Publicado: 20.12.2013 12:25 |Actualizado: 20.12.2013 12:25

Guerra felicita la Navidad con un aviso de Camus: "los mediocres poderes pueden destruirlo todo"

El socialista ha editado un libro de 9 páginas para enviar a algunos compañeros de partido con sus "deseos de paz y bienestar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso, el socialista Alfonso Guerra, ha elegido este año para su tradicional felicitación navideña un texto del existencialista francés Albert Camus en el que alerta sobre los "mediocres poderes que pueden destruirlo todo" y lamenta que "la inteligencia se ha rebajado hasta ponerse al servicio del odio y la opresión". Como todos los años por estas fechas, Guerra ha remitido su particular christmas a algunos de sus compañeros de partido. En esta ocasión ha elegido un fragmento del discurso que pronunció Camus en 1957 cuando recogió el Premio Nobel de Literatura.

La felicitación, a la que ha tenido acceso Europa Press, es un librito de nueve páginas tamaño cuartilla editado por Guerra para la ocasión. Se titula Un arca de la alianza y se lo dedica a los receptores con sus "deseos de paz y bienestar". "Cada generación, sin duda, se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo rehará. Pero su tarea acaso sea más grande. Consiste en impedir que el mundo se deshaga", arranca el texto.

Camus define a esa generación a la que se adscribe como "heredera de una historia corrompida en la que se mezclan las revoluciones caídas, las técnicas que han caído en la locura, los dioses muertos y las ideologías extenuadas". Una generación —prosigue— "en la que mediocres poderes pueden hoy destruirlo todo pero no saben convencer, en la que la inteligencia se ha rebajado hasta ponerse al servicio del odio y de la opresión".

"Ante un mundo amenazado de desintegración, en el que se corre el riesgo de que nuestros grandes inquisidores puedan establecer para siempre la muerte", Camus defendía que esa generación, "en una especie de loca carrera contra el reloj, debería restaurar entre las naciones una paz que no sea la de la servidumbre". Entre esas tareas generacionales incluía también "reconciliar de nuevo el trabajo y la cultura y rehacer con todos los hombres un arca de la alianza".

En el discurso recuperado por Guerra, Camus ya anticipa que no estaba claro que esa "inmensa tarea" pudiera ser cumplida, pero sí daba por seguro que "a lo largo de todo el mundo" esa generación hacía una "doble apuesta por la verdad y por la libertad". "Y, si llega el caso, sabrá morir por ella sin odio".

"Es esta generación la que merece ser saludada y alentada en todas partes, y sobre todo allí donde se sacrifica. Seguro de que estaréis en profundo acuerdo conmigo, es en esta generación, en todo caso, en la que quiero hacer recaer el honor que ustedes mes han concedido".