Público
Público

Lluís Llach: “Somos el acta notarial del fracaso del Estado español”

El cantautaor retirado y actual diputado de Junts pel Sí desea "mucha suerte a la gente de Podemos en su intento de reforma del Estado" y dice que tratará de ayudarles tanto como pueda, pero desde fuera, porque no quiere que el precio sea "renegar de la libertad colectiva" de los catalanes.

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 14
Comentarios:
Lluís Llach

Lluís Llach durante la entrevista con Públic en el Parlament de Catalunya. FRANCESC PERIS

Dejó la profesión de músico hace ya diez años, pero algunas de sus piezas se cantan y escuchan a hoy menudo en actos masivos o de gran impacto social y político.

En Madrid, la gente de Podemos eligió otra vez l'Estaca' para dar por concluída su reciente Asamblea Ciudadana.

En Barcelona, el pasado jueves, el propio Lluís Llach rindió homenaje, con su canto a la 'Vida', a la que fue presidenta de Òmnium Cultural y diputada en el Parlament de Catalunya, la fallecida Muriel Casals.

Y unos días antes, en un Palau Sant Jordi lleno a rebosar, hizo otra excepción. Subió de nuevo a un escenario para agregar su voz al grito de solidaridad con los refugiados. Cantó con Manolo García 'Venim del nord venim del sud' y emocionó de nuevo, con las 'Corrandes de l'exili,' a miles de personas que expresaban, "ante la ineficacia de los gobiernos europeos", la voluntad de acoger, en 'nuestra casa'.

"Son refugiados, no hay excusa"

"La vergüenza de ver el sufrimiento de la gente y la incapacidad de reaccionar, no sé ... te lleva a unas imágenes que recuerdan tiempos precedentes espantosos". "Europa como proyecto económico está fracasando, pero como proyecto político, social y cultural es un desbarajuste absoluto". "Ahí están las necesidades perentorias de miles de personas, que son refugiados y no hay excusa", dice este músico retirado, que es consciente de que conserva una tremenda capacidad de convocatoria y espera que la gente "tenga la inteligencia, la generosidad o la condescendencia" para entender que si va a un concierto es "sólo para ayudar ".

"Me gustaría decir que los exiliados económicos también son refugiados. Estamos transgrediendo todas las leyes que nosotros mismos habíamos dictado para hacer una humanidad más digna ".

"Estamos transgrediendo todas las leyes que nosotros mismos habíamos dictado para hacer una humanidad más digna"

Lluís Llach nos atiende durante un largo rato y hablamos con él de música y de política.

De política, porque es un diputado en el Parlament, que se expresa, según dice, desde "el optimismo de cantante de protesta de izquierdas, venido a menos".
Y respecto a la música, cuesta creerlo, pero asegura que no mantiene ninguna relación. Ni siquiera como compositor. ¿Por qué motivo?

Vivir de otra manera

Motivos tiene unos cuantos: "Quiero vivir. Y por lo tanto no quiero perder el tiempo en encontrar explicaciones. Quizá porque me estuve preparando cinco años para dejarlo. No me creía nadie pero yo avisé públicamente, que en cinco años lo dejaría. Pensé que a partir de los 60 no quería vivir como una locomotora, que sólo había tenido un modo de vida, un trabajo, y que quería ensanchar ... quería poder vivir de otra manera, inventarme otra manera de vivir . Y entonces supongo que cuando hice el último gesto, que fue en Verges, les pedí que montaran la última procesión, con algo ... pero ya no me pongo nunca al piano, y los tengo repartidos por todos los sitios de donde vivo, porque antes lo necesitaba. No canto ni cuando me baño ". "Hace diez años que no ejercito y por eso me cuesta tanto decir que sí y sé que profesionalmente debería decir que no siempre, porque tengo la musculatura totalmente atrofiada".

¿Por qué dejó de ser músico?

"Diputado transitorio"

Es obvio que la música y los poemas de Lluís Llach han sido asumidos por buena parte de la sociedad catalana como una referencia ideológica, en relación a la propia tierra, las costumbres, la historia, la política, las relaciones afectivas ... Sólo insinuarle este tema pone especial interés en aclarar la percepción que tiene personalmente de este fenómeno:

"A mí eso siempre me ha sorprendido, porque no había ninguna voluntad de prédica, al menos consciente. Si yo me ponía a componer a la una de la noche, normalmente muy tarde, en un piano, y me salía una melodía que normalmente me emocionaba, si no ni lo cogía ... era un productor de melodías ... cuando alguna me cogía intentaba normalmente poner el texto encima ... o sea que fíjate tú ya que no es la idea que se quiere proyectar, fuera de algunas excepciones, como el 'Campanades a mort', y era por una especie de necesidad de respuesta personal". "Si yo llego de Paris, después de cinco años de estar fuera. Y cuando vuelvo se me convierte en un ... bueno, aquellos recitales de enero del 76, con toda la clase política, etc ... y a mí todo esto me sobrepasaba, por preparación, por procedencia, incluso ideológica, por muchas cosas. Lo único que sí acepto como un don es haber podido asumirlo sin hacer disparates gordos". "Partía de la base sólo de la propia credibilidad en mí mismo, que ya es mucha pedantería". Se ve a sí mismo, explica riendo, como "un espectador". "Cuando tú me hablas de ese Lluís Llach, seguramente por él estoy aquí, convivo con ello... pero a pesar de convivir, cuando me hablan de ese personaje es como si estuviera ahí detrás".

Ahora dedica mucho tiempo a su trabajo como parlamentario, pero asegura que no se volverá a presentar a las elecciones: "¿Verdad que dicen que hay una ley de transitoriedad jurídica? Yo soy un diputado transitorio. Absolutamente".

La política, piensa, "es una profesión muy difícil, porque todo lo que conlleva éxito, poder, etc es difícil de gestionar".

"Uno de los grandes males de la izquierda es que es incapaz de renunciar a idolatrías, satisfacciones, purezas..."

"Yo intento ser izquierdista", aclara, "porque entiendo que ser de izquierdas es un intento perpetuo, perenne ... y no es una etiqueta que te la colocas ya vivir, yo diría que uno de los grandes males de la izquierda es que precisamente es incapaz muy a menudo, de renunciar a idolatrías, satisfacciones, purezas ... "

¿Y qué significa ser de izquierdas? Llach es consciente de que forma parte de una experiencia con partidos que "han participado del poder, como por ejemplo ERC, o como la antigua Convergència, ahora PDeCAT, que son un poco representantes del sistema político".

Él, que apoyó en su día a Nacionalistes d'Esquerra, y en un momento dado a Pasqual Maragall, niega haber evolucionado hacia la derecha.

¿Con qué partido se identifica?

¿De izquierdas y en Junts pel Sí?

"Supongo que cuando uno se mira al espejo, quiere estar de acuerdo con lo que ve. Sigo siendo una persona de principios bastante izquierdistas. Yo diría que muy izquierdistas. Yo me siento muy cómodo con cosas que dice la CUP, por ejemplo. muy cómodo con cosas que dicen els Comuns. y me siento muy cómodo en estos momentos, haciendo lo que hago, con el PDeCat y con ERC y, con MAS y con Demòcrates, que pobrecitos siempre nos los dejamos y son importantes, porque en este momento, para mí, hay un objetivo prioritario que es el que abre la puerta a todas las posibilidades de luz que debe entrar, y si no abro esta puerta, estamos a oscuras ".

En estos momentos, para los independentistas, el objetivo central es el referéndum, que debería hacer posible la declaración de independencia. El Estado, según Lluís Llach, si quiere detener el proceso, sólo tiene una herramienta, que es la propia consulta y "jugar fuerte, como hizo Inglaterra respecto Escocia".

La incógnita del "gran disparate"

No descarta un "gesto desmesurado por parte del Estado" para impedir el referéndum.

"Nosotros, escucha, los 72 diputados independentistas de este Parlamento estamos determinados a hacerlo, y no hay duda, en el mes de septiembre. Si el Estado español comete un disparate más grande de la cuenta que nos obliga a adelantarlo, se puede contemplar, y evidentemente hay un poco de preparación para todo esto, pero nuestro objetivo es hacer un referéndum en el mes de septiembre, con el máximo de reconocimiento internacional posible", insiste. Está convencido de que el movimiento por la independencia no se puede detener y que "por eso el Estado está tan nervioso". "Si a estos dos millones y pico de personas añades el 30 por ciento que hay dentro del 'colauismo' y que podría votar que sí, ¿cómo lo frenas eso?", se pregunta.

Si el Estado hace "un gesto desmesurado para impedirlo, allá él", advierte. "Que lo midan muy bien".

¿Habrá referendum? ¿Seguro?

"El referéndum, para nosotros, no ha representado ni 'así' de vuelta atrás", dice juntando los dedos y con especial énfasis cuando se le sugiere que, después del 9-N y de las elecciones 'plebiscitarias', que ya habrían legitimado el camino hacia la independencia, el referéndum se puede interpretar como un paso atrás. "Es una mejora", asegura, "hacemos la hoja de ruta que queríamos hacer mejorada con un referéndum. Si no se entiende así, la gente se equivoca".

Llach es de los que desconfía de cualquier posibildad de diálogo para encontrar "una salida constitucionalista", pero desea "mucha suerte a la gente de Podemos en su intento de reforma del Estado": "Espero que la gente de Podemos de aquí , en coherencia con sus ideas, encuentre un terreno de participación, más que de confrontación ".

"El Estado español del que yo quiero huir necesita un replanteamiento absoluto"

"El Estado español del que yo quiero huir necesita un replanteamiento absoluto. Es un Estado fracasado. Nosotros, en Catalunya, y por eso resulta tan difícil de aceptar en España, somos el acta notarial del fracaso del Estado español como proyecto de futuro de la generación del 78. El acta notarial. y es eso que se les hace insoportable, y por eso les deseo mucha suerte y espero que lo sepan hacer. es difícil. es difícil incluso institucionalizarse para cambiar las instituciones, cuando éstas están tan pervertidas. Es muy difícil ", añade casi por sí mismo. "Ahora digamos que, conmigo, que no cuenten. Que cuenten sólo desde fuera. Si somos un país soberano, yo trataré de ayudarles tanto como pueda, pero lo que no quiero, porque ha sido una operación fracasada durante tantas veces, es que el precio del intento sea renegar de nuestra propia libertad colectiva como catalanes ".

El Estado español, según él, sólo puede hacer un ejercicio democrático en relación a Catalunya si se ha producido "una convulsión casi revolucionaria de su concepción de la política y de la organización estatal".

Catalunya, España y Podemos

Lluís Llach confiesa que es "un observador entusiasta de Podemos". "Si yo fuera español de Valladolid votaría Podemos. No puedo decir lo mismo de Podem -precisa- porqué para mí, y esto es muy personal, el desencallamiento de la situación política en la que estamos solo puede venir con la posesión de las herramientas". Y de 'Els Comuns' dice que le parecen "una gente muy interesante".

"Llenan un espacio que en estos momentos sólo ocupan ellos. Ahora ellos tienen que resolver también su ubicación en varios frentes, en la izquierda, en Catalunya y España, y supongo que en estos 4 o 5 meses que se han dado encontrarán una manera de poderlo gestionar bien, porque yo creo que es un movimiento muy interesante, mucho, y además con el que coincido en muchos de sus principios. Ellos son republicanos, yo también. Ellos están por las soberanías, yo también. Separación ... bien, diría que yo no creo en las soberanías con 's' sin la soberanía que pueda hacerlas funcionar. No creo, y por tanto ... pero esto es puntual. Esto qué quiere decir, que el camino podemos hacer mucho juntos, mucho ".

Tampoco oculta su admiración por la voluntad de "servicio" de Ada Colau:

"Es de esas personas que además, perdón, quizás estoy influenciado por mi homosexualidad, pero yo cuando veo una mujer que hace política la miro de una manera diferente. Y Ada Colau ha hecho un camino muy curioso, tiene una sensibilidad también curiosa y creo que tiene una ambición curiosa también ".

Ada Colau y "Els Comuns"

El "servicio a la ciudadanía", desde la izquierda, sólo se puede realizar "si tienes las herramientas para poder hacerlo", dice, y lanza una crítica contra quien mira desde lejos el proceso soberanista: "Por decirlo de alguna manera, en este país nadie es más antipujolista que yo, pero a mí me avergonzaría utilizar el antipujolismo para esconder mi falta de compromiso con el país y ser de izquierdas, y eso hay mucha gente que lo hace ".

Llach, es evidente, desea un acercamiento entre las fuerzas que se declaran soberanistas, y que apoyan el Pacto Nacional por el Referéndum, pero que mantienen serias diiscrepàncies ideológicas. "Lo digo sinceramente. Ni la CUP ni los 'colauistas' ni nadie que tenga algo de interés en que las cosas vayan bien son mis adversarios", insiste durante la conversación con Públic. Le parece que este pacto, "aunque lo hagamos navegar, pobre, con temporal de fuerza 8, es un buen ejemplo de la voluntad de hacer" camino juntos ", incluso admitiendo la divergencia". Reconoce la dificultad, "porque venimos de una praxis política cainita", pero ante el interrogante sobre qué pueden hacer los suyos para ensanchar el número de gente que los apoya, elige seriamente una expresión del todo afectiva, que recuerda más de una de sus canciones: "quererlos" (estimar-los).

Referentes musicales

Durante la conversación, le pedimos que nos diga, entre las piezas que compuso, cuál es hoy su pieza preferida, y dice: "Las canciones que corresponden más a mi manera de pensar, y no sólo ética sino también a menudo estética, son las que se encuentran más cercanas, y por tanto, canciones que están muy cerca y que no están en el imaginario de la gente, porque son canciones que ni yo mismo he podido cantar durante mucho tiempo, muy poco ".

"Es verdad que lo que me diga la canción a nivel racional es importante, pero yo con la canción me abro a todos los códigos no identificables. Yo siempre he pensado que la canción tiene diferentes maneras de comunicarse y que tiene su lado racional y el lado irracional y es precisamente esto lo que la hace atractiva ", explica. "Ahora si me dices: ¿qué canción escucharías? Pues yo creo que cogería, creo que era del disco 'Geografía' y, no sé porque fue, cogí una canción hacía muchos años que se llamaba 'Som tu i jo', que era vieja, ¿eh? e hice una versión muy simple y cuando la canto digo, aquí estás". Y señala, alguna otra canción que califica de "muy intimista", que dice que no cantó casi nunca: 'Amor t'estimo i tant t'estimo'.

Agradece a la gente que usa canciones suyas por los motivos personales que sea, como 'Un núvol blanc', que compuso "por pura necesidad", un año después de la muerte de su madre, durante el cual dice que "fue incapaz de componer una nota".

Piensa, por otra parte, que hizo cosas que ahora, pasado el tiempo, no se explica. "Quizás en vez de creatividad deberíamos decir desahogo", dice refiriéndose a su respuesta a los asesinatos de Vitoria del año 76, 'Campanades a mort'. "Como que tengo suficientes conocimientos musicales, sabía que estaba haciendo una pedantería, estaba intentando hacer un réquiem, en un contexto musical totalmente diverso".

Lluís Llach en entrevista

Entrevista con Lluís Llach en el Parlament

El cantautor retirado, tiene muy claros, por otra parte, cuáles son y han sido sus referentes musicales en el ámbito de la canción.

"Yo no entendía el inglés, pero a mí la música que siempre me ha gustado es la que viene del gospel, el blues americano. Por decírtelo de alguna manera, a mí, escuchar a Ray Charles o a Mahalia Jackson, desde pequeño, me hacía llorar, sin saber porqué ", reconoce, pero a un nivel más racional habla con convicción de la canción francesa y más en concreto de "dos monstruos": Jacques Brel y Leo Ferré. "Representan divergencias dentro de la canción francesa, pero a mí me enamoran los dos. Brel, además, casi nunca falla ni una, sólo que cuando Ferré acierta, cuando acierta ... entonces no hay nadie ", dice riendo. "Es que la producción de la canción francesa es irrepetible".

También tiene referentes Llach entre músicos actuales, como Rufus o Damien Rice, pero la música que le gusta más en realidad es la clásica.

¿Alguna referencia entre los clásicos?

"Sí, Shostakovich. Lo descubrí un poco tarde y quizá por eso me mantiene. Yo tenía una formación totalmente clásica y de repente el Shostakovich ... lo encuentro fastuoso".