Público
Público

El juez envía a prisión a Santi Potros tras negarse a declarar

Entiende que hay un elevado riesgo de fuga. La Audiencia Nacional investiga un atentado en 1987 y un intento de asesinato en 1986

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El etarra Santi Potros, al salir de la cárcel. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha enviado a prisión al etarra Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, 48 días después de que los magistrados de la Sección Primera ordenaran su excarcelación tras descontar una pena cumplida en Francia. El juez alega que existe un elevado riesgo de fuga debido a las penas a las que se enfrenta por dos acciones terroristas de los 80.

Potros se ha negado a declarar este martes en la Audiencia Nacional y la Fiscalía ha pedido prisión incondicional para él. 

"La gravedad de las penas es tal que que su elusión pudiera constituir tentación suficientemente intensa como para tratar de ponerse fuera del alcance del aparato judicial", dice el juez, que advierte que 'Potros' podría evitar la acción de la justicia refugiándose en Francia, que se negó a entregarle por las dos causas por las que ahora se le encarcela.

"No puede obviarse que la organización terrorista ETA cuenta aún con activos personales y medios suficientes para procurar la huida y ocultación de sus miembros, tal y como se ha constatado en ocasiones anteriores", argumenta en un auto hecho público este martes.

El etarra, que fue excarcelado el pasado 4 de diciembre y ha permanecido 45 días en libertad, se ha negado a declarar en su comparecencia ante el magistrado que le ha informado sobre las dos causas por las que ha acordado su detención, un atentado en 1987 y un intento de asesinato en 1986, según han informado fuentes jurídicas. El miembro de ETA fue detenido este lunes en una operación conjunta de la Policía y la Guardia Civil, en su localidad de Lasarte (Guipúzcoa).

Andreu dispuso su encarcelamiento por un atentado cometido en Barcelona en 1987 contra una patrulla del Instituto Armado y por el intento de asesinato del fiscal general del Estado Luis Antonio Burón Barba en 1986.

El atentado de 1987 fue cometido por un comando de ETA mediante la colocación de un coche-bomba al paso de un vehículo oficial de la Guardia Civil en Barcelona. En él resultó asesinado Juan Fructuoso Gómez, que se encontraba en los alrededores del lugar en el que explosionó el coche-bomba y sufrieron heridas los guardias civiles ocupantes del vehículo, así como otras personas que estaban en las proximidades.

La otra causa investiga el atentado fallido en 1986 contra el entonces fiscal general del Estado Luis Antonio Burón Barba. La acción terrorista no llegó a producirse porque los integrantes del 'Comando Madrid' de ETA encargados de llevarlo a cabo, los etarras Idoia López Riaño, 'la Tigresa', y José Ignacio De Juana Chaos, "se quedaron dormidos" la mañana que se había fijado para materializar el asesinato.