Público
Público

CAMINO DE LA INVESTIDURA La oposición en bloque rechaza investir a Quim Torra, que no convence a la CUP

Coinciden en criticarle tuits y artículos insultantes a los "españoles", pero las razones para no votar en contra de la investidura difieren mucho en función del grupo. Para Cs y PP, Torra implicará continuar con el "fracaso" del proceso, mientras que socialistas y Comuns cuestionan que pueda representar una opción que represente a "todos los catalanes". Los representantes de la CUP, por su parte, lamentan lo que ven como un acto de "vasallaje" al Estado por parte de JxCat y ERC por el hecho de haber renunciado a la investidura de Puigdemont.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El Parlament de Catalunya rechaza en primera votación la investidura de Quim Torra / Parlament de Catalunya

Quim Torra no contaba con el apoyo de la mayoría absoluta de los diputados del Parlament para ser elegido president de la Generalitat de Catalunya este sábado y la primera sesión del debate de investidura no ha hecho otra cosa que confirmarlo.

El lunes, tentra lugar la segunda sesión, con la duda sobre qué decidirá la CUP en su Consell Polític, que se reune este domingo en Cervera. Si la izquierda independentista mantiene la abstención, Torra sucederá a Carles Puigdemont, puesto que con los votos de los parlamentarios de JxCat y ERC obtendrá la mayoría simple que necesitará. Si la CUP se decanta por el no, como quieren algunas de sus asambleas territoriales, se abrirá un plazo de ocho días para plantear una alternativa o, directamente, Catalunya quedará abocada a unas nuevas elecciones, que deberían celebrarse en el mes de julio.

De cara a la asamblea de Cervera, fuentes de la CUP consultadas por Públic explican que el escenario está más abierto que hace unas semanas, cuando la postura clara de la formación era la abstención. Las dudas de los últimos días no se explican tanto por la persona del candidato como por la constatación que, un golpe JxCat y ERC renuncian tanto a la unilateralidad, como la investidura de Puigdemont, la abstención sería, de facto, un aval en un programa autonomista.

Con la lógica excepción de los portavoces de los dos grupos que pretenden formar gobierno -JxCat y ERC-, todas las intervenciones de réplica al discurso de Quim Torra como candidato a la investidura han sido muy críticas, aunque con matices y argumentos muy diversos. Desde la repulsa que han mostrado los grupos de Cs o PP por la voluntad de "continuar con el Procés", al rechazo de la CUP porque no se apuesta por la "unilateralidad" y la "desobediencia" para avanzar hacia la implementación de la República.

Lo que se ha repetido en muchas de las intervenciones han sido las alusiones a los tuits y artículos de Quim Torra atacando a "los españoles" con expresiones especialmente desafortunadas. La dureza en la crítica de Cs, PP y, a pesar de que más matizada, PSC y Catalunya en Comú Podem era previsible y el auténtico interés de la sesión de la tarde del debate de investidura era ver la reacción de la CUP al discurso de Quim Torra.

El portavoz parlamentario del grupo de la CUP, Carles Riera, ha realizado una intervención bastante dura contra Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra Republicana (ERC), que se puede interpretar como la voluntad de marcar perfil -a pesar de que finalmente mañana se decanten por la abstención- o que realmente los "cupaires" se han acercado al No a la investidura.

"Si hoy estamos ante el cuarto candidato [a la presidencia] es porque ni JxCat ni ERC han querido desobedecer al Estado. (...) La candidatura de Torra es un acto de vasallaje al Estado", ha afirmado Riera. La CUP ha hecho un discurso de clara oposición, manteniendo que "sólo con la desobediencia y la unilateralidad se puede lograr la República" y ha criticado que el programa de gobierno planteado por Torra "sea de naturaleza neoliberal", que además se tenga que aplicar "con las finanzas intervenidas y con un probable escenario de crisis internacional".

La formación de la izquierda independentista plantea la necesidad de mantener una "estrategia mobilizadora y de desobediencia que no siga el ritmo de las instituciones" y ha puesto en entredicho que tanto ERC cómo JxCat tengan planes para hacer "efectiva" la República. "Nosotros seguiremos el mandato del 1-O, si quieren volver, nos encontrarán. (...) El independentismo no ha sido capaz de materializar la República, pero quizás no ha sido sólo por carencia de capacidad, también por carencia de voluntad real", ha añadido Riera, que también ha defendido la necesidad de reforzar la "lucha antirepresiva".

Sobre el futuro gobierno, en caso de que finalmente se conforme, Riera ha reclamado que los primeros "actos de soberanía" que tome tendrían que ser "la recuperación y actualización de todas las leyes y decretos invalidados por el Tribunal Constitucional" y, a partir de aquí, "legislar en clave republicana", lo que pasaría por "construir soberanías públicas desde ahora mismo", de forma que se cree una banca pública, que el conjunto de los recursos sanitarios y educativos sean de "titularidad pública" y que el resto de servicios esenciales no recaigan en "operadores privados sin fidelidad al país". "Perseguir reformas en el marco autonómico sólo comportará renuncias y frustraciones", ha concluido.

En su turno de réplica, Quim Torra ha manifestado que su gobierno "no hará autonomismo" y ha querido destacar que siempre se ha "negado" al famoso "pressing CUP". "Para mí la CUP forma parte de la solución, o es un proyecto de 70 diputados o no podemos avanzar", ha añadido. La contrarréplica de Riera ha suavizado el rechazo cupaire.

En cuanto a ERC, que controlaría la mitad del ejecutivo, su portavoz parlamentario, Sergi Sabrià, ha defendido la necesidad de conformar un "gobierno fuerte" porque es "la única manera de hacer frente a todo lo que está dispuesto a hacer el Estado para mantener la unidad de España", a la vez que ha insistido en la necesidad de "ampliar la mayoría social" independentista. Para Esquerra es fundamental articular un "frente democrático" que denuncie la represión y la internacionalización de la causa catalana, un objetivo en el que las diferentes capitales europeas en las que se encuentran hay miembros del gobierno de Puigdemont (Bruselas, Edimburgo, Berlín y Ginebra) son un escenario clave para "denunciar la judicialización de la política, la politización de la justicia y la represión del Estado". El dirigente republicano también ha querido salir al paso de las críticas que desde algunos sectores independentistas se han abocado sobre su partido últimamente, después de plantear una estrategia que admite que el proceso se alargará, como mínimo, unos cuántos años y que la vía unilateral queda enterrada. "El objetivo de ERC continúa inalterable porque el 21-D refrendó la victoria del independentismo", ha afirmado, para añadir que "no hay marcha atrás, el único que está en discusión es cuando la República será efectiva".

Arrimadas: "Con usted sólo está garantizada más confrontación"

Como era de prever, la presidenta del grupo parlamentario de Ciutadans, Inés Arrimadas, ha protagonizado una intervención muy dura y crítica contra Quim Torra. Y lo ha dividido en dos bloques. Primero se ha dedicado a repasar los famosos tuits insultantes con los españoles que el ahora candidato a la presidencia de la Generalitat hizo hace unos años y, a la vez, también ha recordado algunos pasajes de artículos de Torra en una línea similar. "Sí este señor hubiera hecho los tuits sobre otra nacionalidad, hoy no estaría aquí. Pero aquí sale gratis humillar a los catalanes que nos sentimos españoles y al resto de españoles", ha asegurado Arrimadas. El segundo bloque de su intervención se ha centrado en atacar el discurso de este sábado de Torra, fundamentalmente porque según ella supone "más leña al fuego" y mantener el "procés".

"Con usted sólo está garantizada más confrontación, más conflicto y más "procés", le ha espetado Arrimadas, para quien Torra sólo está preocupado por la independencia y "no ha venido dirigir un gobierno, ha venido a dirigir un CDR". En este sentido, la líder de Cs ha criticado que no haya detallado en qué consistirán las políticas de su gobierno, si es investido, en materias como la sanidad, la pobreza, la industria o el medio ambiente y también le ha atacado para pedir un "diálogo con el gobierno español", porque a su parecer la prioridad ahora mismo es abrir un "diálogo entre catalanes". "Usted no ha reconocido que tenemos una sociedad partida por la mitad", ha añadido, para concluir que "no habrá una etapa sin reconocer que el fracaso ha sido un fracaso y que el proceso no va en ninguna parte".

Iceta: "Un referéndum acordado no es la solución en un país dividido"

El primer secretari del PSC, Miquel Iceta, ha dejado de entrada claro que su formación votaría que no a la investidura de Torra, un hecho previsto, y posteriormente ha argumentado las razones. Para empezar le ha cuestionado la pretensión de querer ser un "presidente rebajado", supeditado a Puigdemont, porque "la presidencia de la Generalitat es la institución más elevada de este país y no puede quedar subordinada a ninguna persona. No queremos un presidente temporal y por delegación".

Iceta también ha repasado algunos de los artículos de Torra, para llegar a la conclusión de que difícilmente "se ampliará la base" independentista con algunos de los postulados expresados por Torra. "¿Los que no sean ya independentistas ya no contarán? Suena mucho al "Nosaltres sols" ("Nosotros solos") y esto creemos que no representa la Catalunya de hoy".

También se ha mostrado crítico con la intención de restablecer a Puigdemont en la Presidència de la Generalitat manifestada por Torra y ha deseado que la legislatura, si puede ser, dure los cuatro años ordinarios, a la vez que ha recordado que en cualquier caso "si no se invistió Puigdemont, es porque ustedes decidieron no desobedecer el Tribunal Constitucional. E hicieron bien. Y por eso la CUP no se fía".

El dirigente socialista ha hecho un llamamiento a "no repetir errores", en referencia a la voluntad de volver a activar un proceso constituyente que en la pasada legislatura no pasó de una comisión de estudio parlamentaria, y ha subrayado que su partido no quiere "rebajas en el autogobierno". Ha reconocido que la aplicación del 155 lo fue, pero ha añadido que "no queremos que se levante el 155 para pasar a ser dirigidos desde Berlín o Bruselas. No volvemos a emprender el camino de la vía unilateral, que ha tenido unos costes enormes para todos".

Iceta ha reconocido la mayoría independentista en el Parlamento, pero ha querido subrayar que no existe una "mayoría social" en el mismo sentido y que, por lo tanto, llevar a cabo un programa de gobierno que implique avanzar en esta línea sería "erróneo". En este sentido, ha cuestionado que se tome el resultado del 1 de octubre como "mandato democrático", porque fue un "referéndum ilegal" en el que como mucho participó la mitad" de la población.

También ha considerado que la sociedad "está fragmentada y dividida" y que se tiene la obligación de "no agravarla y hacer irreversible esta fractura". "Querríamos hacer alianzas para un mayor autogobierno y mejor financiación", pero no en clave  republicana, ha comentado Iceta, que también ha hecho un llamamiento a "rehacer consensos" y ha pedido a Torra que no hable "sólo por una parte" de los catalanes.

En la réplica, Torra le ha dicho que la única manera de constatar si existe o no una mayoría social favorable a la independencia "es con un referéndum de autodeterminación" acordado, cuestión que para Iceta "no es la solución en un país dividido".

Domènech: ¿Qué piensa de los españoles?

El presidente del grupo de Catalunya en Comú Podemo, Xavier Domènech, ha destacado la oportunidad de recuperar las instituciones, pero a partir de aquí ha formulado varias preguntas para cuestionar la idoneidad de la candidatura de Torra. "La pregunta que se hace la gente es si será un buen gobierno y su discurso nos deja muchos interrogantes. Seguro que ha sido un buen discurso para Carles Puigdemont y para convencer a la gente de la CUP que le vote, pero no creo que haya sido un buen discurso por el conjunto del país", ha afirmado. Para Domènech, las palabras de Torra defendiendo la necesidad de un "gobierno fuerte", se contradice con la voluntad expresada por Carles Puigdemont en una entrevista al diario italiano La Stampa que Torra podría convocar elecciones a partir del 27 de octubre, el primer día que legalmente podría hacerlo. "Todo apunta a que el suyo será un gobierno caducado antes de nacer y esto no es el que necesita el país", ha comentado.

Como el resto de portavoces de la oposición, el líder de los "Comuns" también se ha referido a los tuits y artículos de Torra para preguntarle directamente "¿Qué piensa de los españoles?", una cuestión que para él "es clave" para saber "si entiende usted a Catalunya, puesto que el 70 por ciento de los catalanes se sienten también españoles con diferentes intensidades". "Un país dividido sobre sí mismo no puede subsistir", ha rematado. "La política no es legitimismo, que ha pasado de 'o referéndum o referéndum' a 'o Puigdemont o Puigdemont' y a 'lo que diga Puigdemont', que finalmente es usted. Y esto es reducir el país a una persona", ha espetado, después de considerar que los grupos independentistas "han fallado estratégicamente".

Para Catalunya en Comú Podem el país necesita "avanzar como sociedad, fuera del legitimismo y fuera de simbolismos. Necesitamos avanzar en el autogobierno de Catalunya, no considerando la conquista del autogobierno como algo despreciable; necesitamos avanzar nacional y socialmente; y necesitamos avanzar desde la transversalidad. Y no creemos que usted y el gobierno representen esto, ha concluido Domènech. También se ha preguntado qué tipo de políticas llevaría a cabo el gobierno de Torra, si es investido, teniendo en cuenta las fuertes diferencias que existen entre determinados perfiles de JxCat y de ERC.

Finalmente, el líder del PP, Xavier García Albiol, ha atacado con dureza a Quim Torra, la candidatura del cual supone, según él, "gasolina para apagar el fuego". Para Albiol, los independentistas son los que han provocado "la peor crisis" en las últimas décadas. El dirigente conservador también ha querido a tildar a Torra de títere de Puigdemont, preguntándose "¿Quién ejecutará las medidas que propone?" Usted o el que usted denomina el presidente legítimo?». Más allá de referirse también a los famosos tuits del candidato, Albiol ha insistido en que "en Catalunya no hay ninguna República [una obviedad], sino una democracia que garantiza los derechos de todo el mundo", en referencia a España.