Público
Público

Sijena Las 44 obras de Sijena salen del Museu de Lleida entre protestas y cargas de los Mossos

La operación comenzó de madrugada con la llegada de técnicos del Gobierno de Aragón. Los agentes cargan contras unas 200 personas que se habían congregado junto al recinto para protestar contra el traslado de las piezas.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:

Un momento de la carga de los Mossos contra los manifestantes junto al Museu de Lleida. - REUTERS

Las 44 obras de Sijena han llegado a Aragón tras abandonar el Museu de Lleida entre protestas y momentos de tensión. Antes de que los técnicos del Gobierno aragonés desplazados hasta la ciudad catalana salieran del recinto con las piezas, los Mossos d'Esquadra han cargado contra un grupo de manifestantes que protestaban ante el museo contra el traslado. Los agentes trataban de ampliar el cordón delante de la fachada principal del museo y, ante la negativa de los concentrados, han cargado contra el grupo, de unas 200 personas. 

A las 9 de la mañana de este lunes cinco furgonetas de los antidisturbios de los Mossos se unían a la decena de vehículos policiales y decenas de agentes que ya se encontraban en la zona desde la madrugada. Los agentes procedieron entonces a cortar parcialmente la Rambla d'Aragó, junto al museo, e hicieron retroceder a alguno de los manifestantes a golpe de porra. Los concentrados reaccionaron a la acción de los Mossos con gritos como "no hace falta pegar" o "España nos trata como a perros". Algunos de los manifestantes, presididos por una pancarta en la que se puede leer 'Los museos no se tocan', también llevaban carteles con cheques bancarios con los que se pagaron las citadas obras de arte

La operación del traslado de las obras de arte comenzó a las cuatro de la madrugada, cuando técnicos del Gobierno de Aragón entraron en el Museu de Lleida para supervisar el traslado de las piezas de Sijena, en medio de las protestas de decenas de personas que se habían concentrado ante el recinto bajo la lluvia. El equipo, un perito y personal de la empresa contratada para el transporte de los bienes han sido los encargados del embalaje de las 44 obras, algunas de considerable tamaño, como tres cajas sepulcrales, que han partido con destino a Aragón.

El magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca, Antonio Martín, dio como plazo este lunes, 11 de diciembre, a la Generalitat para devolver los 44 bienes del Real Monasterio de Villanueva de Sijena. El juez dictó una providencia autorizando a la Guardia Civil a usar la fuerza si era preciso para entrar en el centro museístico a partir de las 00.00 horas a recoger las obras.

A la llegada del camión con las piezas a Villanueva, el director general de Cultura y Patrimonio de Aragón, Nacho Escuín, denunció que  algunos de los lienzos se encuentran "muy afectados", hasta el punto de que se antoja "complicada" su recuperación. Escuín también criticó que hayan recibido 43 de las 44 obras, ya que una de ellas "no ha podido ser localizada".

Los Mossos custodian la protesta convocada ante el Museu de Lleida. - EFE

A la protesta en Lleida contra el traslado acudieron el diputado de ERC Joan Tardà y Josep Borrell, delegado de Cultura de la Generalitat en Lleida. Tardà señaló a los periodistas que lo que estaba ocurriendo es una demostración "de lo que puede pasar si las fuerzas que apoyan el 155 ganan las elecciones. Es una verdadera vergüenza que sean capaces de actuar aprovechando que tenemos un gobierno en la prisión y en el exilio". "Espero ─añadió─ que este intento de humillarnos sirva de lección de lo que puede llegar a pasar si esta gente nos gobierna. Nuestro país se gobierna desde Catalunya, no podemos permitir que nos gobiernen desde Madrid en pleno siglo XXI".

Borrell declaró por su parte que el traslado de las obras se ha precipitado por la situación política y que "es un error fatal". "A los de Aragón ─advertió─ el traslado les puede pasar factura. Hay servicios que presta Catalunya de forma generosa, como el servicio sanitario, pero después de esto podemos decir: pues mira, nos lo repensamos". "Es entrar en una dinámica que no favorece a nadie", concluyó.

En tanto, desde Bruselas, el president de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, denunció que, "aprovechando un golpe de Estado", se está realizando un "expolio" en el Museu de Lleida "con nocturnidad y utilizando una policía militarizada". "Éste es el modelo de país que defiende Ciudadanos, PSC y PP", señaló Puigdemont a través de Twitter.

Utilizando la misma red social, el pasado 30 de noviembre, la Asamblea de Trabajadoras y trabajadores por la Defensa de las Instituciones Catalanas (ADIC) publicó los documentos de la compraventa oficial de las 44 obras en discordia  por parte de la Orden San Juan de Jerusalén a la Generalitat en 1983. Con ello, ADIC pretendía dar respuesta a "las injurias que califican de espolio del cuidado de las obras de Sijena realizado por el Departamento de Cultura de la Generalitat”.

Tras recibir el requerimiento judicial por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, dio la orden, hace dos semanas, de retornar las 44 piezas al Monasterio de Villanueva de Sijena e indicó a la Generalitat a no recurrir la decisión judicial. La Generalitat ya autorizó en julio de 2016 el regreso de 53 piezas del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) a Villanueva de Sijena, en cumplimiento de la orden provisional dictaminada por la juez oscense.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha limitado a decir que la resolución sobre la devolución de las piezas se debe cumplir porque es lo "normal" en un Estado democrático. "Si alguien cree que no y quiere sustituir al juez que lo diga", apostilló durante un desayuno informativo de Europa Press.

El TSJC rechaza paralizar el traslado

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha desestimado la medida urgente solicitada por el Museu de Lleida y ha rechazado paralizar el traslado de las obras aunque ha afirmado que este proceso no es "irreversible". Así lo sostiene la sala quinta de lo contencioso-administrativo del TSJC en sendos autos. 

En uno de los escritos, el TSJC pone de manifiesto que "lo acordado por el orden jurisdiccional civil constituye una ejecución provisional, sujeta en este momento a previsibles recursos de casación", y que el proceso contencioso está aún en trámite, "sin que por ende, el traslado que se pretende paralizar deba ser irreversible". El TSJC también remarca que el ministerio de Cultura, en virtud del artículo 155, actuó "en el ejercicio de sus competencias" al expresar formalmente su voluntad de cumplir la orden judicial de traslado, por lo que rechaza que se trate de una "vía de hecho".

DISPLAY CONNECTORS, SL.