Publicado: 21.02.2014 15:21 |Actualizado: 21.02.2014 15:21

La Justicia argentina pide la primera exhumación de una víctima del franquismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La jueza argentina María Servini de Cubría ha tomado una de las decisiones más significativas que podían esperar las víctimas del franquismo.  La magistrada ha enviado este jueves no uno, sino dos exhortos, para pedir la exhumación de una víctima de la guerra civil y para solicitar la toma del perfil genético de la familia, con el aviso de que quiere ser notificada un mes antes de que se concrete el desenterramiento a fin de viajar a España y estar presente.

"Líbrese exhorto diplomático al Titular del Juzgado Territorial, que por razones de turno corresponda, con jurisdicción en Guadalajara (...) a fin de solicitarle arbitre los medios necesarios para que en presencia de quien suscribe se proceda a la exhumación del cuerpo sin vida que se encontraría inhumado en la fosa n° 2, ubicada en el patio n° 4 del cementerio de Guadalajara, ocupando el penúltimo lugar, comenzando de arriba hacia abajo, o segundo lugar de abajo hacia arriba, de diecisiete cuerpos que se hallarían apilados en forma vertical", detalla en su pedido. La jueza ha dado a conocer la noticia de los exhortos  el mismo día que terminaban sus videoconferencias con algunas de ellas, quienes han acudido al consulado argentino de Madrid a lo largo de cuatro días para ofrecerle su testimonio.

"Hágase conocer al señor Juez exhortado que la fecha que se establezca para la realización de la exhumación deberá ser notificada a esta Judicatura con la antelación debida (mínimo un mes de anticipo), a efectos que esta Magistrada obtenga los pertinentes permisos y autorizaciones para constituirse en el país ibérico", avisa Servini en su documento. La magistrada se encarga de indicar en su exhorto cómo debe ser el procedimiento  de exhumación de Timoteo Mendieta, al punto de detallar el uso obligatorio de guantes y la esterilización del material quirúrgico. También explicita qué tipo de restos deben extraerse, y cómo deben ser trasladados y conservados.

La petición de exhumación es para Timoteo Mendieta Alcalá, uno de los 822 republicanos que fue asesinado y enterrado en el cementerio de Guadalajara entre 1939 y 1944, y cuyos restos se presume están enterrados en una fosa común. La jueza, además, ha solicitado una muestra de ADN de su hija, Asunción Mendieta, y de sus "hermanos con vida o fallecidos de la nombrada, y su abuela y abuelo paternos, a partir de la toma de muestras biológicas de aquellos".

La hija de Timoteo Mendieta fue una de las querellantes que en noviembre del año pasado  viajó en noviembre a Buenos Aires.  En ese viaje cumplió 88 años. "Le voy a pedir a la jueza que a ver si puede ser que lo saquemos, porque queremos darle un entierro digno", contaba a Público por entonces. En aquella ocasión, Ascensión relataba que su padre, presidente de la UGT en el municipio de Sacedón, había sido enterrado junto con otras 17 personas. "Lo  ejecutaron con 37 años y siete hijos", recordaba desde Argentina hace dos meses. "Cuando avisaron a mi madre, ya lo habían enterrado en una fosa común junto a otros 17".

"Esta decisión es muy significativa porque la jueza trata de dar respuesta al primer grupo de víctimas, los que están vinculados a la Guerra Civil", explica a este diario uno de los abogados argentino que lleva la causa, Máximo Castex.  "Es importantísimo porque este grupo de víctimas sólo tienen esta reparación.  En la mayoría de los casos, no hay ninguna persona a la que imputar, así que lo único que puede hacerse es restituir los restos de sus seres queridos". El letrado subraya que estos exhortos se hayan producido justo después de las declaraciones testimoniales.  "La jueza ha tomado una medida expeditiva para una persona que casi tiene 90 años. Ella misma lo dijo en su declaración:  que se han muerto sus hermanos, y que lo último que le quedaba, el único sueño que tenía, era ver cumplida esta cuestión, tener algún hueso, algún resto para darle digna sepultura".

Servini acude en ayuda de una mujer que hasta ahora había intentado dar infructuosamente con la localización exacta de la fosa común donde están los restos de su padre. Asunción llegó incluso a poner una placa en el cementerio, pero se la sacaron, y según contó a la magistrada durante su declaración en Buenos Aires, hasta intentaron impedir con vallas su acceso a la zona.

Estos son el tercer y cuarto exhorto que la magistrada envía a la Cancillería española para avanzar en la causa en la que investiga desde abril de 2010 los delitos de lesa humanidad de la dictadura franquista. La jueza todavía está a la espera de que España resuelva su petición de extradición del ex inspector Juan Antonio González Pacheco, 'Billy el Niño', y al ex guardia civil Jesús Muñecas Aguilar, reclamados por Servini desde septiembre de 2013.