Publicado: 25.09.2016 19:49 |Actualizado: 25.09.2016 21:11

Iglesias pide a Podemos volver a su "hipótesis original" y alejarse de la moderación "en las formas"

El líder del partido morado reconoce errores en la campaña para el 26-J, expone su hoja de ruta y marca sus diferencias con Íñigo Errejón, sin citarlo. "El debate sobre si debemos dar miedo o no es de hace 40 años".

Publicidad
Media: 4.55
Votos: 11
Comentarios:
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la clausura hoy de la Universidad del partido en la Universidad Complutense de Madrid. EFE/Luca Piergiovanni

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la clausura hoy de la Universidad del partido en la Universidad Complutense de Madrid. EFE/Luca Piergiovanni

MADRID.-"Nuestra hipótesis original sigue funcionado bien". Pablo Iglesias ha marcado este jueves la hoja de ruta a seguir por su formación cuando ha terminado el ciclo político en el que han funcionado como una "maquinaria electoral", y toca construir una nueva organización con más peso y poder para las bases y una relación más estrecha con los movimientos sociales para volver a sus orígenes y evitar parecerse a la vieja política.



Así, el secretario general del partido ha reconocido errores en la campaña electoral de Unidos Podemos para el pasado 26-J, dirigida por Íñigo Errejón, y ha rechazado que el partido deba seguir intentando dar imagen de moderación. Además, Iglesias contrapone la moderación discursiva que defiende Errejón con los "discursos beligerantes y destituyentes" que ganan peso en Europa, que "suenan hard y suenan duro".

"Creo que [el 26-J] se nos percibió como unos mentirosos". "Perdemos credibilidad cuando tratamos de presentarnos como moderados en las formas", sotenía Iglesias, con tono tranquilo y haciendo uso de un lenguaje mucho más directo que en otras comparecencias, como acostumbra a hacer cuando vuelve al entorno universitario.

Iglesias ha clausurado este domingo la segunda edición de la universidad de verano del partido, celebrada en la facultad de Filosofía y Filología de la Universidad Complutense de Madrid. En un discurso de cerca de una hora de duración, y ataviado con una camiseta que rezaba "No soy una princesa, soy una Khaleesi", el líder de Podemos ha dado respuesta al número dos del partido —sin citarlo—, que este jueves exponía sus claves sobre la hoja de ruta a seguir por la formación en el nuevo ciclo político.

"Si nos obsesionamos con parecer lo que no somos, con no dar miedo, me temo que ni conseguimos traer a los que faltan, y por desgracia se nos van unos cuantos de los que están", sostenía. "El debate sobre si debemos dar miedo o no es de hace casi 40 años, un debate de PC y PSOE, no de Podemos", afirmaba, de nuevo en respuesta a los planteamientos del secretario político del partido.

"La transversalidad no es un discurso moderado, es la politización del dolor. La transversalidad no es parecerse a PP y PSOE, es parecerse a la PAH", sostenía Iglesias, que defiende un Podemos reorientado a servir "como instrumento político de los movimientos sociales y populares".

En esta línea, reconoce que el debate interno sobre el rumbo a adoptar y el "estilo comunicativo" a asumir es difícil, que deben tener en cuenta a otros actores con los que comparten "espacio político" como IU, En Marea o En Comú Podem, y afirma que esta discusión no puede centrarse en "listas" ni "nombres". También considera una dificultad añadida que estas conversaciones sean retransmitidas por medios de comunicación que las "simplifican" y "caricaturizan", que "quieren participar". "Ojalá el debate fuera tan fácil, ojalá fuera tan sencillo como [elegir entre] el Podemos de Julio Anguita [IU] o el de Diego López Garrido [PSOE], no van por ahí los tiros".

"No es un debate sobre si más calle o más institución, ni entre moderados y radicales. Parece que todo se ridiculiza; es un debate sobre dónde cavar las trincheras". "Una fuerza política sin capacidad para debatir es una fuerza política sin capacidad para transformar", zanjaba.

"Si existe el 'pablismo' desparece Podemos"

El secretario general del partido morado ha reconocido que la existencia de diferentes "corrientes" en su formación puede servir como "invitación al debate", pero ha advertido que éstas no deben "funcionar como partidos dentro del partido" para disputarse el poder orgánico, porque eso "inhabilitaría" a Podemos. Para ilustrar el mensaje ha puesto como ejemplo al secretario de Organización, Pablo Echenique, al que asegura que no pidió que actuara como "'pablista'", sino como "el secretario de Organización de todos".

"Por eso la próxima dirección política de Podemos no puede ser 'errejonista', ni 'echeniquista', ni 'garzonista', ni Anticapitalista". "Si existe el 'pablismo' desaparece Podemos", apostilla.

Por otro lado, y además de responsabilizar a Errejón de la pérdida de un millón de votos el 26-J con sus alusiones a la "apariencia de moderación" y de incidir en sus diferencias, Iglesias ha avisado al partido de que los medios de comunicación "no son campos de batalla para librar debates estratégicos", en referencia a los anuncios lanzados directamente en los medios, como la presentación de la candidatura para liderar Podemos en la Comunidad de Madrid que impulsa Rita Maestre, Proyecto Adelante. "Nacimos en la televisión pero no podemos tener futuro en la televisión", insistía.

El debate sobre el PSOE, "sin que nos desangre"

Sobre la relación de Podemos con el Partido Socialista, Iglesias ha mantenido que el debate interno al respecto debe tener lugar "sin que nos desangre", y ha vuelto a mostrarse contrario a facilitar la investidura de un hipotético gobierno de Pedro Sánchez en solitario, un "cheque en blanco". En su lugar, prefiere insistir en la posibilidad de formar un Gobierno de coalición, aunque advierte que el PSOE no podrá tratar a Podemos como una fuerza "subalterna", y de que la "tensión interna" en el partido de Pedro Sánchez hace que esta posibilidad parezca cada vez más remota.