Publicado: 27.02.2016 22:56 |Actualizado: 28.02.2016 08:00

El número dos de la Policía conoce el pelotazo del ático de Ignacio González desde 2008

La UDEF aún no ha incluido en el sumario de 'Gürtel' ninguna de las pesquisas que el comisario Villarejo realizó sobre la recalificación de terrenos en Arganda del Rey, municipio de la que era teniente de alcalde la hija del actual Director Adjunto Operativo

Publicidad
Media: 4.35
Votos: 23
Comentarios:
El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

MADRID.- El juzgado de Estepona (Málaga), que investiga la compra del ático del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presuntamente pagado con el dinero de un soborno por recalificar unos terrenos en Arganda del Rey (Madrid) para favorecer a la constructora Martinsa-Fadesa, ya ha preguntado a la Fiscalía Anticorrupción si ve conveniente que esta investigación se incluya en el sumario de Gürtel.

Es en este procedimiento que instruye la Audiencia Nacional donde la UDEF hace años que investiga la recalificación de los terrenos para favorecer al empresario Fernando Martín y la red de Francisco Correa. Sin embargo, en sus informes nunca se ha mencionado a Ignacio González y sólo apuntan al exalcalde de Arganda del Rey, Ginés López, como máximo responsable del pelotazo.

Sin embargo, según explican a Público fuentes policiales, esto se debería a que el número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, ha guardado desde hace años esa información a salvo de la investigación. Su hija, María Pino De Juana, era la teniente de alcalde y consejera de Economía y Hacienda en el momento en que Ignacio González adquirió su ático pagado presuntamente con el soborno por la recalificación de terrenos de Arganda del Rey. Ella, al igual que González, nunca ha sido mencionada en la investigación.



Confidentes

Según estas fuentes, el comisario Eugenio Pino podría ser el presunto confidente del que hace gala el comisario José Villarejo en su declaración ante el juzgado de Estepona. En el momento en el que se inicia la investigación del caso Gürtel, en 2007, María Pino ya era teniente de alcalde de Arganda del Rey y tenía una buena trayectoria dentro del PP de Madrid y también buenos contactos. Su tío materno, Jesús de Juana, había sido subdelegado de Gobierno en Orense y, aunque ya había dejado el puesto, sus vínculos con el PP seguían siendo tan estrechos que recibía críticas por mezclar su cargo como director de la UNED de dicha provincia con los asuntos políticos.

En 2008, según la investigación de Villarejo, Ignacio González compra el ático por 1.300.000 euros, 400.000 de los mismos se habrían pagado en B, aunque el inmueble estaba a nombre de la sociedad Coast Investors. Se trata de una sociedad ubicada en el paraíso fiscal de Delaware bajo el control de un testaferro, Rudy Valner, quien también trabajaba para el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo.

Con la llegada del PSOE al Gobierno, el comisario Pino había sido relegado como jefe de una comisaria de Huesca, después de haber dirigido la Unidad de Intervención Policial (UIP). Pero es en diciembre de 2008, después de que González comprara su ático, cuando le trasladan a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) que en ese momento dirigía el comisario Miguel Ángel Fernández Chico, ya fallecido.

Las relaciones de Pino con hombres fuertes de la Policía, como el comisario Villarejo, que estaba adscrito a la DAO, se remontaba a los años noventa, cuando Pino estaba en Asuntos Internos y Villarejo era investigado por su unidad. Según las fuentes consultadas por Público, “es debido a esta amistad como Villarejo se entera de la compra del ático y acaba involucrando al entonces comisario de Marbella, Agapito Hermés de Dios, para dar cobertura oficial a la investigación”.

Supuestas presiones

Con la llegada del PP al poder en diciembre de 2011, el comisario Pino se hace con la Dirección Adjunta Operativa y pasa a ser el número dos de la Policía. A su lado, como adscrito, el comisario Villarejo. Según diferentes comisarios e inspectores consultados, unos meses antes de ganar las elecciones, Pino anunció que el propio Mariano Rajoy le había garantizado que sería el nuevo DAO. Y así fue.

Fue también un mes antes de que Eugenio Pino llegara a ser DAO cuando los comisarios José Villarejo y Enrique García Castaño tomaron café con el entonces presidente de la Comunidad de Madrid. Según González para chantajearle, según Villarejo para investigar y según Castaño para que Villarejo ayudara a González a solucionar sus problemas con la supuesta investigación de la UDEF.

Sin embargo, según la declaración de Villarejo en el juzgado de Estepona, fue con la llegada al poder del comisario Pino cuando comenzaron las supuestas presiones contra él para que dejara de investigar el ático de Ignacio González. Siguiendo la versión que él da en la declaración, era un encargo que le había hecho el fallecido Fernández Chico. Pero, a pesar de todo, la UDEF no lo incluyó en el caso Gürtel en la época del PSOE y al llegar Pino destituyó a dos comisarios generales de Policía Judicial, José Enrique Rodríguez Ulla y José García Losada, ambos máximos responsables de la UDEF. Rodríguez Ulla es uno de los convocados en el caso del ático para que explique por qué se paró esta investigación.

Según declaró Villarejo en el juzgado, las presiones para que dejara de investigar llegaron a tal extremo que el excomisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas Aranda, le presionó por orden del director general, Ignacio Cosidó, para que dejara de investigar. Sin embargo, en la actualidad el comisario Martín Blas ha sido destituido por el PP, mientras que el comisario Villarejo sigue siendo un hombre de confianza de Eugenio Pino y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, alaba los grandes servicios que ha prestado a España.