Público
Público

La gran empresa cree que las elecciones no afectarán a la economía

El Consejo Empresarial para la Competitividad, que agrupa a las mayores multinacionales españolas, espera que la economía española crezca cerca del 3 % en 2015 y 2016

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

César Alierta - presidente del CEC- y Fernando Casado -director general- , en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- Los grandes empresarios han afirmado este jueves que los procesos electorales de este año no condicionarán la recuperación económica. porque las elecciones forman parte de la "identidad de una sociedad democrática y ayudan a dinamizar el marco político e institucional".

De hecho, sostienen que lo que más les preocupa son las condiciones geopolíticas internacionales relacionadas con Rusia, Oriente Próximo y Grecia, que son "más condicionantes que unas elecciones". Estas son algunas de las conclusiones del documento España 2018 elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), que integran los representantes de las mayores multinacionales españolas, y que también calculan que la economía española crecerá en 2015 y 2016 en tasas cercanas al 3%.

El director general del CEC, Fernando Casado, ha presentado hoy en la Cámara de Comercio de Sevilla las previsiones de este organismo sobre el crecimiento de la economía española, que vaticina la creación de 2,8 millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años "si continúan las reformas", lo que situaría la tasa de paro en el 11,5 %, doce puntos por debajo de la actual.

La revisión de las perspectivas económicas de la economía española realizada por el CEC se encuentra en línea con las avanzadas ayer por el BBVA, que fijaba el crecimiento del PIB en el 2,7 % en 2015 y 2016.

Fernando Casado ha explicado que esta mejora de las previsiones se debe al impacto positivo de algunos factores como la caída del precio del petróleo y de la prima de riesgo, la depreciación del euro y la reforma fiscal, entre otros.

La reforma laboral, aprobada por el Gobierno hace tres años, también está contribuyendo a cambiar la relación entre crecimiento económico y creación de empleo, de manera que el empleo crece un 0,5 % o incluso más por cada punto del PIB, ha apuntado Juan Antonio Cortina, que también ha participado en la presentación del informe del CEC.

Fernando Casado ha afirmado que el informe no contempla una supuesta independencia de Catalunya, y ha sostenido que, si se mantienen las condiciones financieras y económicas, y continúan las reformas, es posible que la economía española cree 2,8 millones de empleos en cuatro años.

"Podemos tiene que estar interesado en que se consolide el auge económico"

Casado ha comparado la presencia de Podemos en el panorama político español a cuando aparece un "nuevo competidor en el mundo empresarial" y, por tanto, son "los políticos los que tendrán que adecuar su programas a las necesidades sociales".

Ha sostenido que como el informe del CEC va "encaminado a medidas contra el desempleo, cualquier partido del signo que sea, Podemos incluido, estará interesado en afrontar este problema" y, por eso, ha concluido que "Podemos tiene que estar interesado también en que el auge económico se consolide".

Asimismo, el director general del Consejo Empresarial para la Competitividad ha detallado las medidas contenidas en el informe España 2018, que fue presentado en Madrid en noviembre, y en el que se detalla el impacto de las medidas reformistas en la creación de empleo.

Así, la mejora del marco institucional y un aumento del tamaño de las empresas contribuirían a reducir la tasa de paro en 4,2 puntos (unos 400.000 empleos), mientras que la mejora del sistema educativo puede tener un impacto en la rebaja del desempleo del casi un punto (unos 200.000 empleos).

Además, el informe incide en impulsar las infraestructuras, especialmente las digitales y energéticas, que aportarían una reducción de casi dos puntos en la tasa de desempleo.

La recuperación de la economía, con crecimientos entre el 2,5 y el tres por ciento en 2015 y 2016, ayudaría a reducir la tasa de paro en 5,2 puntos, por lo que todas estas medidas rebajarían la tasa de paro al 11,5 % de la población activa, igualando la velocidad de crucero de antes de la crisis.

Si a estas medidas se le añade la lucha contra la economía sumergida y el fraude laboral, podrían aflorar más de 800.000 empleos y la tasa de paro de España podría situarse por debajo del diez por ciento, según las previsiones del CEC.