Publicado: 20.02.2014 14:44 |Actualizado: 20.02.2014 14:44

La infanta respondió al juez 579 veces "no lo sé" y "no me acuerdo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La infanta Cristina respondió al juez José Castro, en su comparecencia como imputada del pasado 8 de febrero, con unas 579 evasivas sobre su papel al frente de la sociedad de la que es copropietaria junto a su marido, Iñaki Urdangarin, tal y como consta en su declaración, informa Europa Press. Entre las imprecisiones  en que incurrió, unas 412 veces dijo "no lo sé" a las preguntas que le formularon, mientras que unas 82 señaló "no lo recuerdo". El resto de evasivas las saldó con 58 "lo desconozco", siete "no me consta", siete "no lo sabía" y un "no tenía conocimiento", entre algunas otras.

"Confiaba en él, él me lo sugirió y así lo acepté", afirmó la hija del rey ante el juez Castro para justificar por qué formó junto a su marido, Iñaki Urdangarin, la sociedad Aizoon, informa Efe. La infanta afirmó que nunca ha tenido "ningún control sobre las cuentas, ni nada que ver con Aizoon". Durante su declaración como imputada por delito fiscal y blanqueo, la infanta afirmó sobre Aizoon: "Yo no he tenido nada que ver con las facturas ni he llevado el control, es mi marido el que lo ha llevado". "No tengo ni idea de lo que hacía Aizoon". Tampoco tenía idea de las cuentas de su casa. "Yo me ocupaba de los niños; mi marido, de los gastos", afirmó.

La infanta negó ante el juez que Urdangarin tenga empresas fuera de España 

Es más, Cristina ni siquiera se leía algunos de los correos que le enviaba su marido, según afirmó ante Castro, informa Europa Press.  Tras ser preguntada por el juez de instrucción número 3 de Palma de Mallorca en relación con varios mails fechados en 2003 y 2004 en los que Urdangarin le da cuenta de determinados proyectos profesionales, la infanta respondió que así porque —dijo— "tenía muchos otros mails". A lo largo de sus preguntas, el juez Castro califica de "muy loable que uno comente con su esposa", que "no es que ésto sea un pecado" y que le hace estas preguntas porque entre ella y el duque de Palma "había un fluido comunicativo". "Con esto no pretendo demostrar nada especialmente perverso, sino simplemente que había una comunicación con usted", indicó el magistrado.

El fiscal Pedro Horrach le inquirió también acerca de si Urdangarin tenía alguna empresa fuera de España —en Inglaterra o Suiza—, a lo que respondió taxativamente que no. "No tenía nada fuera del país", dijo. En cuanto a los consejos de administración de varias empresas de los que Urdangarin era miembro, indicó que no sabía cómo cobraba por estos servicios y que nunca le comentó que tributara esos ingresos a través del Impuesto de Sociedades y no del IRPF porque, según el fiscal, "así tenía que pagar menos"."En absoluto, y no creo que, yo confío plenamente en mi marido y no hubiese cometido irregularidades", respondió la imputada.

Además, al ser preguntada por el juez  sobre si pudo haber sido utilizada como escudo fiscal al frente de la sociedad Aizoon, aseguró que "no, ni lo hubiese aceptado, ni me consta". "Casi me ofende, Señoría", subrayó al respecto.

Castro cree que "sale de la causa" pensar que la infanta fue "utilizada como escudo fiscal"

"Yo entiendo que hay preguntas que pueden ser ofensivas, no es mi intención ofenderla señora, créame, pero es lo que sale de la causa", rebatió en ese instante el magistrado, recordando cómo el notario que participó en la constitución de Aizoon, Carlos Masiá, advirtió de los problemas que podría acarrear exponer a la infanta a los avatares de esta empresa, llegando a asegurar que su presencia suponía "un escudo fiscal ante Hacienda".

Según el notario que participó en la constitución de Aizoon, Carlos Masià, realizó esta advertencia al asesor fiscal del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, quien le respondió que "no habría problema" puesto que, con la infanta al frente de Aizoon, habría "un trato especial" por parte de la Agencia Tributaria. Por su parte, el juez sostiene que, con la creación de Aizoon, la pretensión de los Duques de Palma pasaba por crear un patrimonio familiar a repartir por mitad entre ambos socios, y minorar la base imponible del impuesto de sociedades cargando a esta sociedad gastos "estrictamente personales" del matrimonio.

Recordando estas afirmaciones, Castro rebatió la respuesta de Cristina al aseverar que el notario dijo sobre ella que "era un escudo". "¿Cómo es posible que el señor Miguel Tejeiro le transmitiera esa impresión al señor notario, sin que lo supiera su marido? Porque usted igual no lo sabía, vale, la utilizaron, pero su marido tendría que saber lo que dijo", incidió el juez.

Unas consideraciones que llevaron a uno de los abogados de la Duquesa de Palma ha protestar por tratarse de "una pregunta inculpatoria para su marido". Castro, ante esto, respondió al letrado que "ella puede negarse a contestar cualquier pregunta, no solamente las que incriminen a su marido, sino las que le bendigan incluso".

Por otro lado, al ser preguntada por la presencia de ella y Urdangarin, junto a sus hijos, en un balcón del ayuntamiento de Alcalá de Henares con ocasión de la Cabalgata de Reyes de 2003 —en relación con el hecho de que Aizoon realizó en esos días negocios con dicho Consistorio—, la infanta respondió que en casa no hablaba de negocios con su marido, informa Efe.

Aizoon obtuvo cobros del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, donde Cristina y Urdangarin presidieron una cabalgata de reyes

El juez también preguntó a Cristina de Borbón si conocía a Rafael Guijosa, que fue jugador junto con Iñaki en el equipo de Balonmano del Barça, así como por su relación con el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, a lo que la Duquesa de Palma respondió negativamente. En este punto la infanta afirmó que su marido no le había hablado de este asunto, a lo que el juez replicó señalando que, efectivamente, Aizoon obtuvo dos cobros en relación a este asunto, uno por 4.000 euros y un segundo por 7.000. Otros documentos, de la Agencia Tributaria, apuntan cobros procedentes de este Ayuntamiento por 8.132 y 11.000 euros como venta declarada.

"Cuando usted fue a Alcalá con su marido qué le dice, 'Vamos a Alcalá para salir en un balcón en una cabalgata'?" le preguntó el juez a la infanta, a lo que ésta contestó que la idea era "evitar ir a la cabalgata masiva y grande en Madrid". "Desplazarnos a una cabalgata un poco más pequeña y bueno, y poderla disfrutar con nuestros hijos", añadió la hija del Rey.   En este punto Castro le repreguntó si Iñaki no le había comentado en dicha ocasión algo tan "natural" como que debían ir a dicha localidad porque "de paso, 'mira, tengo que hablar con un señor, que igual me propone un negocio interesante'", a lo que la Infanta contestó negativamente. "No, porque no hablamos de nuestros negocios en casa".

De hecho, Cristina negó también haber llevado una cuenta exhaustiva de los gastos familiares. Sobre la manera en que tenía el matrimonio de gestionar sus bienes, el fiscal le preguntó si tenían "algún tipo de estadillo de cuáles eran sus ingresos para ver cómo iba la economía familiar". "No, no hemos hecho, el único que hicimos fue así, a grosso modo, para la compra de la casa, pero de los gastos familiares no", explicó al respecto.

La infanta dijo desconocer que su servicio doméstico estuviese contratado por Aizoon y cobrando en negro

Además, la infanta esgrimió que en el hogar familiar su papel era el de madre y el de su marido, el de gestor.  "Yo me ocupaba de los niños y mi marido se ocupaba de toda la parte de los gastos", enfatizó ante el juez. Cristina de Borbón relató que "cada día era diferente" en función de su agenda oficial —participaba en torno a 100 actos institucionales al año—, aunque generalmente se dedicaba a llevar a sus hijos al colegio, trabajar durante la mañana, recogerlos y trasladarlos a sus actividades extraescolares, en caso de que las tuvieran. "Yo me ocupaba de los niños, de sus actividades, de la escuela y de todo lo que tenía que ver con ellos, con médicos y demás, y mi marido se ocupaba de toda la parte de los gastos", respondió a preguntas de uno de sus abogados, Jesús María Silva.

En cuanto al servicio doméstico, ante las preguntas del juez, la infanta reconoció haber participado en el proceso de selección de una empleada y posteriormente de un matrimonio de nacionalidad rumana contratados para hacerse cargo de su casa y sus hijos, si bien negó haber intervenido en los pagos a estas personas, que habían declarado anteriormente que fueron en negro. "Yo no me encargaba de hacer los pagos, seguramente mi marido y la gestoría, no lo sé, yo no me ocupé ni me he ocupado nunca", aseguró la infanta, que negó conocer que estas personas fueran contratadas por Aizoon para prestar otro tipo de servicios a esta sociedad.

 

El papel del secretario de las infantas, Carlos García Revenga, como tesorero del Instituto Nóos, fue otro de los temas sacados a colación por el fiscal, y la infanta Cristina aseguró que supone que le nombraron "por la confianza que debía tener" Urdangarin en él. "Yo sé cómo me lo propuso a mí, pero no a él". Añadió que no sabe si ejerció efectivamente como tesorero, pero dudó de que fuera así, e insistió en que quien dirigía el Instituto Nóos era el socio de Urdangarin, Diego Torres.

EUROPA PRESS
La Infanta Cristina sostuvo en su declaración ante el juez José Castro el pasado 8 de febrero que ella está sometida a un "escrutinio mayor" por parte de la Administración precisamente por ser hija del rey. Así se manifiesta cuando el magistrado le pregunta si cree que ha podido recibir un trato privilegiado de la Hacienda Pública, según la transcripción de su declaración. "No, nunca lo he pensado y si me permite, Señoría, me gustaría explicarle que, precisamente por ser hija del rey quizá se me ha sometido a un escrutinio mayor y se me ha mirado con más detalle todos los temas relacionados con la administración y con temas referentes a la Hacienda", expuso.

"He ido con mucho cuidado", dice la infanta"Siempre he ido con mucho cuidado y he cumplido con mis obligaciones", afirmó la infanta, que en otro momento de la declaración niega haber tenido "garantías" de que Hacienda iba a aceptar todo tipo de deducciones fiscales que presentara Aizoon, sociedad que compartía con su marido Iñaki Urdangarin al 50%. "Siempre hemos tenido cuidado de hacer las cosas con pulcritud y, en mi caso, por ser precisamente quien soy, hija de quien soy, pues hacer las cosas meticulosamente, sabiendo que voy a ser sometida a un mayor escrutinio por parte de la Administración", insistió.

 

Declaración de la infanta Cristina ante el juez by publico2013