellos han afirmado que sufrieron torturas tras su detención. Justo antes de que comenzase la sesión, los acusados se han puesto en pie ataviados con camisetas de color naranja en las que se podía leer 'Libre', 'Askatu' y 'Free' con el subtítulo en vasco 'De la solidaridad al compromiso' y han lanzado al tribunal globos naranjas en protesta por la detención ayer en Pamplona de Luis Goñi, condenado a seis años de cárcel por su pertenencia a esta organización.

Cuando lanzaban los globos han coreado al unísono: 'Luis askatu' y 'Aupa Luis', mientras se oía alguna voz pidiendo 'una solución por la autodeterminación de Euskal Herria' y otros requerían 'un tiempo de soluciones'. La acción se ha llevado a cabo cuando el tribunal, presidido por la magistrada Manuela Fernández de Prado, estaba ya formado y ha obligado a suspender la vista oral durante unos minutos.

Tras esta interrupción, el juicio contra los 40 supuestos miembros de la ilegalizada rama juvenil de Batasuna ha arrancado con la declaración de los acusados, que se enfrentan a penas de 9 años de prisión en el caso de los nueve presuntos dirigentes de la organización -Irati Mujika, Ainara Bakedano, Jon Anda Vélez, Gaizka Likona, Olatz Izaguirre, Jon Tellería, Asier Coloma, Ibai Esteibarlanda y Carlos Renedo- y 7 años de cárcel para el resto como miembros de la misma.

Los primeros en declarar han sido varios acusados de dirigir la organización y todos ellos han defendido que su labor en Segi era solo política, intervenciones que han provocado aplausos entre el público seguidos de reprimendas de la presidenta del tribunal, Manuela Fernández de Prado, quien ha tenido que interrumpir en ocasiones su discurso por excederse de los motivos del juicio.

Los presuntos dirigentes han calificado el juicio de 'anacronismo' dado el 'contexto político y social actual', han pedido al Gobierno que dé pasos para ayudar en el proceso de paz y uno de ellos, Jon Telleria, periodista, ha advertido que la decisión que tomen los jueces 'influirá' en ese proceso. 'Aquí no hay cuarenta terroristas, aquí hay cuarenta jóvenes', ha dicho Telleria arrancando el aplauso del público y los acusados.

Además, dos de los seis acusados que han declarado hasta ahora -Ainara Bakedano y Jon Anda Velez- han denunciado torturas con golpes y bolsas en la cabeza que, según han dicho, invalidan su declaración ante la Policía.

A las puertas de la Audiencia el diputado de Amaiur Jon Iñarritu ha mostrado su apoyo a los juzgados y se ha solidarizado con Luis Goñi. 'Ya es hora de acabar con este estado de excepción, estas medidas del pasado, estos juicios políticos', ha dicho Iñarritu a los periodistas, que ha considerado las detenciones políticas y basadas en leyes 'que representan medidas de excepción'. Iñarritu también ha pedido al Gobierno que haga un esfuerzo porque, a su juicio, 'es hora de dar pasos adelante' ya que así 'lo exige el pueblo vasco y la comunidad internacional', y es 'de sentido común'.

Antes del comienzo del juicio también ha hablado uno de los acusados, Mikel Totorika, en nombre de los procesados. 'Hoy asistimos a un nuevo episodio negro de la historia de Euskal Herria, una vez más vemos cómo ciudadanos de nuestro país tienen que desfilar', ha dicho el acusado, que ha considerado este juicio 'un anacronismo político' porque mientras en Euskadi se intenta 'abrir una nueva era, un nuevo momento político, el Gobierno del PP va en la dirección contraria de la solución'.