Publicado: 09.07.2014 11:06 |Actualizado: 09.07.2014 11:06

Montoro asegura que recorta sin olvidarse "de la cohesión social"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha defendido que la reducción del déficit público en España se ha realizado sin reducir el conjunto de los gastos sociales de las Administraciones Públicas, que incluso han crecido. "Estamos haciendo una reducción del gasto claramente solidaria, sin olvidarnos de la cohesión social", ha afirmado.

Durante el debate en el pleno del Senado del techo de gasto para 2015 y de los objetivos de déficit público para el trienio 2015-2017, Montoro ha asegurado que el gasto que las Administraciones Públicas destinan a pensiones, desempleo, educación o sanidad ha pasado de 184.560 millones de euros en 2011 a los 186.000 millones previstos en 2014. Según ha dicho, la corrección del desequilibrio presupuestario ha sido una de las claves, junto con las reformas estructurales, que han propiciado la recuperación económica actual y que el Gobierno ya pronosticaba hace un año.

Ha explicado que los crecimientos económicos son todavía "modestos", aunque todo apunta a que el avance del PIB en el segundo trimestre podría haber sido "algo mayor" al del primero (0,4 %), lo que significaría que la economía española estaría creciendo a tasas interanuales del 1,4 o el 1,5 %.

"No nos equivocábamos ni pecábamos de exceso de optimismo cuando decíamos (hace un año) que estábamos sentando las bases del crecimiento", ha afirmado Montoro, que ha asegurado que gracias a las reformas del Gobierno hoy esta ocurriendo "algo inédito" en la historia de España, que ahora es capaz de crear empleo con crecimientos inferiores al 2 %.

"No digan que la gente no está participando de la recuperación económica" "Hoy en España se está creciendo, aunque algún grupo dirá aquí que es mentira. No digan que la gente no está participando de la recuperación económica", ha pedido Montoro, que ha reconocido que hay personas que lo están pasando mal, pero que otras ya están encontrando empleo o aumentado su consumo o tomando decisiones de inversión en las empresas. Al respecto, ha incidido en que el esfuerzo realizado por la ciudadanía durante la crisis se verá recompensado con la reforma tributaria de Gobierno, que supondrá rebajas impositivas para todas las rentas a partir del próximo año.

Asimismo, ha insistido en que la bajada del límite de gasto para 2015 del 3,15 %, hasta 120.060 millones, "no equivale en modo alguno a que se vaya a reducir el gasto de las Administraciones Públicas en términos absolutos", sino que la reducción vendrá propiciada por el propio ciclo económico, sobre todo por la disminución del gasto en seguro por desempleo y en intereses de la deuda pública.

La clave está en la contención, ha afirmado, que ha descartado nuevos recortes para cumplir los objetivos de déficit comprometidos para los próximos años en el 4,2 % del PIB para 2015, el 2,8 % para 2016 y el 1,1 % para 2017. En su opinión, España tiene que aprender las lecciones del pasado, según las cuales no se puede salir de la crisis con déficit públicos elevados ni con desequilibrios económicos.