Público
Público

El Gobierno niega las escuchas sobre Rajoy: "Al presidente no se le puede chantajear"

Méndez de Vigo pone como ejemplo el no-rescate bancario para negar que el jefe del Ejecutivo haya pagado para evitar la publicación de una cinta que comprometía a Álvaro Lapuerta cobrando unas presuntas mordidas. "El que achaca a alguien algo, tiene que probarlo", dice. 

Publicidad
Media: 1.25
Votos: 4
Comentarios:

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna (d), y el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (i), durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros celebrada hoy en la Moncloa. EFE/Angel Díaz

"No, no, no y no". Hasta cuatro veces negó el portavoz del Gobierno la presunta implicación de Mariano Rajoy en un escándalo desvelado en el marco de la Operación Lezo que ha terminado con el encarcelamiento de Ignacio González, entre otros.

Fue el expresidente madrileño quien, precisamente, informó al exministro conservador Eduardo Zaplana de un presunto chantaje en el que el presidente del Ejecutivo habría pagado "pasta" para evitar la publicación en el Grupo Intereconomía de una "puta cinta" -en palabras de González-. En el DVD, al parecer, habría pruebas de que el extesorero del PP Álvaro Lapuerta habría cobrado una mordida de un empresario. Según el diario El Español, que ha adelantado la noticia, Rajoy habría enviado a Luis Bárcenas a gestionar el encubrimiento.

Méndez de Vigo: "No se puede hacer responsable a una persona de lo que digan otras. Habrá que probarlo"

Iñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha negado rotundamente que lo que dicen esas escuchas sea cierto. "Hoy hay presunción de inocencia. Y es el que achaca a alguien algo quien tiene que probarlo", defendió al jefe del Ejecutivo. 

El también ministro de Educación recordó otra filtración en la que él mismo era objeto de una conversación entre Francisco Marhuenda y Edmundo Rodríguez en la que el director de La Razón aseguraba haber hablado con él para "excitarle" a presentarse contra Cristina Cifuentes en el Congreso del PP de Madrid. "A mí nunca me llamaron para excitarme", insistió en la línea de lo expresado la semana pasada.

Fue uno de los ejemplos para desechar las informaciones sobre Rajoy. Puso otro: negó que, en su primera legislatura, se hubiera pedido rescate bancario alguno a Bruselas pese a que hubo "voces que creían que había que haberlo pedido". "Cualquiera que conozca al presidente sabe que Rajoy es una persona que se puede chantajear. No se somete a ninguna presión. Ya lo probó con el rescate a España", argumentó Méndez de Vigo.

Preguntado sobre si el presidente había sacado directamente el tema ante su equipo de Gobierno, el portavoz reveló que Rajoy ya intuía que la prensa le preguntaría por dichas informaciones y que, por ello, decidió darle explicaciones a él directamente. "Es una conversación entre dos personas en las que uno afirma una cosa. Y no se puede hacer responsable a una persona de lo que digan otras. Habrá que probarlo", insistió. Y concluyó citando al poeta José Hierro: "Después de todo, todo ha sido nada", zanjó.

No a la reunión con Puigdemont; no al referéndum

En otro orden de cosas, Méndez de Vigo dio a entender que Rajoy no aceptará la propuesta del presidente catalán, Carles Puigdemont, para negociar las condiciones del referéndum de independencia que la Generalitat pretende llevar a cabo. "Si el monotema es celebrar el referéndum sí o sí, no o no... El Gobierno ya ha explicado por qué no puede, no quiere y no va a autorizarlo. La mano está tendida al diálogo sin fecha de caducidad, pero para ocuparnos de los problemas que preocupan a la gente", sentenció el portavoz gubernamental tras enumerar temas como "la financiación autonómica, los servicios esenciales, los Juegos Mediterráneos, las inversiones de Fomento". 

Por ello, no quiso valorar la opinión del exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, que abogó por aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Catalunya durante, al menos 24 horas, y secuestrar las urnas para evitar que la consulta se celebre. "Confiamos en que no se produzca el referéndum y esa situación que es ilegal y no beneficia en nada a los ciudadanos", continuó insistiendo en que "la ley es igual para todos y hay que cumplirla".

Pese al conflicto soberanista, el Ejecutivo no negó que haya llegado a un acuerdo con el Partit Demòcrata Catalá (PDCAT) para la reforma del decreto de la estiba que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros. El titular de Fomento, Iñigo de la Serna, dejó en manos de PDCAT y PNV confirmar su acuerdo para que la reforma salga adelante, el jueves, en el Congreso, pero sí adelantó que es "optimista" al respecto.

Méndez de Vigo, por su parte, admitió que las relaciones entre PP y Ciudadanos no pasan por su mejor momento, especialmente, después de que PP y PSOE impusieran ayer sus propios candidatos a presidir las comisiones de investigación de las cajas de ahorros y la presunta financiación irregular del PP. "Estos acuerdos tienen sus altibajos", constató.

Rajoy no descarta tener que intervenir directamente en la negociación con Nueva Canaria para que apoye sus Presupuestos

No obstante, valoró que el pacto entre conservadores y naranjas sigue vigente, como lo demuestra "la buena salud del acuerdo en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado". En este sentido, dejó en manos de la vicepresidenta, Soraya Sáénz de Santamaría, y del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, las negociaciones que aún siguen pendientes sobre las posibles enmiendas parciales al texto.

No obstante, el portavoz del Ejecutivo dejó abierta la posibilidad a que sea el propio Rajoy quien dé el "empujón final" a las mismas si el diputado de Nueva Canaria se resiste a darles el último voto que necesitan para sacar las cuentas adelante. "No descarto que intervenga, como hizo en su momento con el PNV", sentenció Méndez de Vigo en referencia a la posibilidad de llegar con Pedro Quevedo -el elegido para presidir la comisión de la Caja B del PP- a un acuerdo similar al alcanzado con los vascos sobre el Cupo.

Respecto al PSOE, vio con "normalidad" el acuerdo bipartidista para las comisiones y, aunque no quiso meterse en su proceso de primarias, sí lo hizo con su Proposición No de Ley para exhumar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos. Una propuesta que ayer aprobó el Pleno del Congreso -con la abstención de ERC y el voto en contra del PP- pero que no se prevé que el Gobierno vaya a tomar en consideración

"No es buena idea conmemorar el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas reabriendo viejas heridas", opinó el ministro de Educación, que se preguntó por qué los socialistas no habían impulsado tal medida durante los años que estuvo en el poder. "Este Gobierno está preocupado por el empleo, el crecimiento económico, las pensiones... Estos son debates antiguos", zanjó. 

Por último, también rehusó reformar el régimen de visitas para que los padres maltratadores no puedan utilizar a sus hijos como víctimas también de la violencia de género. Méndez de Vigo se limitó a lamentar el asesinato en A Coruña de un niño de 11 años  a manos de su padre, para luego defender que "los cambios legislativos hay que hacerlos con la cabeza fría y con el consenso de todas las fuerzas políticas".