Público
Público

Otegi critica a quienes se resisten a dejar la violencia

El que fuera portavoz de Batasuna cuestiona la actitud "cerrada" del sector alineado con las tesis más duras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El que fuera portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha enviado, desde la prisión de Soto del Real (Madrid) en la que cumple condena una carta a otro preso de la cárcel de Zuera (Zaragoza), en la que cuestiona la actitud 'cerrada' del sector alineado con las tesis más duras.

Otegi defiende las alternativas planteadas en la propuesta Fase politikoaren eta estrategiaren argipena (Clarificación la fase política y la estrategia) debatida entre las bases de la izquierda abertzale y posteriormente refrendada en la Declaración de Alsasua.

Según la información publicada hoy por Deia —recogida por Europa Press—, que cita fuentes conocedoras de la situación, Otegi expresa que cualquier estrategia política al margen de los principios de este documento de la izquierda abertzale conlleva el 'enterramiento' de su futuro político.

La misiva deja entrever 'las dificultades' del representante de la izquierda abertzale para entender las posturas de 'los sectores más ortodoxos, que siguen apostando por la doble vía político-militar para avanzar en los objetivos de la autodeterminación y la 'libertad' de Euskal Herria'.

Por ello, entiende que el que no está con Alsasua 'o no está en sus cabales o trabaja para el enemigo'.

El que no está con Alsasua 'no está en sus cabales' 

Otegi ha expresado 'la importante brecha abierta' en ese mundo, 'dentro y fuera de las cárceles', que permiten pensar que 'se está encontrando con serias reticencias a sus planteamientos también en el denominado frente de makos, en el que el Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) tiene un peso preponderante'.

En esta línea, apunta que se ha topado con el 'glorioso colectivo', en referencia al citado EPPK, y muestra su disgusto con las encarteadas 'y cosas de esas' realizadas por los presos contrarios a sus tesis.

La prisión de Zuera, donde se encuentra el destinatario del escrito de Otegi, se ha convertido, junto con la de Villabona (Asturias) en el último año en el lugar de acogida de los presos críticos con la línea oficial de ETA y del Colectivo de Presos.