Publicado: 21.12.2015 13:57 |Actualizado: 21.12.2015 15:02

Iglesias alerta al PSOE contra la gran coalición y le insta a reconocer la "plurinacionalidad" del Estado

"No apoyaremos al PP ni por activa ni por pasiva", afirma el líder de Podemos, que rechaza hablar de otras posibles investiduras o pactos, y vuelve a las cinco reformas constitucionales que plantean: "No estamos pensando en negociaciones, estamos pensando en estas cinco cuestiones".

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 18
Comentarios:
El secretario general de Podemos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa que ofreció este lunes. /EFE

El candidato a la Presidencia del Gobierno de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa de este lunes. /EFE

MADRID.- No toca hablar de investiduras ni pactos, "no es el momento de los trileros ni de los que hacen números"; es hora de hablar desde la "altura de Estado" y la "tranquilidad". El candidato de Podemos, Pablo Iglesias, pide al resto de fuerzas políticas "que estén a la altura", que reconozcan el carácter "plurinacional" de España, y carga sobre el PSOE toda la responsabilidad de una hipotética investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en lo que sería su segunda legislatura.

"Parece que los señores que mandan en el PSOE que han hablado no entienden que España es un país plurinacional y diverso. O se entiende esto o se está entregando el Gobierno de nuestro país a Mariano Rajoy y al PP". "Quien no entiende esto está diciendo que tiene que haber una Gran Coalición", apostillaba el líder de Podemos, que no ha aclarado qué ocurrirá si el partido de Pedro Sánchez no acepta sus condiciones y deja, como teme su formación, el Palacio de La Moncloa al alcance de Mariano Rajoy. "No apoyaremos al PP ni a Rajoy ni por activa ni por pasiva", se limita a afirmar Iglesias.



El líder de Podemos ha realizado sus primeras declaraciones de este lunes en el Teatro Goya de Madrid, donde el partido siguió la noche electoral este domingo, y donde el candidato a La Moncloa comparecía apenas 12 horas antes. Entonces, Iglesias reivindicó el fin del "turnismo" -hoy afirmaba que "ya no existe, no hay bipartidismo"- , y marcó tres líneas rojas "inaplazables e imprescindibles" para estudiar cualquier pacto postelectoral, y este lunes ha precisado que habrá algunas más. En concreto, las cinco garantías constitucionales que vertebraron su propuesta de gobierno, y que a su juicio son "consensos que existen en nuestro país", a las que rechaza referirse "líneas rojas".

Estos cambios pasan por una reforma constitucional que blinde los derechos sociales, establezca un mecanismo de revocabilidad del presidente del Gobierno a aplicar a mitad de mandato, que asegure una nueva ley electoral más proporcional y que prohíba las puertas giratorias. Y, por supuesto, también pasa por garantizar la independencia judicial y por buscar un nuevo encaje de Catalunya que incluya la celebración de un referéndum de autodeterminación, en el que su formación pediría el "no" a la independencia.

"El referéndum en Catalunya es imprescindible para construir un nuevo proyecto común", sostenía Iglesias, criticando la "bunkerización" y el "inmovilismo" que aprecia en los discursos de PP, PSOE y Ciudadanos tras estas elecciones.

"Creo que todos debemos reflexionar en las próximas semanas, pero especialmente los partidos viejos del sistema de turno"

"Creo que todos debemos reflexionar en las próximas semanas, pero especialmente los partidos viejos del sistema de turno", afirmaba, calificando de "humillantes" los resultados del PP en Catalunya y País Vasco -donde Podemos y sus marcas se sitúan primeros-, y recordando los seis millones de votos perdidos por el PSOE desde las últimas elecciones de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2008.

Frente a esta "bunkerización", Iglesias asegura que son los únicos capaces de garantizar la unidad de España, precisamente por su reconocimiento de la "plurinacionalidad", y defiende que es "absolutamente fundamental" que sus marcas en Catalunya, Galicia y Comunitat Valenciana cuenten cada una con un grupo parlamentario propio. Estas alianzas suman 27 escaños, y suponen uno de los pilares de la "remontada" de Podemos para lograr 69 diputados en el Congreso.

Preguntado por la posición de su partido ante unas hipotéticas nuevas elecciones generales de no constituirse un gobierno en los plazos, Iglesias afirmaba que estarían "encantados" con este nuevo escenario, que sería "optimista". "Cada vez que se vota las fuerzas del cambio crecen", afirmaba sólo unos minutos antes. Al comienzo de su comparecencia, cuando sacó pecho por el número de sufragios logrados por "Podemos y las fuerzas del cambio", el candidato de Podemos -que tampoco ha querido aclarar si renunciará o no a plantear su investidura- esbozaba la clave que a su juicio les habría permitido "asaltar los cielos": "Nos ha faltado una semana y un debate".

Nuevos pasos, tras Nochebuena

Con estas líneas rojas sobre la mesa -"propuestas de país", para Podemos-, el partido deja ahora la mano tendida al resto de fuerzas, y anuncia que iniciarán una ronda de contactos -"con luz y taquígrafos"- con todos los que ostenten representación en la nueva cámara, aunque todavía no han hablado con Rajoy, Sánchez, Rivera ni el resto de candidatos.

Ahora se abre un nuevo tiempo de deliberación en el partido del círculo. Iglesias anuncia que el máximo órgano directivo, el Consejo Ciudadano, se reunirá después del día 24 para abordar este escenario, en el que también deberán tener en cuenta a sus aliados territoriales. Hasta entonces, pide "calma", y afea a Pedro Sánchez que anuncie ahora que se presentará a la reelección como secretario general de los socialistas. "La hora de los estadistas ha llegado a nuestro país", zanja.