Publicado: 01.12.2015 22:22 |Actualizado: 01.12.2015 23:15

Más allá de Artur Mas: los otros desacuerdos entre JxSí y la CUP

Las conversaciones entre las dos candidaturas independentistas muestran posiciones muy alejadas en cuestiones claves, especialmente en todo aquello vinculado a la paralización de las privatizaciones que se han planteado los últimos años

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Antonio Baños y Artur Mas

Antonio Baños, con Artur Mas y otros diputados de Junts pel Sí./ EFE

BARCELONA.- El desacuerdo sobre quién debe presidir el gobierno de la Generalitat de Catalunya está acaparando la atención mediática de las negociaciones entre Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, pero las conversaciones entre las dos candidaturas independentistas están abordando muchas otras cuestiones en las que el pacto tampoco está, ni mucho menos, cerrado. Hasta el momento las posiciones más enfrentadas —dejando a un lado el rechazo de la CUP a investir a Artur Mas como presidente catalán— se dan en algunos apartados del plan de choque que suponen una clara enmienda a las políticas aplicadas por CDC desde el gobierno en los últimos cinco años. Y precisamente el sector más liberal de la formación de Mas, representado entre otros por los consellers Andreu Mas-Colell y Felip Puig, ha protagonizado algunas de las críticas más grandes a las demandas de los anticapitalistas.

Las conversaciones entre JxSí —la coalición electoral de CDC y ERC— y la CUP se reparten en distintas mesas de negociación y, por ejemplo, en la mesa plenaria se alcanzó un acuerdo para sacar adelante la declaración de ruptura independentista que aprobó el Parlament el pasado 9 de noviembre. Con todo, la CUP ha discrepado de la decisión del gobierno catalán en funciones de presentar alegaciones a la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de suspender la resolución, con el argumento que la declaración habla justamente de no aceptar las decisiones del tribunal.



La mesa sobre el plan de choque suma numerosas reuniones, en las que se han podido alcanzar algunos acuerdos entre las dos partes, a la vez que han servido para constatar las líneas rojas de ambas formaciones. El pasado 12 de noviembre, la CUP dio a conocer sus condiciones mínimas para alcanzar un pacto con JxSí, a través del documento I ara què? Fil a l'agulla (¿Y ahora qué? Manos a la obra), que detalla 39 medidas del plan de choque social y la paralización de 14 procesos de privatización. Las fuentes consultadas por Público subrayan que los avances son lentos y hasta ahora apenas se puede confirmar un entendimiento en algunas cuestiones como aumentar las becas comedor, la aplicación del decreto de pobreza energética aprobado por el Parlament y garantizar el acceso a la salud a todos los residentes de Catalunya. A medio plazo se ve posible alcanzar un acuerdo en temas como la aprobación de una renda garantida de ciudadanía y la reducción de las listas de espera sanitaria.

En cambio, el desacuerdo es grande en lo referente a paralizar o revertir los procesos de privatización planteados durante los últimos años. Así lo han confirmado varios diputados de la CUP tras la jornada de debate nacional que celebró la formación el domingo y que, entre otras cosas, sirvió para reafirmar el no a la investidura de Artur Mas. En una entrevista en Catalunya Ràdio, la diputada Anna Gabriel denunció que Junts pel Sí pone “muchas líneas rojas que para nosotros son esenciales para abrir un debate”. A pesar de que hay algún acuerdo cerrado, Gabriel manifestó que no se ha concretado el plan de choque porque “se ha supeditado a la aprobación de unos presupuestos”, algo que no es posible sin la conformación de un nuevo gobierno.

Además, la diputada lamentó las “dificultades” para hablar sobre la reversión de las privatizaciones, citando el caso concreto de la empresa Aigüest Ter-Llobregat (ATLL) y también habló de las claras diferencias “ideológicas” que llegan al extremo de que JxSí, a diferencia de la CUP, no considera como privatización la creación del Consorcio Sanitario de Lleida. Por otro lado, la revisión de las subvenciones a las escuelas privadas es algo que tampoco está encima de la mesa para la coalición encabezada por Artur Mas.

Diferencias sobre BCN World

En una entrevista con el portal Nació Digital, el diputado por Tarragona de la formación de la izquierda independentista, Sergi Saladié, lamentaba que Junts pel Sí no está concretando si acepta propuestas que forman parte de su propio programa electoral. Otro punto de discrepancia es la retirada del proyecto de BCN World, que plantea levantar varios casinos en unos terrenos propiedad de La Caixa al lado de Port Aventura, en Tarragona.

El conseller de Empresa en funciones, Felip Puig, ha sido uno de los que se ha opuesto a la retirada de este proyecto y que pide no aceptar que la CUP marque el programa socio-económico del futuro gobierno de JxSí, siempre que se llega a constituir. En la misma línea se ha posicionado Mas-Colell, representante del sector más liberal de Convergència, y claramente refractario a que el sector público gane peso. Se da la circunstancia que tanto Puig como Mas-Colell viven su última etapa como miembros del gobierno, ya que no continuarían en el cargo en un futuro ejecutivo.

Ciertos avances sobre el proceso constituyente

Mucho menos intensa ha sido la actividad de la mesa encargada de abordar el inicio de un proceso constituyente, que apenas ha realizado tres encuentros hasta el momento. De hecho, algunas fuentes consultadas hablan de la fase actual como de “pre-proceso constituyente”, en la que sí hay acuerdo para intentar conseguir una gran participación ciudadana en la definición de la futura Constitución catalana y se debate como intentar llegar al máximo de población posible, así como intentar seducir a los votantes de Catalunya Sí Que es Pot, formación que sí apoya un proceso constituyente catalán, pero no la independencia.

Y, finalmente, en lo referente a quién debe encabezar el futuro gobierno ni tan siquiera hay acuerdo en el relato. Este domingo, la CUP hizo públicas las cinco alternativas que ha planteado para que Mas no sea presidente y aseguró que JxSí no se ha movido de su posición inicial de establecer como única opción que siga al frente del gobierno el líder de CDC. Pero Raül Romeva, cabeza de lista de la coalición en las elecciones del 27-S, afirmó que era “falso” que no se hubieran movido y lamentó que el debate de la CUP en Manresa no abordara la posibilidad del consejo de la presidencia, que tendría Mas al frente y del que también formarían parte él mismo, la convergente Neus Munté y el republicano Oriol Junqueras. Este mismo martes Romeva se ha autodescartado como candidato a la presidencia y ha asegurado que no hay ninguna alternativa que sume más apoyos que Artur Mas.

Sea como sea, para cerrar un pacto que se antoja complicado ahora mismo hará falta avanzar mucho en cuestiones que van mucho más lejos que la presidencia. De momento, el acuerdo sigue lejos.