Público
Público

Hogar Social El nuevo líder de Hogar Social Toledo fue condenado por dar una paliza a un joven con "cinturones claveteados" 

La organización ultraderechista Hogar Social ha abierto una nueva sucursal en Toledo. Su líder es Luis Zarza, que fue condenado en 2016 por un delito de lesiones cometido en 2014 junto a otras dos personas en Zaragoza. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 7

Luis Zarza, líder de Hogar Social Toledo (HST)

La organización neonazi Hogar Social abrió hace poco menos de un mes una nueva sede en Toledo, que se suma a las de Madrid y Granada. La nueva delegación, que está dirigida por Luis Zarza, fue anunciada por la líder neonazi Melisa D. Ruiz con el eslogan "somos lo que hacemos". Y lo que hacía Luis Zarza en agosto de 2014 está recogido y condenado por el juzgado de lo penal nº 5 de Zaragoza: propinó una paliza, junto a otras dos personas, con "cinturones claveteados" a un joven que salía de una discoteca en Zaragoza rompiéndole la nariz y provocándole una fisura en la mandíbula tras perseguirlo y tirarlo al suelo. 

Concretamente, Luiz Zarza fue condenado como autor de un delito de lesiones y otra falta de lesiones con el agravante de abuso de superioridad. Los tres condenados, entre los que se encuentra el líder de Hogar Social Toledo, llegaron a un acuerdo de conformidad con las dos personas agredidas, una de ellas de nacionalidad colombiana, por el que aceptaron  pagar 6.160 euros a efectos de Responsabilidad Civil. Los hechos se produjeron la madrugada del 2 de agosto de 2014 a la salida de la discoteca Milend, en Zaragoza. Eran las 6.30 horas de la mañana.

"Fue una agresión salvaje, cobarde y lamentable", señala a Público Javier Alcober, abogado de las víctimas

"Fue una agresión salvaje, cobarde y lamentable. Tenían superioridad numérica y aprovecharon que uno estaba en el suelo. Fue una agresión de abusones", señala a Público Javier Alcober, abogado de las víctimas de la agresión y miembro del Observatorio de Derechos Humanos de Aragón.

Por su parte, Luis Zarza, contactado por este medio, resta importancia a la agresión, asegura que él no participó que no está arrepentido de nada de lo que sucedió: "Fue en 2014 y estamos en 2018. Si evolucionamos, evolucionamos, si no nos quedamos en el pasado. No sé por qué queréis sacar carnaza de una cosa que ya ha pasado. Se llegó a un acuerdo entre las partes, pagué una sanción económica y ya está". 

Los hechos probados

Los hechos probados de la sentencia judicial, fechada en febrero de 2016, señalan que los tres condenados coincidieron en la calle Leon XIII de Zaragoza con las dos víctimas a la salida de la discoteca iniciándose una discusión entre ellos con "comentarios racistas" y produciéndose un primer enfrentamiento entre todos, intercambiándose golpes entre ambos grupos. 

"Para materializar las agresiones los acusados utilizaron cinturones claveteados o similares", prosigue el relato de hechos probados

Tras este primer enfrentamiento, los tres primeros, entre los que se encuentra Luis Zarza, se volvieron a encontrar con las dos víctimas en la avenida Tenor Fleta, "en dónde los tres primeros, prevaliéndose de su superioridad numérica, agredieron violentamente a José Pérez López (nombre falso), que había salido corriendo siendo perseguido por los mismos, al que derribaron en el suelo y siguieron golpeando, cuando su acompañante, que también huía, se había alejado". 

"Para materializar las agresiones los acusados utilizaron cinturones claveteados o similares", prosigue el relato de hechos probados. 

Partes de lesiones

Como consecuencia de las agresiones, la víctima que recibió la paliza en el suelo sufrió "policontusiones, herida en mentón, fractura de huesos propios [de la nariz] sin desplazamiento, en región dorsal marcas multiformes, y fisura en articulación temporomandibular izquierda", es decir, en la articulación que une la mandíbula con el lateral de la cabeza y que es fundamental en el habla o la masticación. Como consecuencia de estas heridas la víctima tuvo que ser hospitalizada durante un día y requirió de 83 días de curación y 20 impeditivos, quedándole como secuela una cicatriz de dos centímetros en el mentón.

"Fue en 2014 y estamos en 2018. Si evolucionamos, evolucionamos, si no nos quedamos en el pasado", dice a 'Público' el líder de Hogar Social Toledo

La otra víctima sufrió "marcas puntiformes", probablemente de recibir golpes con el "cinturón claveteado", que tardaron en curar 14 días con 4 de impedimento.

Por otro lado, la sentencia judicial refleja que Luiz Zarza no recibió ninguna agresión. Sus dos acompañantes, no obstante, sí que recibieron. Uno de ellos sufrió una "herida incisa en cuero cabelludo de región occipital derecha y erosión lineal, ambas de un centímetro, en región occipital, que tardó en curar cuatro días no impeditivos".

El otro condenado por un delito de lesiones sufrió una "herida incisa superficial de un centímetro en cuero cabelludo de región frontal media, y otras excoriaciones circundantes, y tres erosiones lineales en cara dorsal del tercio inferior del antebrazo izquierdo tardando en curar tres días no impeditivos". 

Versión de las partes

El abogado Javier Alcober señala a Público  que el inicio del enfrentamiento entre los dos grupos se debió a los comentarios racistas del grupo en el que estaba Zarza, que comenzaron a increpar a otros dos jóvenes y a preguntarles si "eran españoles" como ellos.

"La discusión la inician ellos. Eran tres tíos grandes que se meten con otros dos chavales más pequeños. Entonces preguntan a una de las dos víctimas [de nacionalidad colombiana] si es español como ellos, y ahí se origina una discusión. Hay una primera pelea, en el que las dos víctimas tratan de defenderse y después salen corriendo. Entre los tres cazan a uno de ellos y le pegan patadas y golpes en el suelo hasta que se dan cuenta que la gente desde el otro lado de la calle están llamando a la Policía y salen pitando", relata Alcober.

El abogado Javier Alcober señala a Público que el inicio del enfrentamiento entre los dos grupos se debió a los comentarios racistas del grupo en el que estaba Zarza

La versión de Luis Zarza, contactado por Público, es la siguiente: "Me encontraba con la que era mi pareja, estuve viviendo cuatro años y medio en Zaragoza por temas de trabajo, y dos amigos. Nos faltaron el respeto a mí y a mi pareja y uno de los otros le cruzó la cara a un amigo. Hubo una pelea y sin más. No hubo más problema. Llegamos a una conformidad de ambas partes y pagamos". 

El líder de Hogar Social Toledo, de hecho, mantiene que no fue condenado en ningún momento y que no se arrepiente de nada de lo que sucedió. "Es una cosa que ya ha pasado. El supuesto delito que yo cometí cumplió hace dos años. Tengo el certificado de antecedentes penales y no hay nada. Así que puedes tirar de cuando iba al instituto. Son cosas que han pasado y ya está", asegura a Público, tras advertir que se pondrá en contacto con su abogado para denunciarnos si publicamos la noticia. 

'Público' se hizo eco de la agresión en 2014

El 4 de agosto de 2014 este diario se hizo eco de la agresión Luis Zarza en la noticia 'Lucho' y 'Montacargas', dos de los neonazis detenidos por apalear a un joven en Zaragoza. La información, que en su mayoría fue difundida por Europa Press, recogía que agentes de la Policía Nacional habían detenido en Zaragoza a tres hombres, uno de 24 años y otros dos de 29, por su presunta participación en un delito de lesiones graves, amenazas y xenofobia y que podrían pertenecer a colectivos skinheads.