Publicado: 24.07.2015 12:04 |Actualizado: 24.07.2015 12:04

El 'no' a la Constitución española ganaría en un referéndum en Euskadi

Según el último Euskobarómetro, un tercio de la ciudadanía vasca dice tener "grandes deseos" de independencia y el 50% apoya la reinserción de los presos etarras.  El 64% de los encuestados son partidarios de fórmulas integracionistas como organización territorial.

Publicidad
Media: 3
Votos: 9
Comentarios:
Acto del PNV, por su 120 aniversario, en Gernika. /EFE

Acto del PNV, por su 120 aniversario, en Gernika. /EFE

BILBAO.- El 24% de los vascos prefiere, tras las elecciones municipales y forales del pasado 24 de mayo, la formación de gobiernos de coalición entre PNV y PSE-EE, mientras que el 21% apuesta por ejecutivos de izquierdas, el 17% por gobiernos solo nacionalistas, y un 16% opina que debe gobernar la lista más votada, según el último Euskobarómetro correspondiente a la oleada de primavera.

En el sondeo, elaborado por el equipo de investigación de la UPV/EHU dirigido por Francisco José Llera tras realizar 600 entrevistas entre el 29 de mayo y el 15 de junio de 2015, se recoge que un 60% rechazaría una alianza institucional que sumase al PP al acuerdo previo entre PNV y PSE-EE, mientras que un 17% se muestra de acuerdo y un 16% no se decanta.



Satisfacción con los resultados del 24-M

La mayoría de los vascos (53%), sobre todo entre los nacionalistas (63%) y los electorados del PNV (84%) y Podemos (57%), se muestran muy o bastante satisfechos con el resultado de las elecciones locales y forales del 24-M. Frente a ellos, un 42% se declara "insatisfecho", sobre todo entre los no nacionalistas (50%), los votantes de EH Bildu (58%), socialistas (49%), populares (46%) y de Izquierda Unida (60%).

Con todo, el 78% no cambiaría su voto o su abstención a la vista del resultado, un 17% se abstendría o votaría en blanco, un 2% habría ido a votar, un 2% cambiaría de papeleta y un 1% no sabe qué haría en ese supuesto.

Preguntados sobre el momento en que decidieron su voto, un 77% dice que lo hizo antes del inicio de la campaña electoral, un 13% durante los días de campaña, un 7% el mismo día de las elecciones y otro 3% no responde a esta cuestión. Sin embargo, los abstencionistas se dividen entre quienes no votan nunca (39%), los que lo deciden antes de la campaña (27%) y los que lo decidieron durante la campaña (25%).

Sus razones son la ausencia de alternativas satisfactorias (29%), la desconfianza (12%), el hartazgo (11%), la impotencia (9%) y la expresión del descontento(8%), entre otros, aparte de razones de salud, trabajo o desplazamiento.

El 55% afirma que tuvo conocimiento de los sondeos electorales, pero que estos han influido muy poco en su decisión. De esta forma, solo un 4,4% dice haber tomado su decisión electoral influenciado por las encuestas, sea para decidirse por un partido (1,7%), para votar (1,2%), para abstenerse (0,8%), para reforzar su decisión (0,5%) o para cambiar de partido (0,2%).

¿Por qué se votó a uno u otro partido en Euskadi?

En cuanto a las razones de voto de cada electorado, al PNV le han votado, además de sus identificados (44%), porque garantiza la identidad y el autogobierno (14%), por su apuesta por la paz (14%), por sus candidatos (10%) y por su mejor preparación para gestionar la crisis económica (8%), entre otras razones.

A EH Bildu, además de sus fieles más identificados (72%), le han votado por sus candidatos (15%), por su apuesta independentista (6%), su rechazo de la violencia (5%) y por traer la paz (3%). Al PSE-EE le han votado, sobre todo, sus electores más fieles e identificados (53%), por sus candidatos (15%), por su garantía de paz y futuro (13%) y por la "decepción" con el PP (6%).

Al PP, además de sus identificados (39%), le han votado por sus candidatos (15%), por su capacidad para gestionar la crisis (15%) y por su "firmeza" frente al nacionalismo y el terrorismo (8%). Finalmente, a Podemos le han votado por la necesidad de renovación (47%), por sus propuestas de cambio "radical" (26%), por identificación ideológica (19%), porque "están limpios de corrupción" (4%) y por sus candidatos (2%).

El conjunto del electorado vasco se sitúa en un promedio de centro izquierda (4 en la escala de 1 a 10) y la distancia ideológica entre los votantes de los partidos más opuestos (PP y EH Bildu) es de 3,4 puntos (sobre los 9 máximos), lo que da un índice de polarización del 38%.

Por otro lado, el conjunto del electorado vasco se sitúa en una posición promedio de "vasquismo moderado" (4,1 en la escala de 1 a 10) y la distancia identitaria entre los votantes de los partidos más opuestos (PP y EH Bildu) es de 4 puntos (sobre los 9 máximos), lo que da un índice de polarización del 44%.

Las relaciones entre Euskadi y España

El 64% de los vascos son partidarios de fórmulas integracionistas para organizar territorialmente el Estado, como el autonomismo (35 %) o el federalismo (29 %), mientras que el 25% prefiere el independentismo, con modelos de autodeterminación o confederal. Únicamente un 7% apoya el centralismo.

El estudio constata también una recuperación de 11 puntos en el apoyo al Estatuto de Autonomía (41%). Esta opinión favorable se mantiene tanto entre nacionalistas (50 %) como entre los no nacionalistas (34 %).

Más de dos tercios de la ciudadanía vasca (69%) está relativamente satisfecha con esta norma, un dato que contrasta con el posicionamiento ante la Constitución, que en un hipotético referéndum sería rechazada con un 30% de votos negativos frente al 26% de síes, ha puntualizado Llera.

Al plantear alternativas al Estatuto, el 22 % no quiere cambios; el 26 % se conforma con que se completen las transferencias pendientes y el 28 por ciento opta por la reforma y ampliación del autogobierno. Solo un 15 % se decanta claramente por una posición de ruptura soberanista.

Un tercio de la ciudadanía manifiesta tener "grandes deseos" de independencia, frente a un 55 por ciento que dice tener pocos o ninguno. En la hipótesis de una Euskadi independiente, el 27% cree que se viviría mejor y el 29 por ciento opina que se empeorarían las condiciones de vida. También una mayoría del 59 % considera "intocable" la fórmula de financiación del autogobierno mediante el sistema del Concierto Económico.

Récord en el rechazo a ETA y reinserción de presos

El Euskobarómetro también ha reflejado se ha alcanzado un récord histórico de rechazo frontal a ETA (66%, once puntos más que en el último año), así como la práctica desaparición del apoyo explícito y total a la banda terrorista (1 por ciento), incluso entre el electorado de EH Bildu (2 %).

El 70% de los vascos apoya una eventual negociación Gobierno-ETA , aunque un 34 % lo condiciona a que abandone previamente las armas, mientras que un 42 % apuesta por una negociación incondicional.

Sobre la reinserción de los presos se produce un cambio "significativo de tendencia", ya que el 50% cree que todos los terroristas que se arrepientan y así lo expresen deberían beneficiarse de las medidas de reinserción social, mientras que un 21% sacaría de ese grupo a quienes tengan delitos de sangre y el 19 por ciento cree que unos y otros deben cumplir íntegramente las penas.

Al hablar sobre el sufrimiento causado y la reconciliación, la sociedad vasca muestra su división: un 44 % prefiere pasar página y un 36% quiere defender la memoria del sufrimiento de las víctimas.