Publicado: 02.03.2016 12:36 |Actualizado: 02.03.2016 16:52

Iglesias pide a Sánchez que el PSOE regrese a la izquierda y "deje de obedecer a los oligarcas"

El secretario general de Podemos advierte al líder socialista sobre las intenciones de Ciudadanos de juntarlo con el PP y le recuerda que hay más apoyos que rechazos para un Gobierno de cambio.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 15
Comentarios:
Pablo Iglesias EFE 2M

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su discurso hoy en el Congreso de los Diputados, en la segunda jornada del debate de investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Zipi

MADRID.- Pablo Iglesias -como Xavi Domènech (En Comú Podem), Alexandra Fernández (En Marea) o Albert Rivera (Ciudadanos)- ilustró esta mañana cómo el Parlamento vuelve a ser la foto política de la realidad española con la irrupción en esta legislatura -que podría ser la más breve de la historia- de las nuevas formaciones políticas y, sobre todo, con su dimensión en escaños, que pone fin al bipartidismo PP-PSOE.

El secretario general de Podemos concentró en su primera intervención en la tribuna de oradores el discurso de la formación morada, un discurso de izquierdas sin matices con el que Iglesias trató de atraer al líder socialista, Pedro Sánchez, y, de paso, a sus votantes descontentos con el pacto del PSOE con Ciudadanos. El líder de Podemos pidió a Sánchez que "deje de obedecer a los oligarcas", a los poderes financieros y a quienes tienen "un pasado manchado con cal viva", en referencia a Felipe González y a la etapa de los GAL y el terrorismo de Estado.



Iglesias recordó a Sánchez que los grupos de izquierda suman más votos de apoyo que de rechazo para que haya un "Gobierno plural y de cambio", el mismo que Podemos viene defendiendo desde el día 21 de diciembre, tras las elecciones generales. El número uno del partido morado se refería a la suma de escaños de Podemos, sus confluencias En Comú Podem y En Marea, Compromís, IU-UP, PNV (167 "síes" en total) y las abstenciones de ERC y DiL (17) –y, previsiblemente, de CC y Bildu (3)– frente a la suma del "no" de PP y Ciudadanos (162 sin el diputado del Grupo Mixto Pedro Gómez de la Serna y 163 con su "sí")

'Triunfar' a costa de Sánchez

"Yo no traiciono a mi gente". Iglesias fue muy duro con el plan de Gobierno rubricado entre PSOE y Ciudadanos y dibujó a un líder socialista secuestrado por poderes fácticos encarnados en un dirigente de la formación naranja "muy hábil", según el líder de Podemos. "Cuídese" de Albert Rivera, recomendó Iglesias a Sánchez, porque "puede convertirse usted en la marioneta del poder"; y elevó al presidente de la formación naranja a la categoría de "triunfador a costa del señor Sánchez" ubicándolo en el liderazgo "natural de lo que el presidente de un banco llamó 'el Podemos de derechas". Iglesias concluyó, sin embargo, que, a tenor de las declaraciones de Rivera en estos últimos días tratando de atraerse el voto del PP, Rivera pretende juntar al PP con el PSOE en una gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos, la misma por la que aboga Mariano Rajoy y el PP.

El presidente del Congreso, Patxi López, durante la primera jornada de la sesión de su investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, esta tarde en el Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

El presidente del Congreso, Patxi López, durante la primera jornada de la sesión de su investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, esta tarde en el Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

El debate entre Iglesias y Sánchez fue muy duro y protagonizó el mayor momento de tensión de las primeras cuatro horas y media de investidura cuando el líder de Podemos repitió desde su escaño cómo al PSOE le han "prohibido" pactar con Podemos los poderes financieros y el expresidente Felipe González, que tiene "el pasado manchado de cal viva", en alusión de nuevo a la guerra sucia contra ETA. "Cuídese de él", sostuvo Iglesias entre abucheos y protestas de los diputados socialistas que obligaron a Sánchez a replicar mostrándose "muy orgulloso" de González y a Patxi López, presidente del Congreso, poner freno a la réplica de Iglesias asegurándole que había consumido su tiempo y equiparando abucheos y aplausos.

El PSC de hace dos años y el Beiras de ahora

En su intervención en el debate de investidura, el portavoz de En Comú Podem, a quien Iglesias ha cedido cinco minutos de su tiempo, ha negado que el pacto entre PSOE y Ciudadanos sea de izquierdas, y es que, en su opinión "no ha habido en la historia de España jamás" un gobierno de cambio y de izquierdas que "se gire a la realidad catalana".

El acuerdo, ha afirmado Xavi Domènech, no sólo rechaza las pretensiones independentistas, sino también lo que hace sólo dos años defendía el PSC, un referéndum bajo un "marco legal" como el que se ha hecho en Quebec o como el de Escocia, y que en definitiva es un instrumento que "empieza a ser normal para resolver este tipo de conflictos".

El portavoz de AGE en el Parlamento, Xosé Manuel Beiras. EFE

El portavoz de AGE en el Parlamento de Galicia, Xosé Manuel Beiras. EFE

La socia política de Domènech e Iglesias y portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, también tuvo sus cinco minutos de intervención a costa del tiempo del líder de Podemos. El discurso de Fernández tuvo un componente autonómico mucho mayor que el del líder de En Comù Podem -con recuerdo al histórico líder Xosé Manuel Beiras incluido-, pues En Marea se enfrenta este año a unas elecciones en Galicia que amenazan con arrebatar al PP su feudo histórico en favor de estas mareas

En un discurso muy breve, Fernández ha expresado el agotamiento de los cientos de miles de gallegos "cansados de esperar que las instituciones se pongan al servicio de la gente", mientras Sánchez da "vueltas para acabar sentado en las mismas burbujas que sostienen el régimen del 78".

La portavoz de En Marea ha rechazado la "burbuja del micropacto" que está "a punto de estallar" entre un partido socialdemócrata "que no ejerce como tal" y un partido neoliberal y ha reclamado compromisos "firmes" para Galicia, una tierra en la que se conjugan dos particularidades: "Ser nación con una cultura y una lengua propias" y ser periférica.