Publicado: 18.12.2015 22:28 |Actualizado: 18.12.2015 23:28

Iglesias: "Estamos listos para liderar una nueva transición en nuestro país"

El líder de Podemos desborda su acto final en Valencia arropado por Ada Colau y Mónica Oltra. Pide a los suyos que sueñen "con el cambio" y vende que será posible gracias a la "gente humilde". "Ya no hay excusas para votar con una pinza en la nariz", afirma

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 20
Comentarios:
Pablo Iglesias, durante el mitin de cierre de campaña de Podemos en Valencia. REUTERS/Heino Kalis

Pablo Iglesias, durante el mitin de cierre de campaña de Podemos en Valencia. REUTERS/Heino Kalis

VALENCIA.- El camino ha sido difícil, pero hoy todos los obstáculos superados cobran sentido cuarenta y ocho horas antes de la cita con las urnas. Podemos cierra campaña en Valencia en un momento dulce, con las encuestas de esta semana y los análisis de los medios de comunicación reconociendo su "remontada", y con una última promesa de su líder, Pablo Iglesias: "Estamos listos para liderar una nueva transición en nuestro país". "Nosotros sí tenemos un proyecto de país, señor Rajoy".

Con un repaso a algunos de los puntos de su programa, el candidato de Podemos se ha dirigido a las más de 9.000 personas que abarrotaban el recinto deportivo de La Fonteta para prometer un gobierno que pelee por los derechos de todos: "Nosotros no somos neutrales, vamos a hacer política para defender a las mayorías", insistía Iglesias, encomendándose a la gente "pequeña, humilde, corriente", para "dar una lección a los poderosos, a su soberbia y a sus gritos". "En este país hay más gente humilde que senadores", apostillaba.

Por primera vez en toda la campaña, después de haber rechazado pedir el voto -"comparad los programas", decía, hasta hoy-, el líder del partido ha afirmado que "hasta el último voto cuenta". Defiende que mientras sus rivales piensan en números y mayorías ellos hablan "de España, y por eso representan la opción más seria, por eso no es necesario votar a un mal menor, como ocurrió en anteriores ocasiones. "Ya no hay excusas para votar con una pinza en la nariz", afirmaba, pidiendo a los suyos que sonrían, que imaginen lo que puede ocurrir el día 21, cuando se conozcan los resultados de las elecciones.



"Nosotros no somos neutrales, vamos a hacer política para defender a las mayorías"

Iglesias, respaldado por Ada Colau y Mónica Oltra, así como por la plana mayor de su partido, elevaba el tono con respecto a otras intervenciones para apelar a la parte más emocional de sus simpatizantes, y subrayaba la importancia de las alianzas territoriales forjadas con los partidos de la alcaldesa de Barcelona y la vicepresidenta valenciana. "Estamos orgullosos de vivir en un país diverso y nos gusta el derecho a decidir", afirmaba.

Sólo unos minutos antes, Oltra abandonaba el escenario entre aplausos para darle paso, tras repasar media docena de casos de corrupción del PP y dedicarle un poema de Miguel Hernández, para después hacerle una promesa: "Sonríe, Pablo, que es tu risa la espada más victoriosa. Sonríe, que los valencianos te vamos a hacer presidente".

El mismo optimismo desprendía alcaldesa Colau, que ha hecho toda su intervención en catalán. Tras defender la importancia de reivindicar los liderazgos femeninos, la edil pedía a los partidos tradicionales que dejen paso a los emergentes. "Si se han rendido o están cansados que nos dejen pasar, porque nosotros no nos rendiremos nunca", clamaba.

Jaleada por un público entregado, Colau ha querido dejar claro que aún están a tiempo de ganar, que "no hay nada definitivo" hasta el domingo. "Se volvieron a confiar, en el último sprint les vamos a ganar", sostenía Íñigo Errejón, director de campaña y candidato en las listas al Congreso por Madrid. Con un discurso en el que ha mezclado catalán y castellano, Errejón ha defendido que "en toda España hay remontada", y que a cuarenta y ocho horas de las elecciones sólo hay dos alternativas: "La elección ahora es entre Rajoy y Pablo". "Nunca habíamos estado tan lejos y tan cerca de ganar las instituciones", zanjaba.

Unos asistentes al mitin de cierre de campaña de Podemos en el Pabellón de la Fuente de San Luis de Valencia sostienen unos carteles que dicen 'Presidente Pablo'. EFE/Kai Försterling

Unos asistentes al mitin de cierre de campaña de Podemos en el Pabellón de la Fuente de San Luis de Valencia sostienen unos carteles que dicen 'Presidente Pablo'. EFE/Kai Försterling

"Todos los partidos cierran en Madrid, nosotros hemos escogido el País Valencià, que durante muchos años ha sido un centro de la corrupción y ahora es el centro de la dignidad"

Podemos ha puesto el broche de oro a su campaña en La Fonteta de Valencia, un polideportivo completamente cubierto con banderas del partido y globos naranjas (Compromís) y morados (Podemos). La coalición con la formación de Oltra en esta región, Compromís-Podem-És el moment, es otra de las claves en su estrategia para el 20-D, y el sondeo del CIS de primeros de mes les daba siete escaños en esta región, por lo que Podemos ha optado por distanciarse del resto de partidos, que cerraban campaña en Madrid, para poner el foco en sus pactos territoriales.

"Todos los partidos cierran en Madrid, nosotros hemos escogido el País Valencià, que durante muchos años ha sido un centro de la corrupción y ahora es el centro de la dignidad", zanjaba Íñigo Errejón, número dos del partido.

El PSOE no pudo llenar La Fonteta en su mitin del domingo, pero el partido de Pablo Iglesias ha desbordado completamente el recinto, volviendo a rebasar sus propias expectativas, tónica general durante la campaña. Cientos de personas seguían el evento a sus puertas, en una pantalla sobre un improvisado escenario que Iglesias, Oltra y Colau aprovecharon para saludar a sus simpatizantes, y de paso a los otros cientos de ciudadanos que todavía hacían cola con la esperanza de vivir esta jornada, para la que el partido de Iglesias ha movilizado a muchos de sus pesos pesados: desde Carolina Bescansa, Irene Montero o Rafael Mayoral, hasta Pablo Echenique y Juan Carlos Monedero, exdirigente y cofundador del partido.

Todos juntos, para poner la guinda a una campaña en la que Iglesias ha recorrido cerca de 13.000 kilómetros y ha celebrado actos en todas las comunidades autónomas menos La Rioja, Navarra, Euskadi y Extremadura. El objetivo era pescar el mayor número de votos en el caladero socialista, con varios guiños a las mujeres, los más mayores y por supuesto los indecisos, con los que esperan contar para cumplir la meta que se fijaron en su nacimiento, en enero de 2014: "Asaltar los cielos" de La Moncloa.