Publicado: 31.01.2014 14:34 |Actualizado: 31.01.2014 14:34

El Gobierno se desvincula de la destitución de Pedro J.

Sáenz de Santamaría dice "respetar" la labor de los periodistas y asegura que el Ejecutivo "no interfiere en las decisiones empresariales".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"El Gobierno no interfiere en decisiones empresariales que toman los gestores y directivos por la situación de sus empresas". Así de contundente se ha mostrado Soraya Sáenz de Santamaría al responder sobre si podía negar rotundamente haber influido en la destitución del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez.

El periodista, que fundó la cabecera hace 25 años, ha contribuido, con su despedida, a avivar los rumores sobre los motivos de su "mísera caída": resultar molesto para el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Ante la expectación, la vicepresidenta del Gobierno se ha visto obligada a opinar sobre la marcha del director y a negar cualquier relación de su equipo con el despido de Pedro J.

"El Gobierno no interviene en la esfera privada de ninguna empresa", insistió Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Respetamos la libertad de información y por ello respetamos la labor de todos los directivos y todos los periodistas que llevan a cabo su tarea", añadió. Preguntada sobre si había sido uno de los cargos del Ejecutivo que, según el propio Pedro J., le habían hecho llegar cariñosos mensajes de despedida, la número dos del Gobierno se limitó a responder que no acostumbra a informar sobre sus comunicaciones privadas.

Una de las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros de este viernes, horas antes de que dé comienzo en Valladolid la Convención del PP, ha sido la de incrementar el presupuesto destinado a publicidad institucional hasta un 24% con respecto al año pasado. Ello se debe, según la vicepresidenta, a que el Gobierno tiene puesto el punto de mira ya en las próximas elecciones europeas.

Con el citado aumento, la cifra alcanza los 41 millones de euros, que se invertirán en las 72 campañas (28 más que en 2013) recogidas en el Plan de Publicidad y Comunicación Institucional de la Administración General para 2014. Los medios de Internet, radio, prensa escrita y televisión serán, por este orden, los principales beneficiarios de la medida.

Otra de las cuestiones que la vicepresidenta eludió contestar fue la relativa a la fractura que en los últimos tiempos se vive dentro del partido del Ejecutivo. "Desde la mesa del Gobierno no reflexionamos ni informamos sobre los actos de los partidos; mantenemos nuestra neutralidad", repitió hasta en tres ocasiones, tras ser preguntada por la ausencia de Aznar en Valladolid y por su apoyo al PP vasco tras las críticas de María San Gil al Ejecutivo. "Este Gobierno es un Gobierno estable y unido que en dos años ha llevado a cabo importantes reformas para contribuir al crecimiento y que seguirá trabajando para modernizar la economía y para que las mejoras no se queden sólo en datos macroeconómicos, sino para recuperar el bienestar de las familias", zanjó.

Respecto a la relación entre Rajoy y su antecesor ha dicho que el equipo de Gobierno respeta "a todos los expresidentes, por la labor que desempeñaron, la trayectoria y la experiencia de todos ellos, motivos —dijo— por los que "hay que preservar las relaciones institucionales porque siempre son un activo de experiencia y de labor al servicio de un país".

La vicepresidenta tampoco entendió como una salida de tono de Aznar el documento de FAES en el que la fundación del PP indica a Rajoy cómo actual en el conflicto catalán. Para ella, este es sólo un "foro" más de los muchos que en los últimos tiempos están "dando su opinión, su análisis económico, jurídico y desde el punto de vista del sistema europeo" y, por ello, agradece que haya contribuido a la "importante" labor de mantener a la ciudadanía "informada sobre los efectos y consecuencias" de la posible independencia de Catalunya.

"Hay que respetar la presunción de inocencia hasta que una sentencia diga lo contrario", opinó la vicepresidenta sobre la infanta Cristina

De "respeto" volvió a hablarla vicepresidenta, una vez más, haciendo referencia a las decisiones judiciales tanto del caso Bárcenas como del caso Nóos. "Hay que respetar la presunción de inocencia hasta que una sentencia diga lo contrario", opinó sobre la infanta Cristina. Y, sobre el proceso al extesorero del PP, cuyo escándalo se destapó hace justo un año, Sáenz de Santamaría restó importancia al golpe que esto supuso para los conservadores. "El momento de mayor dificultad ha sido evitar la intervención de la economía española, el rescate", argumentó para evitar hablar de Bárcenas.

Por último, reforzando la "unión" del Gobierno, la número dos del Ejecutivo confirmó las manifestaciones de Alberto Ruiz-Gallardón y el "apoyo" recibido a su contrarreforma de la ley del aborto. "Todos los miembros del Gobierno tenemos el apoyo del presidente y nuestro apoyo solidario en todo lo que aprobamos en el Consejo de Ministros", sentenció. No obstante, recordó que, "igual que con cualquier otra ley", el proyecto de Ley Orgánica para la defensa de los derechos del concebido y de la mujer embarazada está a la espera de los informes de numerosas instituciones.