Público
Público

Inmersión lingüística Méndez de Vigo no aclara cómo reforzará el castellano en las escuelas catalanas 

El ministro de educación asegura que lo hará, pero no especifica si a través de una casilla en la preinscripción o imponiendo que el 25% de las asignaturas se den en castellano. El Gobierno de Rajoy sigue confiando en las posibilidades de De Guindos como candidato al BCE, pese al varapalo de ayer en la Eurocámara.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (d), y el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal (i), durante la rueda de prensa que han ofrecido tras la reunión del Consejo de Ministros . EFE/Paco Campos

"Estamos estudiando cómo hacerlo pero, sin duda, lo haremos". Así de misterioso de mostró el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, al responder sobre sus polémicas intenciones para aprovechar el poder que le otorga el artículo 155 de la Constitución para arremeter contra el sistema de inmersión lingüística en Catalunya.

En un primer momento, las informaciones apuntaban a la introducción de una casilla en la preinscripción en la que los padres decidieran si sus hijos estudian en castellano o en catalán. Hoy, el titular del ramo, ha negado que esa sea su prioridad. Tampoco especificó si la balanza se inclina por imponer que el 25% de las asignaturas se impartan en castellano.

Sin embargo, sí ha admitido su pretensión de "garantizar el derecho de los padres a elegir el idioma en que estudian sus hijos" y aseguró que su departamento tomará una decisión al respecto en las próximas semanas sobre cómo hacerlo. Hasta que no llegue ese momento, el ministro no prevé reunirse con los sindicatos y asociaciones de padres y madres que ya se han rebelado contra esta medida. "Es especular hablar con nadie sin saber la fórmula que vamos a emplear", se justificó.

Méndez de Vigo admitió que no puede atentar contra el sistema de inmersión catalán regulado en la ley autonómica ya que eso implicaría tener que pasar por el Parlament donde las formaciones independentistas tienen mayoría absoluta.  "Ningún Gobierno puede modificiar por sí mismo una ley aprobada por un Parlamento autonómico", constató. Pero incidió en que se centrará en "estudiar la mejor fórmula para garantizar ese derecho constitucional", argumentó. "Es una medida para favorecer la libertad y garantizar un derecho fundamental y también para lograr un mejor funcionamiento del sistema educativo en Catalunya", añadió.

Y negó que este anuncio del Gobierno de Mariano Rajoy sea una estratagema con la que Moncloa pretende presionar a Junts per Catalunya y ERC para que desbloqueen la situación en Catalunya y nombren ya un nuevo Govern. "No es un globo sonda. Es es una resolución que hay que tomar tiempo y forma, en febrero o marzo, como en los últimos cursos. Y lo único que está en el ánimo del Gobierno es gestionar con pleno respeto a la ley. Lo haremos de la mejor manera que sepamos. Lo estamos estudiando", zanjó.

Por otro lado, anunció que el Consejo de Ministros había aprobado, además del rescate de las autopistas, la renovación de 1.956 conciertos de escuelas públicas de infantil y secundaria. Pero se negó a explicar si entre ellas se incluyen las que segregan a sus alumnos por sexo. "Los detalles particulares no los tengo", se limitó a responder.

En otro orden de cosas, el portavoz del Ejecutivo volvió a dejar la pelota de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el tejado de la oposición. Incidió en que el Gobierno está "dispuesto a negociar, dialogar y llegar a acuerdos". Pero, tras el anuncio de Cristóbal Montoro y su disposición a agotar la legislatura incluso con unas cuentas prorrogadas dos veces, quiso culpabilizar al resto de partidos -también a sus socios de Ciudadanos- del bloqueo.

"Los que no quieran pactar tendrán que explicar a los ciudadanos cómo es posible que se nieguen", sentenció tras recordar que las cuentas prevén un aumento de 50 millones en becas, la equiparación salarial de policía nacional y autonómicas o grandes inversiones en infraestructuras, entre otras cuestiones. "Los PGE son positivos para todos los españoles, no sólo para el Gobierno", concluyó.

De Guindos, el "artífice del milagro español"

Por último, Méndez de Vigo ratificó el apoyo de Rajoy a Luis de Guindos. Pese al varapalo recibido ayer en la Eurocámara por el ministro de Economía, el Gobierno sigue confiando en sus "posibilidades" para alcanzar la Vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). "Creemos que De Guindos será elegido porque ha hecho una gran labor. Fue el artífice del milagro español -dijo, haciendo referencia a la salida de la crisis- y eso avala una candidatura muy importante para España", opinó.

Aunque, para ponerse la tirita antes de la herida -el lunes se conocerá si finalmente De Guindos vence al candidato irlandés contra el que compite-, el portavoz gubernamental arremetió contra el PSOE por no apoyarle. "Es muy extraño que un partido que tuvo responsabilidades de Gobierno prefiera a un candidato extranjero  que a uno español por no ser mujer y ser del PP", espetó.