Publicado: 29.05.2014 07:00 |Actualizado: 29.05.2014 07:00

El Gobierno incumple las exigencias de Bruselas sobre la frontera con Gibraltar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Mariano Rajoy continúa sacando partido a la tensión con Gibraltar, responsabilizando al Ejecutivo de Fabián Picardo del aumento en el contrabando de tabaco y vendiendo las modificaciones aplicadas en la frontera; todo, a pesar de que el plazo de seis meses concedido por la Comisión Europea expiró el 15 de mayo, y de que las obras emprendidas por España no concluirán hasta finales de 2015.

En una misiva remitida a España fechada el 15 de noviembre de 2014, la Comisión Europea recogía una serie de recomendaciones a aplicar antes del 15 de mayo: optimizar el espacio físico disponible en la parte española de la frontera, mejorar la determinación de perfiles de riesgo para evitar las identificaciones masivas que forman colas de hasta cuatro horas de duración en la barrera, y fomentar el intercambio informativo con el Gobierno de Picardo.

"Parece que España no ve necesario seguir las recomendaciones de Bruselas sobre Gibraltar", critican desde el PeñónFuentes del Ministerio de Hacienda aseguran a Público que España siempre ha trabajado con perfiles de riesgo para hacer las identificaciones más selectivas, e insisten en que sí han llevado a cabo una optimización de estos perfiles con resultados positivos, aunque no dan cifras que respalden esta supuesta mejoría, ni aclaran cuando comenzaron a aplicarse estos cambios.

Sí hay más datos sobre la reforma de los espacios en la frontera española; una obra presupuestada en más de 5.300.000 euros que según Gibraltar aún no ha comenzado. El Ministerio asegura que cuenta con todos los permisos y los trabajos han empezado, aunque reconoce que apenas han avanzado en la instalación eléctrica, que el grueso de los obras no comenzará hasta verano y que no espera darlas por terminadas hasta finales de 2015, como pronto.

"Lo único oficial que ha declarado España es el gasto, y lo que ha filtrado a dos medios son dos esquemas con una fecha de finalización tardía", aseguran desde el Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar. "Nosotros queremos tenerlo todo listo a principios de junio, nos atenemos a lo que nos ha pedido la Comisión. Parece que España no ve necesario seguir las recomendaciones de Bruselas sobre Gibraltar", critican.

Desde el Ministerio de Hacienda restan importancia a estos plazos, pero el Gobierno de Fabián Picardo insiste en su importancia y recuerda que Gibraltar ya ha efectuado reformas legales para luchar contra el contrabando, además de varias obras en la frontera, como le exigió Bruselas en una misiva enviada el mismo día en que trasladó sus sugerencias a España.

En una nota de prensa remitida este martes, el Ejecutivo del Peñón asegura haber dado cuenta de sus progresos a la Comisión, y pide a la misma que compruebe si Madrid cumple con sus recomendaciones."Existe una clara falta de progreso en el lado español de la frontera", asegura el comunicado, que también recoge declaraciones de Picardo contra el Gobierno del Partido Popular, acusándole de intentar "ahogar la economía de Gibraltar".

Madrid y Gibraltar siguen pasándose la pelota, sin cumplir la tercera recomendación de Bruselas: mejorar los canales de comunicación entre ambas partesMadrid y el Peñón siguen pasándose la pelota, culpándose de los incómodos retrasos en la frontera o del repunte en el contrabando de tabaco, pero ninguno de los dos ha cumplido la tercera recomendación de Bruselas: mejorar los canales de comunicación entre ambos gobiernos para coordinar la lucha contra el contrabando de tabaco.

Desde el Ministerio que dirige Cristóbal Montoro aseguran que para acercar posturas hace falta cooperación por las dos partes, el mismo razonamiento defendido por Gibraltar, que sigue culpando a España por las colas de hasta cuatro horas de duración en la frontera con La Línea de la Concepción.

La misiva de Bruselas al Gobierno de Rajoy  fue muy crítica con los atascos. La Comisión Europea reconoció no disponer de pruebas para asegurar que los controles en la frontera constituían una infracción de la normativa comunitaria, pero  también aseguró que "la intensidad de estos controles no se justifica".

Durante su visita a la frontera,  en septiembre del pasado año, los inspectores notificaron que eran registrados ocho de cada diez vehículos a su paso por el paso fronterizo, pero desde Exteriores insisten en que los controles son "aleatorios y proporcionales"; la misma idea defendida por fuentes de Hacienda, que sí reconocen que estos controles son mejorables.

A principios de mes, la colonia británica remitió a Bruselas más de 500 quejas respecto a las largas esperas y colas que se forman en la frontera del Peñón, además de informes estadísticos que detallaban el estado de la frontera en cada uno de los seis meses acotados por la Comisión Europea (del 15 de noviembre al 15 de mayo), incluyendo los retrasos en las colas de entrada y salida.

Los resultados fueron claros:  Se contabilizaron retrasos en al menos 21 días de cada mes, (26 días en marzo), y el mayor retraso para los vehículos fue de 240 minutos (en noviembre), y en de 90 minutos para los peatones (febrero).

 

Varios medios dieron cuenta de los avances del Gobierno en la remodelación de la frontera gibraltareña el pasado 16 de mayo, cuando Exteriores publicó una nota de prensa titulada 'La lucha contra el contrabando en Gibraltar por autoridades británicas es insuficiente' en la que describía brevemente las obras a desarrollar. Sin embargo, desde el mismo Ministerio aseguran no contar con más datos sobre sus propios avances en estas reformas, mientras el Peñón afirma estar a punto de concluir con las obras que le reclamó la Comisión. 

Gibraltar pretende terminar las obras al inicio del mes de junio

El Gobierno gibraltareño saca pecho por las reformas en infraestructuras ya aplicadas: la creación de un punto de control para vehículos comerciales; la incorporación de nuevas barreras de acceso controladas electrónicamente; la instalación de puntos de control para los seis carriles que salen desde Gibraltar y la ampliación del número de carriles entrantes al Peñón (de tres a cinco). También menciona la instalación de sistemas telemáticos para elaborar perfiles de riesgo,  la incorporación de 18 cámaras y cuatro dispositivos de reconocimiento de matrículas, además de otras reformas "complementarias": el incremento de las tasas sobre el tabaco, la inclusión en la legislación del delito de ocultación de tabaco o la ampliación de las zonas de registro para luchar contra el contrabando.

Desde España prevén la implantación de un sistema de acceso rápido para peatones en un nuevo edificio en el paso desde Gibraltar, planean añadir un carril (pasando de tres a cuatro) y ampliar los existentes, y efectuar cambios en la zona de control para mejorar la seguridad. El sistema de acceso rápido para peatones también será instalado en el paso hacia el Peñón, donde quieren mejorar el acerado, construir nuevas dependencias para la Guardia Civil y crear un nuevo carril (pasando de dos a tres, con uno reversible).

La instalación de un nuevo vallado exterior es otra de las actuaciones que planea emprender España, con un presupuesto de 5.306.000 euros -Gibraltar no ha dado cifras-, en una reforma que aún está muy lejos de concluir, pero que el Gobierno se empeña en vender como si ya hubiera finalizado.