Publicado: 13.09.2016 09:15 |Actualizado: 13.09.2016 19:09

Matas admite que recibió instrucciones del PP para adjudicar la mayor obra pública de Baleares

Pacta con la Fiscalía confesar casi todos sus delitos a cambio de no ir a la cárcel. Entre ellos, que Génova le ordenó amañar el contrato del Hospital Son Espases en favor de OHL.

Publicidad
Media: 5
Votos: 9
Comentarios:
El expresidente balear Jaume Matas a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), donde declara en la cuarta jornada del juicio por el caso Nóos. EFE/Cati Cladera

El expresidente balear Jaume Matas a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), donde declara en la cuarta jornada del juicio por el caso Nóos. EFE/Cati Cladera

MADRID.- El expresidente de Baleares y exministro popular Jaume Matas ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para admitir que cometió casi todos los delitos que se le imputan a cambio de no entrar en prisión, según informa El Mundo.

Matas, que se encuentra en prisión en la cárcel de Segovia condenado por un delito de tráfico de influencias, habría llegado a un acuerdo con el ministerio público tras dos años de negociaciones.

Matas está dispuesto a admitir que recibió instrucciones en un sobre, que le fue entregado en la sede nacional del PP de la calle Génova de Madrid, para amañar la adjudicación de la mayor obra pública de Baleares en favor de OHL: la construcción del Hospital Son Espases.



Matas asegura que habría sido el ex tesorero nacional Álvaro Lapuerta quien le transmitió el interés del partido por que el concurso se lo llevara la constructora de Juan Miguel Villar Mir y le dio un sobre con instrucciones.

Este testimonio se vincula con el del extesorero del PP Luis Bárcenas, que ha reconocido en la Audiencia Nacional que Villar Mir era uno de los grandes financiadores del partido.

En su confesión, el exministro admitiría que adoptó otras decisiones administrativas injustas, como la adjudicación del velódromo Palma Arena.

El pacto conlleva la condición de que se quede fuera el caso de su palacete de Palma por el que está acusado de cohecho y blanqueo pero que él sostiene que la reforma la pagó con dinero negro de su familia. También quedaría fuera el presunto enriquecimiento ilícito del exlíder popular.

Matas adquirió un piso de más de 500 metros cuadrados en pleno casco antiguo de Palma, valorado por Hacienda en 2,5 millones de euros. Matas insiste que su dinero negro procedía de rentas no declaradas de una zapatería familiar, y no del cobro de comisiones ilegales, como apunta la investigación.