Publicado: 11.01.2016 16:56 |Actualizado: 11.01.2016 20:00

“Yo soy heterodoxo sexual… perdón, procesal”, dice el abogado de Torres entre carcajadas en la sala de vistas

Miradas furtivas entre Urdangarin y Torres, tras años de distanciamiento entre los principales socios del caso Nóos. La infanta buscó el apoyo del evasor fiscal, sentado a su lado en el banquillo

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 6
Comentarios:
La infanta Cristina de Borbón y su marido Iñaki Urdangarin, en el banquilo de los acusados en el primer día del Juicio por el caso Nóos en Palma de Mallorca. EFE

La infanta Cristina de Borbón y su marido Iñaki Urdangarin, en el banquilo de los acusados en el primer día del Juicio por el caso Nóos en Palma de Mallorca. EFE

PALMA.- El abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, ha protagonizado la anécdota de la jornada y ha relajado el ambiente de la sala donde se abordan las cuestiones previas del ‘caso Nóos’’, con la infanta Cristina sentada en el banquillo de los acusados.

“Quiero persistir en mi condición de heterodoxo sexual” ha argumentado el penalista provocando la carcajada general… “Perdón ha sido un lapsus, quería decir heterodoxo procesal”, ha aclarado González Peeters, arrancando las carcajdas de acusados, defensores, tribunal y periodistas.

Cinco horas de duro banquillo mientras se debaten cuestiones doctrinales es una prueba dura para los 18 acusados. Y para los abogados. Así, González Peeters se ha enfrascado en un debate con la presidenta del tribunal, Samantha Romero, a cuenta de una larga documentación que le pedía la magistrada que detallara dentro de las pruebas que había solicitado para abordarlas en el juicio.

Cuando la magistrada le ha pedido que aporte la prueba, el abogado ha respondido: “la tengo ahí en la maleta. ¿La saco toda?”, ha dicho  en referencia a la extensión del documento, Nueva carcajada entre los asistentes a la vista oral que se celebra en Palma.

El penalista sacó por fin el documento, junto a las siete copias que puso a disposición del tribunal.

La intervención de los abogados está resultando algo ardua debido a que pasan calor y el aire acondicionado no les permite escuchar bien, según ha expuesto González Peeters. El abogado Mario Pascual Vives, defensor de Urdangarín, recurrió a un abanico para combatir el calor, que sacudía con energía.

Miradas furtivas entre Urdangarín y Torres

Otra de las anécdotas de la sesión ha sido una escena elocuente, que duró solo un par de minutos. Fue el tiempo de receso pedido por uno de los abogados y que Iñaki Urdangarín y Diego Torres aprovecharon para hablar entre sí, después de años de distanciamiento.

La charla fue entre susurros, con mensajes rápidos, al tiempo que los dos exsocios se cruzaban miradas furtivas. Ambos conversaron relajados, gesticulando con aparente normalidad.

En la otra esquina de los acusados, la infanta Cristina de Borbón optó por intercambiar algunas palabras con su compañero de banquillo Salvador Trinxet, abogado y procesado por ser el presunto creador de la máquina de evasión fiscal internacional que manejaba la trama de Nóos.




Por su parte, Mercedes Coghen, la consejera delegada de Madrid 16 que actuaba bajo la dirección del entonces alcalde de Alberto Ruiz-Gallardón, sacó un botellín de agua y se puso de pie para beber.

La escena fue captada porque una de las cámaras no cortó la señal institucional que se emite desde la sala del juicio de Nóos.

Al percatarse de que la relajación se extendía entre los acusados, la presidenta del tribunal, Samantha Romero, tomó la palabra para advertir a todos que la sesión seguía emitiéndose y que sus palabras podían quedar registradas, momento en el que todos optaron por callarse.

A la carrera, el letrado de Trinxet, Jaime Campaner, regresó tras el receso de "dos minutos de reloj" que había pedido a la presidenta del tribunal antes de empezar su intervención.

La infanta, cinco horas sentada en la misma posición


Cristina de Borbón aguantó la sesión sentada con la espalda recta, las manos en el regazo y sin moverse de esta posición durante las casi seis horas que duró la primera parte. Regresó a la misma postura tras el receso de la tarde... Hasta que llegó el lapsus de "heterodoxo sexual" del letrado de Torres. La infanta también rió y, por primera vez en siete horas, se relajó,

El tribunal quiere terminar en la jornada de este lunes el trámite de las cuestiones previstas del juicio de Nóos, para retomar la vista oral el 9 de febrero una vez resueltas.