Publicado: 25.02.2014 14:01 |Actualizado: 25.02.2014 14:01

El Gobierno vasco sale en defensa de los verificadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de la citación de la Audiencia Nacional y todas las críticas que se han vertido contra la Comisión Internacional de Verificadores, el Gobierno Vasco ha decidio salir en su defensa, avalar el trabajo que están haciendo y ofrecerles el respaldo institucional que reclaman para poder seguir con su labor. El portavoz del ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, se ha mostrado convencido de que los verificadores siguen dispuestos a a trabajar con "la misma intensidad y compromiso que hasta ahora". 

Ha insistido en que los verificadores cumplirán su compromiso, a pesar de la "inédita actuación judicial" que supuso su declaración en la Audiencia Nacional. El domingo los miembros de esta comisión tuvieron que declarar como testigos en la Audiencia Nacional ante la petición presentada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo de Euskadi, Covite, y dijeron al juez que después de que los etarras les mostraran las armas que supuestamente iban a inutilizar, los propios militantes de ETA se las llevaron en una caja de cartón. Con motivo de su citación por el juez Ismael Moreno, el lehendakari viajó a Madrid para dar su "aval" a los verificadores.

Erkoreka ha explicado que el encuentro del lehendakari con los miembros de la comisión en Madrid "tuvo un carácter de excepcionalidad vinculado a una situación inédita y sin precedentes", como fue la declaración de éstos en la Audiencia Nacional. Urkullu, según el portavoz, acudió a Madrid porque tiene la "convicción personal" de que los "verificadores" desarrollan una labor "positiva y constructiva", así como de que transmiten "honestidad y credibilidad".  La iniciativa de los verificadores es "solvente y creíble", está "bien encaminada y orientada en buena dirección", ha insistido el portavoz.

En cuanto a la escenificación de la puesta fuera de uso de parte de las armas de ETA, Erkoreka ha dicho que "es más importante lo cualitativo que lo cuantitativo, más allá de que la entrega de armas fuera o no suficiente". "ETA hasta ahora subordinaba cualquier gesto de desarme a los frutos de una negociación bilateral con el Estado. De esto se ha pasado a que ETA asume un desarme unilateral e incondicional", ha planteado.  

Sin embargo, y en respuesta a las declaraciones del líder de Sortu, Asier Harraiz, quien dijo ayer que "ETA poco más puede hacer en el desarme sin unas mínimas garantías", el portavoz ha subrayado que "a ETA no sólo se le puede exigir más, sino que se le debe exigir más". Por ello, ha reclamado a la organización que "avance en los pasos comprometidos" y lleve "el desarme hasta el final", acompañado por una declaración del "reconocimiento del daño injusto causado" y como "preámbulo de su disolución definitiva".

"Desarme ahora con los menores pasos posibles, lo más rápidamente posible. Éste es el escenario que maneja el Gobierno Vasco. No maneja ningún otro alternativo. Es el escenario con el que está comprometido y por el que está trabajando", ha insistido. En este sentido, ha dicho que lo "decisivo" para que el desarme sea efectivo a juicio del Ejecutivo de Urkullu es que "las armas quedan fuera de uso operativo", tal y como han corroborado los verificadores, a los que, según ha indicado, el Gobierno Vasco no financia.