Publicado: 02.10.2016 08:31 |Actualizado: 03.10.2016 08:26

Granada, más de 500 días de aislamiento ferroviario por las obras del AVE y el "desprecio" de Fomento

Es la única ciudad en la que se ha desmantelado la vía convencional para la construcción de la línea de Alta Velocidad, cuyas obras llevan paralizadas desde abril de 2015. La Mesa por el Ferrocarril demanda la reconexión inmediata aunque sus integrantes difieren en un punto conflictivo: el soterramiento del AVE a su entrada a la ciudad.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
La estación de tren de Granada, con los autobuses que llevan hasta la estación de Antequera Santa Ana, Málaga, en sustitución de los trenes. MAREA AMARILLA

La estación de tren de Granada, con los autobuses que llevan hasta la estación de Antequera Santa Ana, Málaga, en sustitución de los trenes. MAREA AMARILLA

MADRID.- Ningún tren llega a Granada desde el pasado 7 de abril de 2015, a excepción del que conecta con Almería pero no con el resto de la red ferroviaria española. En esta fecha, para llevar a cabo las obras de la Línea de Alta Velocidad que conectan Granada y Antequera, se desmanteló la única línea ferroviaria que quedaba en uso en la ciudad: la línea Bobadilla-Granada que permitía llegar a Madrid, Sevilla y Barcelona. Desde entonces, ya son más de 500 días en aislamiento ferroviario. La única posibilidad de viajar a los destinos citados es mediante traslado en autobús hasta Santa Ana en Málaga, donde se efectúa transbordo al tren.

La situación se ha visto agravada tras la paralización de las obras después de que la UTE adjudicataria, del Grupo ACS, solicitase en enero de 2016 un incremento presupuestario superior al 10% del contrato al observar las dificultades del tramo de las obras en el municipio granadino de Loja. Adif se negó y la adjudicataria retiró las maquinarias y los trabajadores de las obras. Posteriormente, en agosto, la empresa solicitó a Adif la rescisión del contrato. Actualmente se encuentran en negociaciones con Adif y desde el Ministerio de Fomento no dan información alguna sobre la situación.



Las obras del AVE en el municipio granadino de Loja son el epicentro de la problemática actual. En 2008 se estableció que el trazado ferroviario se realizaría por la variante sur de Loja para evitar cruzar el municipio y eludir posibles problemas por la difícil orografía y el fuerte impacto medioambiental que podría ocasionar la contaminación del acuífero que surte de agua al municipio, que es clave por su importancia y que afecta tanto a la cuenca mediterránea como a la del Guadalquivir.

De esta manera, en octubre de 2011 el Ministerio de Fomento notificaba la adjudicación de la obras del primero de los cuatro tramos previstos en la ejecución de la variante sur de Loja, el Quejigares-Variante de Loja, con 3,1 kms de longitud, por un importe total cercano a los 39 millones de euros. Las obras en dicho tramo comenzaron hasta que llegó el cambio de Gobierno en el mismo año 2011. La situación económica, provocó que el nuevo ejecutivo, del PP, desechase el proyecto de la variante sur y optase por la opción más económica a priori: realizar el recorrido que cruza el municipio y adapta la tercera vía, pese a las dificultades orográficas y el acuífero.

Viaducto realizado en la variante sur de Loja  para la línea de Alta Velocidad Antequera-Granada, ahora abandonado. MAREA AMARILLA

Viaducto realizado sobre la Viñuela en la variante sur de Loja para la línea de Alta Velocidad Antequera-Granada, ahora abandonado. MAREA AMARILLA

El río Genázar, sobre el que han caído taludes durante las obras del AVE. MAREA AMARILLA

Las obras de este primer tramo de la variante sur fueron abandonadas con un nivel de ejecución del 60% dejando inservibles las infraestructuras construidas como el bitúnel de Quejigares o el doble viaducto sobre el arroyo la Viñuela.

La plataforma ciudadana Marea Amarilla, en principal defensora de la llegada de un "AVE de calidad" que incluya la variante sur de Loja y el soterramiento en su entrada a Granada, así como el del resto de vías ferroviarias en la ciudad,  ha reprochado a Fomento el no dar explicaciones sobre qué ha ocurrido con el dinero de la obra que no se ha llevado a cabo, el 40% restante.

En enero de 2015, momento de comenzar con la edificación del tramo de Loja, Adif estimó el coste de la adjudicación de las obras para adecuar los 27 kilómetros de vías del municipio en 48,4 millones. El grupo ACS presentó una oferta para adjudicarse las obras por 23,8 millones, casi la mitad, que fue aceptada.

Cuando la adjudicataria llegó a la zona, comenzó a trabajar en la adaptación de las obras y vio las condiciones del terreno fue cuando decidió solicitar el modificado del contrato y pedir un aumento del presupuesto ante la incapacidad de realizar la adaptación de las vías con el importe que plantearon inicialmente en su oferta. Posteriormente fue cuando solicitaron la rescisión del contrato y actualmente se encuentran en negociaciones con Adif.

El túnel de Puentequebrada por el que pasará el AVE. MAREA AMARILLA

La Marea Amarilla ha denunciado que la zona de Loja por la que circulará el AVE no es segura y que no tendrá doble vía como está obli. Han documentado con imágenes los túneles por los que deben de pasar, el estado del terreno, las vías y el acuífero colindante y han planteado sus dudas al respecto a Público: "¿A qué velocidad real puede circular el tren por ahí?, ¿Qué pasa con los desprendimientos, y con la posibilidad de contaminar el acuífero como ya están haciendo con el río Genazar? ¿Circulará el tren con seguridad por ese trazado?".

Además, han asegurado que el tren que llegará no será un AVE, sino "un sucedáneo", porque  no podrá circular por este trazado a los 300 km/h que debe hacerlo un transporte de estas características.

El Ministerio de Fomento no ha dado explicación alguna sobre el estado de las obras, los plazos de ejecución y la negociación con la empresa adjudicataria. El alcalde Cuenca ha calificado este comportamiento de "desprecio a los granadinos".

Silencio por parte del Ministerio de Fomento

Francisco Cuenca fue nombrado alcalde de la ciudad el 5 de mayo después de que el anterior regidor, José Torres Hurtado (PP) dimitiera tras verse implicado en una trama de corrupción urbanística. Al ex alcalde le han criticado el resto de grupos políticos municipales por su poca implicación en la búsqueda de respuestas y soluciones al tratarse de un problema que recae en el Ministerio de Fomento, controlado por su partido.

El nuevo regidor impulsó la creación de la Mesa por el Ferrocarril, un organismo creado para lograr una "posición de consenso y unidad de toda la ciudad". La mesa la componen el propio alcalde, el presidente de la Diputación, la delegada del Gobierno andaluz en Granada, empresarios, hoteleros, sindicatos, los grupos políticos municipales y las plataformas y asociaciones ciudadanas como la Marea Amarilla.

Reunión de la Mesa por el Ferrocarril. Ayuntamiento de Granada

Reunión de la Mesa por el Ferrocarril. Ayuntamiento de Granada

El alcalde Francisco Cuenca ha asegurado a 'Público' que llama "todos los días" al Ministerio para obtener respuestas y no consigue nada.

A través de la Mesa por el Ferrocarril, los distintos integrantes han alcanzado tres puntos de consenso a reclamar a Fomento: Respuestas inmediatas de cómo van a solucionar el problema de Loja, la reconexión ferroviaria a Madrid a través de la línea de Moreda y el establecimiento de plazos concretos y compromisos presupuestarios para el soterramiento del AVE en su entrada a Granada.

La Mesa por el Ferrocarril ha intentado lograr una reunión con el Ministerio de Fomento para pedir explicaciones y plantear estos puntos, pero de momento no se les ha concedido reunión alguna. En cambio, la cartera dirigida por Rafael Catalá ha acordado reunirse a finales de octubre con la Mesa por el Ferrocarril de Almería, un movimiento que ha sentado mal en la de Granada.

La diputada en el Congreso por el Partido Popular de Granada, Concepción de Santa Ana, ha respondido a Público al ser preguntada por la reunión con Almería que "no tenía conocimiento de ello" y que está "convencida de que si es así, Fomento hará lo propio con Granada. No hay ninguna razón por la que se pueda discriminar a una provincia respecto de otra”.

La falta de respuestas ha provocado que la Mesa por el Ferrocarril estudie la posibilidad de fletar buses y manifestarse ante el Ministerio de Fomento

Por su parte, Ciudadanos también ha criticado la actitud del Ministerio de Fomento. El diputado nacional por Granada, Luis Salvador, aseguraba que se trata del “desprecio más absoluto hacia la ciudad de Granada. Ellos no creen que sea importante el mantener a la sociedad informada de por qué se produce la parálisis del tramo, de cual es el estado de ejecución de las obras".

Ante el silencio de Fomento, el alcalde Francisco Cuenca ha asegurado a este medios que llama "todos los días" al Ministerio para obtener respuestas y no consigue nada. "El secretario de Estado de Infraestructuras -que visitó Granada en junio- me prometió una respuesta en un mes y han pasado ya cuatro meses", ha explicado el regidor granadino.

Por su parte, Podemos presentó una petición para que en la Comisión de Fomento y Vivienda comparezcan el secretario de Estado de Infraestructuras, el presidente de ADIF y Florentino Pérez, presidente del grupo ACS, del que forma parte la UTE adjudicataria encargada del tramo de Loja.

La falta de respuestas ha provocado que la Mesa por el Ferrocarril planteado la posibilidad de fletar buses y manifestarse ante el Ministerio de Fomento en Madrid en el mes de octubre.

Restablecer las conexiones

Granada es la única ciudad que ha sufrido el desmantelamiento de la vía convencional para la construcción de la Alta Velocidad.

Cuenca ha argumentado que el AVE podría llegar en 4 o 5 meses si Adif logra un acuerdo con la empresa adjudicataria. En caso de no hacerlo, se podría retrasar un año y medio. Es por ello que hasta entonces la Mesa por el Ferrocarril ha planteado la reapertura de la línea de Moreda en la dirección Linares-Baeza que permitiría acabar con el aislamiento ferroviario de Granada de manera provisional.

La línea de Moreda permitiría conectar Granada con Madrid y el levante español. ADIF

Esta línea se encuentra totalmente operativa, pero inhabilitada. Actualmente, los trenes que parten de Granada a Almería, pasan por Moreda, pero es el ramal dirección Linares-Baeza, que permite conectar vía tren convenciona, con Madrid y el levante español, el que está inhabilitado.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, no se mostraba partidario de esta línea argumentando que alargaba el viaje a Madrid hasta las seis horas, en lugar de las cuatro que se tarda actualmente combinando tren y autobús.

La diputada de Unidos Podemos por Granada, Ana Terrón, ha explicado que abrir la línea de Moreda "es una cuestión de voluntad política, no una cuestión técnica porque todos los técnicos de Adif dicen que los trenes y las vías están, osea que se puede poner en marcha en cualquier momento". También ha señalado al Partido Popular como principal responsable del aislamiento ferroviario: "sabiendo que se estaba cortando el tráfico y que estábamos teniendo todas estas pérdidas, no estaba buscando soluciones, ni las está buscando ahora".

La Marea Amarilla ha matizado a Público que restablecer la conexión por Moreda evitaría seguir con el gasto de los autobuses que parten diariamente de la estación de tren de Granada hacia Antequera Santa Ana. Un servicio mantenido durante los más de 500 días de aislamiento ferroviario que llevan y que cuesta entre 8.000 y 10.500 euros diariamente, lo que ha supuesto un gasto de más de 4 millones de euros en este período.

Este 30 de septiembre, el alcalde Cuenca, ha anunciado que Granada recuperará la primera semana de noviembre la conexión ferroviaria nocturna con Barcelona que fue suprimida en agosto de 2015 y tenía una ocupación cercana al 80%.

Carteles en la estación de tren de Granada señalan los destinos en tren y bus/Marea Amarilla

Carteles en la estación de tren de Granada señalan los destinos en tren y bus/Marea Amarilla

La Marea Amarilla, principal defensora del AVE soterrado

José Fernández y Sebastián Rivera son dos veteranos vecinos de La Chana, presidente y vicepresidente de la Asociacion de Vecinos de La Chana, Encina y Angustias y portavoces de la actual Marea Amarilla. Llevan años luchando por concienciar a los vecinos de la ciudad de la necesidad del soterramiento de las vías ferroviarias en su entrada a Granada para evitar la división que ocasionaron y la 'herida' que perdura durante años. La actual vía del tren divide y 'encajona' los distritos Chana, Beiro y Ronda. Una situación que se agrava con la instalación de grandes muros para el AVE si no es cosntruido bajo tierra y que afecta a más de 35.000 personas en una ciudad de más de 255.000.

En el año 2008, con el PSOE al mando del Gobierno, se firmó un protocolo por parte de Adif, el Ministerio de Fomento, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada por el que se establecía que el AVE entraría a Granada soterrado. Además se crearía una estación de tren nueva y contemporánea diseñada por el prestigioso arquitecto Rafael Moneo. "A partir de ahí se empezó a generar expectativas e ilusiones del soterramiento del AVE a nivel de barrio" ha aclarado Sebastián Rivera.

Una vez más, el cambio de Gobierno y la situación económica acabaron modificando los proyectos del AVE. Como ya ocurrió con la decisión de la variante sur de Loja, en el año 2013, el Ministerio de Fomento dirigido entonces por Ana Pastor, decidió cambiar el diseño del soterramiento y plantear la creación de una nueva estación de tren en otra zona para así romper el consenso creado en torno al proyecto anterior.

El "muro de la vergüenza" que divide el barrio de la Chana y el barrio de la Rosaleda. MAREA AMARILLA

El "muro de la vergüenza" que divide los barrios de la Chana y la Rosaleda. MAREA AMARILLA

El nuevo proyecto consta de dos fases. La primera, que estaba prevista acabar en 2015 con la llegada del AVE, no contemplaba ni la nueva estación, ni la variante sur de Loja, ni el soterramiento de las vías en la ciudad. Sería en la segunda fase, al finalizar la primera, cuando se procedería a realizar estos proyectos.

"Nosotros no nos hemos creído nunca eso", ha asegurado José Fernández. "Nos remitimos a hechos que han sido un puro engaño porque aquí estamos acostumbrados a las cosas que nos han prometido como provisionales, como la estación de tren actual que tenemos que parece del Oeste. Iba a ser provisional y tiene ya ciento y pico años. Nosotros queremos un AVE de verdad como las demás provincias" ha añadido el presidente de la Asociación de Vecinos de La Chana, Encina y Angustias.

Rivera ha explicado a  medio lo que supuso esta decisión: "Fue una sorpresa. A partir de entonces sigue el movimiento vecinal que decidimos llamarlo, por identificarlo de alguna manera, como Marea Amarilla que nace de ese movimiento en el barrio de La Chana promovido por la Asociación de Vecinos. Entendimos que eso no es solo un proyecto de barrio, que era un proyecto de ciudad". 

"Poco a poco, los vecinos del barrio más afectado, la Rosaleda, entendieron el momento al ver que ya habían dibujado por donde pasarían los muros en la calle Jesse Owens que dejarían al barrio aislado. Entonces se pusieron en pie de guerra y se unieron", ha añadido Rivera. La Asociación de Vecinos de Bobadilla, la Plataforma por el AVE soterrado Estadio de la Juventud-Por un proyecto de ciudad, la Asociación AVE sí, pero no asíSalvemos la Vega se unieron a la Marea Amarilla.

El colectivo no defiende sólo el soterramiento del AVE y el resto de vías ferroviarias que entran a Granada de forma inmediata, sino también recuperar la reconexión ferroviaria a través de Moreda y la variante sur de Loja. Participa como miembro de la Mesa por el Ferrocarril y fue junto a Granada en marcha, la impulsora de la manifestación del pasado 17 de septiembre que reunió a unas 7.000 personas en la ciudad para manifestarse contra el aislamiento ferroviario.

La Marea Amarilla durante una manifestación en Granada

La Marea Amarilla durante una de sus manifestaciones en Granada. MAREA AMARILLA

"Nos han machacado, nos han maltratado, nos han acusado de estar pagados por el partido socialista y de servir a intereses partidistas que no son los de la defensa de Granada".

La Marea Amarilla ha insistido en que el soterramiento acabaría con la división de los barrios y permitiría que se construyese un gran bulevar o parque que fomentase el ocio y las actividades comerciales que podrían surgir en torno a él.

Sebastián Rivera ha recordado la actitud del anterior alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, del Partido Popular: "Se opuso frontalmente. Siempre hubo demagogia. Siempre decía que él apoyaba el soterramiento pero siempre ha hecho lo contrario. Cuando salimos a la calle, nunca le tuvimos al frente de nuestras reivindicaciones porque son los de su partido los que gobiernan en Madrid".

Paco Rodríguez, otro de los veteranos portavoces del colectivo ha hecho hincapié en el trato que recibieron por parte del anterior equipo de Gobierno del Ayuntamiento y del Partido Popular: "Nos han machacado, nos han maltratado, nos han acusado de estar pagados por el partido socialista y de servir a intereses partidistas que no son los de la defensa de Granada".

El Partido Popular, al igual que el colectivo de empresarios y comerciantes, sigue defendiendo su proyecto en dos fases alegando que la primera fase se encuentra al 95% y que si se comienza ahora el soterramiento, no habría presupuesto suficiente y el AVE no llegaría tarde o nunca.

"Queremos que se garantice el soterramiento desde el primer momento y no en segunda fase"

Una posición que Ciudadanos comparte y que ha argumentado a Público a través del diputado Luis Salvador: "Si paramos la llegada del AVE para que se haga el soterramiento el AVE no llegaría a Granada hasta dentro de un mínimo de 5 a 8 años más. En este momento que se tenga que soterrar o hacer la variante de Loja antes de que llegue el AVE es hacer que el AVE en Granada no lo veamos".

Al ser preguntado por las consecuencias directas que tendría sobre la vida de los vecinos afectados el no soterramiento, Salvador ha respondido que "lo que está en juego es si el AVE, con el proyecto que se está ejecutando y que está paralizado en un tramo en Loja, llega ya a Granada o no, no si se quiere dejar a los vecinos de no se qué barrio de tal o cual manera".

Desde la Marea Amarilla han señalado que este tipo de mensajes lanzados por el Partido Popular y Ciudadanos sólo quieren amenazar con la posibilidad de que no llegue el AVE y no se restablezcan las conexiones ferroviarias para así presionar a la sociedad granadina para "que trague con lo que sea".

PSOE, Vamos Granada (donde se integra Podemos) e Izquierda Unida se han mostrado partidarios de que el AVE llegue soterrado desde el primer momento. Señalan que actualmente las obras ya se encuentran retrasadas y no afectarían las obras del soterramiento a la llegada de la esperada Línea de Alta Velocidad.

El concejal de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, ha asegurado "compartir la duda" de que llegue el soterramiento en la segunda fase: "Nosotros lo que decimos es que el AVE llegue bien a la ciudad de Granada y que por tanto, para que el AVE llegue en condiciones a Granada tiene que venir con doble variante en Loja e ir soterrado a su paso por la ciudad de Granada".

A la izquierda, miembros de la Marea Amarilla en una reunión con la Diputación de Granada.

A la izquierda, miembros de la Marea Amarilla en una reunión con la Diputación de Granada.

Una alternativa planteada por la Marea Amarilla es construir un apeadero a escasos kilómetros antes de la entrada del AVE a la ciudad y desde ahí trasladar a los viajeros vía bús hasta la estación de Granada. Así se podría realizar el soterramiento sin afectar a la su llegada.

El AVE sería la única opción ferroviaria presente en la ciudad. La plataforma ciudadana, al igual que PSOE, Podemos e IU, abogan por no abandonar los ferrocarriles convencionales, porque además de ser más económicas para los viajeros que el AVE, ayudan a vertebrar los municipios y los territorios.

La Marea Amarilla sigue insistiendo en que no quieren el AVE "de cualquier manera": "Queremos que se garantice el soterramiento desde el primer momento y no en segunda fase". "Aunque estamos todos unidos, los intereses no son los mismos", han señalado en relación a las diferentes opiniones que hay en la Mesa por el Ferrocarril.

Sebastián Rivera ha explicado que el colectivo no ha querido que los partidos políticos se apropien del movimiento y han destacado uno de sus objetivos: "Que la sociedad despierte, que la sociedad proteste. Que esto es nuestro. Que los poderes públicos y políticos se deben al ciudadano, que tienen votos prestados, que un representante político no es dueño de nada, es gestor público y se debe a la voluntad del ciudadano que lo ha puesto ahí en su sillón".

"Aquí cabe todo el mundo, no sobra nadie, cuantos más mejor, pero que nadie capitalice protagonismo político. No lo vamos a permitir. A nuestro lado todo el que quiera, pero un paso adelante nadie. Queremos mantener la unidad ciudadana, la rebeldía ciudadana porque sino esto es un atropello que va a ser histórico" ha concluido Rivera.

La Marea Amarilla cada vez cuenta con más apoyo y sigue adelante.