Publicado: 11.02.2016 14:14 |Actualizado: 11.02.2016 15:43

Mariano Rajoy asegura que no sabe muy bien a qué va a reunirse mañana con Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones considera que lo mejor para el país es un Gobierno presidido por él junto al PSOE y Ciudadanos y que la alternativa “radical” es “lo peor que le puede pasar a los españoles”

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los periodistas tras su reunión con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. REUTERS/Susana Vera

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los periodistas tras su reunión con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. REUTERS/Susana Vera

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha confesado ante los periodistas este jueves que no sabe “muy bien” a qué va mañana a la reunión con el candidato a la investidura a presidir el Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez. Rajoy ha hecho esta consideración tras mantener un encuentro de más de hora y media esta mañana con Albert Rivera, el dirigente de Ciudadanos, en el Congreso de los Diputados.

El líder conservador ha sostenido en su entrevista con Rivera que la única opción para garantizar el crecimiento económico de España y la creación de empleo es la que pasa por un Gobierno entre el PP, PSOE y Ciudadanos presidido por él mismo. “La alternativa radical es lo peor que le puede pasar a los españoles y a España”, ha sentenciado.



Sin embargo, se ha referido a Pedro Sánchez en todo momento en un tono displicente hasta el punto de que, ha dicho, que asiste al encuentro con el aspirante socialista por no adoptar la misma actitud que Sánchez “al negarse siquiera a hablar conmigo” antes de recibir el encargo del rey. En esa línea ha explicado que no sabía a ciencia cierta a qué iba a la reunión, prevista para mañana viernes por la tarde en sede parlamentaria.

Cinco propuesta para el acuerdo

Rajoy, que ha entregado un documento de 18 páginas a Rivera, ha confesado que también se lo ha enviado hoy mismo a Sánchez “para que no se entere por la prensa, no como hizo él con su documento que no nos lo mandó, aunque me lo pasó uno de ustedes (en referencia a los periodistas)”. “No sé muy bien a qué voy porque no me va a pedir que le apoye en la investidura”, ha afirmado en un tono ligeramente irónico.

Esa posición contrasta con su tesis expuesta un momento antes al reclamar del PSOE y de su líder la participación en un Gobierno con Ciudadanos presidido por él mismo. “Nos unen las cuestiones principales que importan a los españoles, como la unidad de España, la estabilidad para garantizar el crecimiento y la creación de empleo y la identificación con el proyecto de la Unión Europea y el euro. Eso supone el respaldo de 255 estable de escaños”, ha exclamado en más de una ocasión.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a su llegada a la reunión que han mantenido hoy en el Congreso.- EFE

El presidente del Gobierno en funciones ha entregado a Rivera lo que ha denominado “cinco acuerdos para el consenso” sobre, ha asegurado, “hay muchas coincidencias” con los planteamientos que le ha formulado su interlocutor, Albert Rivera. Ambos dirigentes han acordado que representantes de las dos formaciones se reunirán el martes, aunque no ha concretado si el objetivo es para negociar en concreto un acuerdo de Gobierno para el futuro.

Durante toda su comparecencia Rajoy se ha presentado como si fuese a ser él quien tuviese el encargo de someterse a la investidura ante el congreso de los Diputados y, en consecuencia, ha repetido varias veces que una alianza de Sánchez con Podemos y el respaldo “de los independentistas” no garantiza “la estabilidad que necesitan los españoles y tendrá problemas con Europa”.

Frente a esa posición, Rajoy ha relatado una y otra vez las virtudes de su versión de la alianza tripartita para asegurar la gobernabilidad., siempre en torno a su documento de cinco objetivos que se desglosan en lo que ha denominado “cinco grandes pactos”: por el crecimiento y el empleo, reforma fiscal y de financiación de las Comunidades Autónomas, reforzamiento del Estado del Bienestar, la Educación y, finalmente, sobre el fortalecimiento institucional.

En ese punto ha mencionado de pasada medidas para recuperar la credibilidad de las instituciones “muy deterioradas entre los ciudadanos”, entre las que ha citado la lucha contra la corrupción, aunque sin hacer mención a la situación que atraviesa su partido en Valencia y la comprometida situación de la senadora Rita Barberá, acosada por los casos de corrupción durante su etapa de 24 años al frente del ayuntamiento de la ciudad mediterránea.

Los casos de corrupción del PP

“En ningún momento”, ha contestado al ser preguntado si consideraba que el caso de Barberá mermaba sus posibilidades de ser propuesto por el jefe del Estado para una investidura en el caso de que la opción de Sanchez fracase. Tan solo ha apuntado, como viene haciendo en sus últimas comparecencias, que su Gobierno “ha tomado muchas medidas, más que nadie, para combatir la corrupción”.

Ante una pregunta sobre Barberá, Rajoy responde que él “ha tomado muchas medidas, más que nadie, contra la corrupción”

La defensa de la unidad nacional, que Rajoyconsidera uno de los puntos de coincidencia con el PSOE y Ciudadanos en unos momentos en que está “amenazada”, no merece una reforma constitucional. “En el documento (del PP) no hablo de una reforma de la Constitución en esta legislatura. Lo que corresponde en estos momentos es comprometerse con la Constitución”, ha sentenciado. Pero una vez dicho eso ha añadido: “Yo lo que sí estoy dispuesto es a estudiar propuestas de otros”.

Sobre el encuentro con Rivera ha afirmado que ha sido “cordial, ha ido bien, con puntos de acuerdo. Nos hemos intercambiado los papeles e ideas”, aunque no ha concretado en qué términos ha habido sintonía o coincidencias. Tan solo a preguntas de los periodistas ha admitido, con matices, que no descarta solicitar a Bruselas la aplicación de criterios de flexibilidad para cumplir las exigencias de comunitarias del déficit por debajo del 3%. “Nosotros hemos cumplido, pero siempre es mejor hacerlo en dos años que en uno. Pero tampoco conviene ir moviéndolo por ahí”.

Ha negado que Rivera le haya pedido que se aparte como candidato del PP para recibir el respaldo de Ciudadanos en el caso de que Sánchez fracase en su investidura. Tampoco lo contrario: “No le he pedido su apoyo porque yo no me estoy presentando ahora”, ha explicado en respuesta a preguntas de los periodistas .