Publicado: 29.07.2015 18:20 |Actualizado: 30.07.2015 10:39

Las autonomías se rebelan contra Montoro por el "injusto" objetivo de déficit

El Gobierno ha fijado este miércoles el objetivo de déficit para las comunidades autónomas en el 0,3% del PIB para 2016, con el rechazo de diez de ellas y el apoyo de las cinco autonomías gobernadas por el PP, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Congreso. / PACO CAMPOS (EFE)

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Congreso. / PACO CAMPOS (EFE)

MADRID.- Todas las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, además de Catalunya, Canarias y Cantabria, reclamarán este miércoles al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, más flexibilidad en los objetivos de déficit para los próximos años, pues consideran "injusto" que las regiones asuman la mayor parte del ajuste.

Ese es el mensaje que han trasladado la mayor parte de los responsables de Hacienda de las comunidades autónomas a su llegada al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en el que se debatían los objetivos de déficit para el período 2016-2018.

Las comunidades que no están gobernadas por el PP cuestionan que el Ejecutivo se conceda un margen mucho mayor de déficit (un 2,2% del PIB en 2016) que el que otorga a las comunidades autónomas (un 0,3 % ese año), cuando la mayor parte de los servicios públicos esenciales son competencia de las autonomías.



Poco antes de terminar el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que preside el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, la consejera del ramo de Castilla y León, Pilar Del Olmo, ha informado de que se ha aprobado el objetivo de déficit y deuda del O,3 por ciento.

La consejera se ha mostrado totalmente de acuerdo de que el reparto sea igual para todas las comunidades y que no haya objetivos de déficit asimétricos, por lo que su postura ha sido favorable al Gobierno, a pesar de que en el anterior CPFF se abstuvo porque pedía una mayor flexibilidad y que en lugar del 0,3 fuera del 0,5 por ciento.

En cuanto al incremento de la financiación de las autonomías, Del Olmo ha señalado que "en el global, entre las entregas a cuenta del modelo y los ahorros de los intereses que se va a producir en el caso de las comunidades que han acudido al FLA o la facilidad financiera, son en total 10.000 millones de euros".

Al respecto, la consejera ha puntualizado que no todas las comunidades han disfrutado de igual manera de esos mecanismos adicionales de financiación y por lo tanto del mismo ahorro de intereses, por lo que hay comunidades que se ahorran en 2016 hasta 2.000 millones de euros y otras como la suya que se van a ahorrar poco más de 20

"Plantear a las comunidades un objetivo de déficit de un 0,3 % no es justo. Es manifiestamente injusto y además es imposible", ha resumido el consejero aragonés, Fernando Gimeno, quien será propuesto por sus compañeros socialistas para ser vicepresidente del CPFF.

Montoro ha aprovechado para reclamar un nuevo sistema de financiación autonómica y ha recalcado que el incremento de las entregas a cuenta por parte del Estado para 2016 no es fruto de la generosidad del Ministerio, sino de la liquidación positiva del año 2014.

Los únicos consejeros que han mostrado su apoyo a las tesis del Ministerio han sido los de Castilla y León, Murcia y La Rioja.

La responsable de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero, ha acusado al Gobierno central de cargar la mayor parte del esfuerzo en las administraciones responsables de la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Un mensaje en el que ha coincidido con el conseller valenciano, Vicent Soler, quien ha advertido de que es imposible cumplir el 0,3 % porque los gastos en sanidad, educación y servicios sociales "son inflexibles".

El consejero castellanomanchego, Alfonso Ruiz Molina, ha insistido en la necesidad de cambiar los términos del reparto entre el Gobierno y las autonomías, si bien se ha negado a aceptar una distribución asimétrica entre las comunidades.

Por el contrario, la responsable de Hacienda de Extremadura, Pilar Blanco-Morales, ha pedido un estudio serio sobre el déficit asimétrico y ha criticado la opacidad del sistema actual. La consejera se ha mostrado partidaria de suavizar los plazos establecidos para alcanzar la estabilidad presupuestaria.

Asimismo, la consejera canaria, Rosa Dávila, ha pedido al Ministerio -desde la "autoridad moral" que da haber cumplido los objetivos de estabilidad, según ha dicho- que "no sea injusto" en el reparto de los objetivos.

También el cántabro, Juan José Sota, ha insistido en que "debería haber un alivio" para las comunidades autónomas y ha recalcado que son ellas quienes prestan la mayor parte de los servicios.

Mas-Colell: "No reduciremos más el gasto"

El conseller de Economía de Catalunya, Andreu Mas-Colell, afirmó que el Estado pretende obligar Catalunya a recortar 1.500 millones de euros en 2016: "Con la previsión de ingresos que tenemos para el año próximo y el objetivo del déficit que nos imponen del 0,3%, tendríamos que recortar alrededor de 1.500 millones y no lo haremos. No reduciremos más el gasto".

El consejero ha reprochado al ministerio de Hacienda la manera en la que distribuye el objetivo de déficit global entre los diferentes niveles de administración y ha afirmado que el Estado impone los objetivos de déficit guardándose un margen para la Administración central y que "no le importa si las comunidades cumplen".

En este sentido, Mas-Colell ha insistido en que la cuestión de fondo es la distribución vertical del déficit entre la Administración central y las comunidades y no una batalla entre regiones. Por eso, se ha mostrado en contra de objetivos asimétricos entre autonomías.