Publicado: 26.10.2015 18:09 |Actualizado: 26.10.2015 18:38

Así negoció el comisario Villarejo
con Javier de la Rosa el informe
que dio origen al 'caso Pujol' 

'Público' accede en exclusiva a una conversación en la que el comisario, que se hacía pasar por el abogado Manuel Villar, se comprometía con el financiero a solucionar sus problemas

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
El abogado y financiero Javier de la Rosa con el entonces president de la Generalitat, Jordi Pujol

El abogado y financiero Javier de la Rosa con el entonces president de la Generalitat, Jordi Pujol

MADRID.- “Buenos días Manuel, te explico todo con detalle para que tú te centres”. Quien habla es el financiero Javier de la Rosa. Al otro lado del teléfono escucha receptivo el comisario de la Policía Nacional José Villarejo, aunque su interlocutor cree que está hablando con el abogado Manuel Villar. Tienen un acuerdo. De la Rosa le dará la información que tiene sobre el ex presidente de la Generalitat de Catalunya Jordi Pujol y el abogado le solucionará sus problemas legales, económicos y mediáticos.

Es el 10 de diciembre de 2012 por la mañana. Hace poco que De la Rosa ha puesto una denuncia en los juzgados madrileños de plaza Castilla contra Jordi Pujol por amenazas. El caso ha recaído en el de instrucción número 43 que dirigía la jueza Coro Cillán, en la actualidad inhabilitada 15 años por un delito de prevaricación. La jueza no para quieta. Le ha filtrado a El Mundo que llamará a declarar a De la Rosa y este quiere que Manuel Villar “y los suyos” paren la publicación de la noticia. “Los suyos” serían los agentes del Centro Nacional de Inteligencia con el que colabora el abogado Villar, según le contó el empresario al detective Francisco Marco y también al pequeño Nicolás.



El agente encubierto le calma. “Tú me llamas a mí y yo tardo 10 minutos en hacer una llamada y se paró cualquier publicación, pero no debemos distraernos de la situación actual que es… Punto uno, que tú por una vez en tu vida no has hecho nada chungo, te has limitado a poner en conocimiento de la autoridad judicial que te ha amenazado el enano [Jordi Pujol]… Punto dos, yo me he comprometido, y lo estoy haciendo, a reorganizar tu vida, tus problemas personales, tu historia… Punto tres, que he firmado, mi despacho contigo un acuerdo en virtud del cual te voy a llevar toda una serie de temas y que además incorporamos el asunto; y punto cuatro, macho, hace 15 días nadie te hacía ni puto caso, te trataban como un pringao y ahora de alguna manera todo el mundo te persigue para que paren las cosas”.

Público se ha puesto en contacto con ambos interlocutores, pero ninguno ha querido pronunciarse al respecto.

El informe

A diferencia de otras investigaciones por corrupción motivadas por una denuncia previa, el caso Pujol se inicia de otra manera.

A diferencia de otras investigaciones por corrupción motivadas por una denuncia previa, como el caso de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) cuyo denunciante es Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) o la Gürtel que fue denunciada por el ex concejal del PP de Majadahonda José Luis Peñas, el caso Pujol se inicia de otra manera.

Como explica Villarejo, Manuel Villar, a De la Rosa, “la Audiencia está recibiendo una serie de informaciones [con las] que va a abrir un sumario. Como consecuencia de ese sumario que está abierto o va a abrir, no sé exactamente en qué situación se encuentra, pues le va a pedir a ella [la jueza Coro Cillán] que le mande todo eso. Como se lo va a pedir también a Barcelona probablemente, todo lo que no afecte al Palau, que hay muchas más cosas”.

Estas informaciones que llegan a la Audiencia Nacional son las que el agente encubierto está sacándoles a Javier de la Rosa y también a la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez.

Con esas informaciones el comisario Villarejo realizó un informe que fue filtrado a El Mundo y que este medio publicó en portada. Aunque a priori fue tachado de falso por la Dirección General de la Policía, al final la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) reconoció su autoría. Fue entonces cuando la asociación Manos Limpias y Transparencia y Justicia, cuyo secretario general es el abogado del comisario, presentaron la denuncia contra los Pujol como acusaciones populares y la Audiencia Nacional abrió el sumario.

El comisario Villarejo cumplió y no se publicó nada de la denuncia hasta que De la Rosa fue llamado a declarar por las amenazas de Jordi Pujol en enero de 2013

Precisamente el abogado del comisario, Rafael Redondo, es el letrado que acompañó tanto a Javier de la Rosa como a Victoria Álvarez a declarar ante la UDEF contra la familia del ex president. Sin embargo, el financiero no llegó a ratificarse en la Audiencia Nacional ante el juez Ruz debido a la filtración del informe a El Mundo. Y también, según le contó De la Rosa al 'pequeño Nicolás' en una conversación desvelada por Público, porque Villarejo no le había dado el dinero que le había prometido ni arreglado sus asuntos.

Tirón de orejas

En diciembre de 2012, la mayor preocupación de Javier de la Rosa es que se pare la información que ha filtrado la jueza Coro Cillán y que esta no le llame a declarar hasta pasadas las navidades. Villarejo le tranquiliza. Él va a hablar con El Mundo, según explica, “con otros medios esta mujer no tiene ascendencia porque está muy desacreditada, por una serie de cosas. El único que la ha apoyado ha sido El Mundo con el tema del 11M… Vamos, cometería un grave error si además de a El Mundo se lo dijera…”.

De la Rosa se lo vuelve a suplicar, tiene miedo a que se lo filtre a otro medio. Y el comisario le dice: “Punto uno, no lo va a hacer. Punto dos, se le va a dar un toque esta mañana tempranito y la van a pegar un tirón por parte del decano, que es el que tiene la obligación de llamarla al orden”. El financiero se disculpa, “no te echo la culpa, te estoy pidiendo ayuda”. La conversación finaliza con un Villarejo comprensivo: “Y yo te lo voy a dar, porque es mi obligación y mi compromiso contigo”.

Con este tirón de orejas por parte del decano de los juzgados de Plaza de Castilla o sin él, lo cierto es que el comisario Villarejo cumplió y no se publicó nada de la denuncia hasta que De la Rosa fue llamado a declarar por las amenazas de Jordi Pujol en enero de 2013.