Publicado: 20.09.2016 15:00 |Actualizado: 20.09.2016 18:05

Iglesias pide a Sánchez que decida si está "con los de abajo" o con quienes son "la referencia del Ibex 35"

El líder de Podemos advierte en el mitin de En Marea en A Coruña de que no aceptará un acuerdo a tres bandas si Ciudadanos forma parte de él, y asegura que el problema de España no es que no haya Gobierno, sino que sigan gobernando Rajoy y Feijóo

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Pablo Iglesias y el candidato de En Marea, Luis Villares, en el mitin central de A Coruña. / MANUEL MARRAS

Pablo Iglesias y el candidato de En Marea, Luis Villares, en el mitin central de A Coruña. / MANUEL MARRAS

A CORUÑA.- Podemos está dispuesto a convertir a Pedro Sánchez en presidente y evitar unas terceras elecciones, pero para eso hace falta que el líder del PSOE se arriesgue, desoiga a los barones de su partido y decida “si quiere estar con los de abajo” o con quienes son “la referencia del IBEX 35”. Así lo expuso esta mañana Pablo Iglesias en el mitin central de En Marea en A Coruña, ante unas cuatrocientas personas que abarrotaron el auditorio del rectorado de la Universidade de A Coruña (otro centenar se quedaron fuera y lo vieron en una pantalla).

“Hay que asumir que hay estar con los de abajo, y eso significa arriesgarte a que los poderosos te señalen con el dedo”, advirtió Iglesias, quien negó cualquier posibilidad de entendimiento a tres bandas con el PSOE si uno de los ángulos lo ocupa Ciudadanos: “¿Cómo se va a formar Gobierno con la filial del PP, con quienes votaron a la investidura de Rajoy?”, explicó: “No se puede estar con todos a la vez”.



Iglesias esbozó sonrisas en A Coruña, pero también cara de preocupación porque las cosas en Galicia no pintan bien. Aunque las encuestas vaticinan que En Marea y su candidato, Luis Villares, arrebatarían al PSOE la posición de segunda fuerza en la comunidad, la victoria de Feijóo parece segura. Y si es por mayoría absoluta, esas dos circunstancias debilitarán la posición de Sánchez para atreverse a una investidura con el apoyo de Podemos y las fuerzas nacionalistas. Algo que cambiará radicalmente si el PP tuviera menos de los 38 escaños (incluido Ciudadanos) que precisa para seguir mandando en Galicia, porque la alternativa, precisamente, sería un Ejecutivo de En Marea, donde hay fuerzas nacionalistas, en coalición o con el apoyo de los socialistas y el Bloque Nacionalista Galego.

El líder de Podemos también negó que el problema de España sea la falta de Gobierno. “Eso es mentira, el problema de España es el paro y que siga gobernando Rajoy”. Y también tuvo palabras para quienes empiezan a cuestionar si la dureza del discurso de Podemos no le resta posibilidades frente al voto del miedo. “Claro que damos miedo. Es imposible ser decente en política sin darles miedo a los sinvergüenzas. El día en que dejemos de dar miedo a los corruptos seremos uno más y no tendremos sentido como formación política”.

En clave gallega, Iglesias desmontó la imagen de buen gestor de Feijóo, le acusó de formar parte de un partido donde la corrupción es la norma, y no la excepción, y de haber gobernado para una minoría. “Dicen ‘vale, somos corruptos, pero sabemos gobernar’. Pero no, no es sólo que sean corruptos: es que son ineficaces. Hoy hay 150.000 parados más que cuando llegó Feijóo y más de 200.000 gallegos y gallegas han tenido que emigrar”. “Este domingo elegís entre un presidente del PP y un presidente no de En Marea, sino de la gente”, subrayó.

La referencia al exmagistrado dio paso a Villares, quien también sacó los dientes para morder al candidato del PP donde, probablemente, más le duele: que mantenga en el partido a José Manuel Baltar, secretario general en Ourense y presidente de la Diputación Provincial, acusado de ofrecer puestos de trabajo a cambio de favores sexuales, en conversaciones “que hemos escuchado en los medios de comunicación”.

Pablo Iglesias y el candidato de En Marea, Luis Villares, en el mitin central de A Coruña. / MANUEL MARRAS

Pablo Iglesias y el candidato de En Marea, Luis Villares, en el mitin central de A Coruña. / MANUEL MARRAS

Quien más duro se mostró fue el cabeza de lista por A Coruña, Antón Sánchez, recordando que mientras Feijóo se paseaba en el yate del narcotraficante Marcial Dorado hace diez años, en referencia a la foto que se publicó en el 2012, “las madres de los toxicómanos se manifestaban a las puertas de los chalés de los narcos porque todo el mundo sabía quiénes eran. Feijóo también”. Asimismo, Sánchez fue muy contundente con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ayer visitó dos localidades cercanas en las que aseguró que el PP “no es una pandilla”. “No, no sois una pandilla. Sois la mafia de siempre”, espetó.

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, hizo un emocionado discurso del que Pablo Iglesias extrajo la frase final de su discurso: “No somos como ellos. Y eso es lo fundamental de lo que nació con las Mareas y el 15M. Entonces nos dijeron ‘No seáis nunca como ellos’. Y mientras yo esté aquí, os garantizo que no seremos como ellos".

El acto lo presentó la número dos de En Marea por A Coruña, Luca Chao, quien tuvo la valentía de afear a sus compañeros que sólo hubiera una mujer –ella– entre los cinco intervinientes. “Hasta que esto no se corrija, el cambio no estará completo”. La aplaudieron, claro.