Público
Público

Medio millar de ultras violentos intentan boicotear la asamblea de Unidos Podemos

Los ultraderechistas han agredido a la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, arrojándole una botella. Agentes de la Policía reconocen escasez de efectivos para garantizar la seguridad.

Publicidad
Media: 3.31
Votos: 26
Comentarios:

Un grupo de ultras, con banderas de España, increpan a los miembros de Unidos Podemos a las puertas de su asamblea en Zaragoza

Agentes de la Policía Nacional han impedido acceder al polideportivo en el que se celebra la asamblea por el diálogo de Zaragoza a cerca de 500 ultras con banderas preconstitucionales que increpaban de manera violenta a políticos y periodistas.

Un grupo de cerca de quinientos ultras ha amenazado e increpado a cargos electos y trabajadores de prensa a las puertas del edificio en el que Unidos Podemos celebra su asamblea por el diálogo en Catalunya.

Portando al menos dos banderas preconstitucionales -según varios testigos-, los ultras han intentado entrar en el polideportivo Club Siglo XXI, lo que ha obligado a la seguridad del recinto- junto a la de Podemos- a bloquear las entradas y salidas del recinto.

Los ultraderechistas han agredido a la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, arrojándole una botella al pecho. La política se encuentra bien y ha pedido que identifique a los agresores, sin recibir ningún tipo de respuesta por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los ultras, algunos de ellos acompañados de menores de edad, no han cesado de gritar "¡Que viva España!" y se han acercado a algunos periodistas que han salido fuera del recinto para advertirles de que "tengan cuidado con lo que publican".

Según ha podido saber Público, algunos de ellos piensan quedarse as las puertas del polideportivo hasta que Pablo Iglesias - a quién han insultado varias veces con gritos de "hijo de puta"- para poder increparle.

La Policía Nacional mantiene a los ultras a unos metros de las puertas. En torno a las 12.00 horas era posible salir del polideportivo, pero la seguridad del centro recomendaba no hacerlo, y no descartaba que fuese imposible volver a entrar.

Por otro lado, fuentes de Podemos aseguran que la Policía les ha transmitido que no debe salir nadie del centro porque no cuentan con suficientes efectivos para garantizar la seguridad. Según su testimonio, un portavoz de los agentes le ha transmitido que no cuentan con agentes suficientes para mantener el orden, ya que muchos han sido enviados a Catalunya, informa Eduardo Bayona.

Media docena de personas que se acercaron al polideportivo para ver a los dirigentes reunidos en el acto han tenido que entrar a las gradas por recomendación del personal de seguridad. Maria del Carmen Navarro Crespo, una de ellas, denuncia que los ultras les han amenazado e insultado, y por ello han tenido que entrar en el centro.

Un grupo de ultras, con banderas de España, increpan a los miembros de Unidos Podemos a las puertas de su asamblea en Zaragoza

Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV-EUiA y dirigente de Catalunya en Comú, ha sido uno de los pocos oradores que ha hecho mención a los ultras durante el acto: "A los nazis de la puerta; no nos intimidan, aquí hay un proyecto de pais en marcha", sentenciaba.

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón ha acusado a los ultras de no tolerar la democracia" para sentenciar que "entre todos ellos no suman una neurona útil".

"De momento no podemos salir porque no hay efectivos suficientes de la policía nacional. Están todos buscando urnas y papeletas en Catalunya", señalaba en su cuenta de Twitter.

Amenazas de muerte a una fotógrafa

"Me han amenazado de muerte, me han llamado roja de mierda", asegura a Público Vera Benavente, fotógrafa freelance. Benavente ha visto crecer el número de ultras concentrados a las puertas del centro deportivo. Afirma que a las 10.00 la organización ultraderechista MSR (Movimiento Social Republicano) había llamado a concentrarse a sus seguidores, y volvió a hacerlo para las 12.00 horas.

Benavente denuncia la intimidación y acoso de los ultras, y afirma que era peligroso seguir trabajando al otro lado de las puertas del recinto.