Publicado: 05.08.2015 17:57 |Actualizado: 05.08.2015 17:57

La mujer de Granados defendió su 'enchufe' en Caja Madrid: "He coincidido con mujeres y maridos"

Nieves Alarcón, esposa del exconsejero madrileño, reconoció ante el juez Velasco que fue contratada como asesora de Caja Madrid en temas de pensiones, cargo por el que cobraba unos 1.100 euros al mes, cuando su marido aún ostentaba un cargo político. .

Publicidad
Media: 1.25
Votos: 4
Comentarios:
Nieves Alarcón, esposa de Francisco Granados.- FACEBOOK

Nieves Alarcón, esposa de Francisco Granados.- FACEBOOK

MADRID.- Nieves Alarcón, esposa del exconsejero madrileño Francisco Granados, dio explicaciones como imputada el pasado 29 de enero ante el juez del caso Púnica, Eloy Velasco, sobre su etapa de consejera en Caja Madrid como asesora en temas de pensiones, cargo que ejerció casi 4 años hasta que en 2012 pasó a ser Bankia y por el que cobraba "unos 1.100 euros al mes".

Aunque no supo decir quien la designó sino únicamente que la pidieron el currículum y luego la llamaron para hacerla entrevistas ante consejeros "del PP, PSOE, IU, sindicatos y el banco", admitió que fue elegida para ese cargo cuando su marido ostentaba aún un cargo político.



"Pero como muchos de los que estábamos allí. Yo he coincidido con muchos maridos y mujeres. Supongo que para cosas de confianza uno tiene los mismos derechos. Yo llevo 24 años de profesora de economía en la universidad y tengo los mismo derechos que cualquier otra persona".

El presunto "conseguidor" de la Púnica, ya trabajaba en la Comunidad

La esposa del exnúmero 2 de Esperanza Aguirre también defendió ante la Justicia que el presunto "conseguidor" de la trama Púnica Alejandro de Pedro, dedicado a mejorar la reputación en internet, ya trabajaba para la Comunidad de Madrid cuando su marido entró a formar parte del gobierno regional.

"Yo he coincidido con muchos maridos y mujeres. Supongo que para cosas de confianza uno tiene los mismos derechos", se defendió Alarcón

De hecho, Alarcón aseguró que su marido le habló de De Pedro cuando ella le dijo que estaba harta de que, gracias a internet, sus alumnos en la universidad la conocieran como la mujer de Granados y no por sus trabajos sobre economía.

Reconoció así que su marido habló con él para ver cómo podían mejorar su reputación en internet, pero finalmente no hicieron nada porque esto ocurrió dos semanas antes de las detenciones. Lo que sí negó tajantemente fue que De Pedro fuera a hacer ese trabajo en agradecimiento a favores políticos de su marido.

De este modo rechazó que fuera Granados quien introdujo a De Pedro en la Comunidad de Madrid, aunque la exconsejera de Educación Lucía Figar, quien también declaró como imputada en la Púnica, manifestó que conoció a De Pedro en la sede del PP, "en el contexto de una charla sobre redes sociales organizada por Granados".

El propio De Pedro en su declaración reconoció sus contactos con miembros del PP, entre ellos su portavoz adjunto Carlos Floriano, al que dijo, no obstante, que no había vuelto a ver desde hace dos años.

Floriano ha admitido hoy que De Pedro ofreció sus servicios a la dirección nacional del PP para mejorar la "reputación" de sus líderes, aunque después de un periodo de prueba, por el que recibió 5.000 euros más IVA, "no se le contrató" por indicación del Departamento de Informática del PP.

Floriano respondía así a las informaciones según las cuales hubo una conexión entre De Pedro y destacados dirigentes del PP, en concreto con él mismo, según las grabaciones de los interrogatorios contenidas en el sumario del caso.

Cuatro millones para festejos

En otra de las declaraciones, el empresario José Luis Huerta, de Waiter Music, negó haber hecho "amaños" con Granados y haber hinchado los contratos suscritos con ayuntamientos de Madrid para la organización de las fiestas con el objeto de repartirse el dinero con alcaldes y el PP de la Comunidad de Madrid.

Floriano ha admitido hoy que De Pedro ofreció sus servicios a la dirección nacional del PP para mejorar la "reputación" de sus líderes

Relató que su relación con Granados se remonta a cuándo éste llego a la alcaldía de Valdemoro, municipio del que llegó a facturar más de cuatro millones de euros (la Guardia Civil le dijo que fueron nueve millones) por organizar los festejos.

"La relación que tengo es esa. De esos cuatro años de hacer las fiestas y bueno, siendo consejero contrató alguna cosa y poco más. Me veo con él dos o tres veces al año, pero salvo eso no hay más", insistió-

"Cuando resulta que la casualidad es que no facturaba a esas empresas antes, y a partir de que entra Granados sí que factura, es por lo que me da la sensación de que se han ayudado ustedes", le espetó el juez, al preguntarle por los contratos que suscribió con el con el Patronato Madrileño de Áreas de Montaña (para el que dijo que organizó una paella en una carpa) y Arpegio. "Yo le asocio ya a usted como el nombre de Granados para hacer estas cosas", apostilló el juez.