Publicado: 27.11.2015 14:32 |Actualizado: 27.11.2015 19:33

Rivera juega la carta del terrorismo e Iglesias pide seriedad para luchar contra los yihadistas

El líder de Podemos se toma la revancha con el presidente de C's, que le acusa de "jugar al populismo" , mientras él primero le pide más concreción. "Se acabó el tiempo de volar, hay que aterrizar las propuestas". Discuten también sobre los sueldos de cargos públicos: "No nos podéis dar lecciones de cómo debe vivir un cargo público", espeta Iglesias.

Publicidad
Media: 4
Votos: 14
Comentarios:
Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, durante el debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, durante el debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.-Mariano Rajoy y Pedro Sánchez no han querido estar presentes, pero este viernes han empezado los debates de campaña. Pablo Iglesias y Albert Rivera han enfrentado sus propuestas en un debate en el que el líder de Podemos ha pedido más concreción al presidente de Ciudadanos, mientras éste le exigía "realismo" en lo que respecta a sus medidas económicas. "Proponemos cosas que se pueden cumplir", afirmaba Rivera, a lo que Iglesias respondía recordando la memoria económica que acompaña a su programa, para después exigirle en varias ocasiones que concretase sus medidas. "Se acabó el tiempo de volar, hay que aterrizar las propuestas".



El líder de Podemos y el de Ciudadanos han tenido varios rifirrafes en un debate más ágil de lo que hasta ahora acostumbraban a ser este tipo de formatos, en el que ambos han podido interrumpirse y dar respuesta a las acusaciones del otro. Ambos partidos muestran claras diferencias en su forma de enfrentar la amenaza terrorista, y es posiblemente este punto en el que han tenido más desencuentros.

Mientras Podemos se muestra en contra de la intervención de España en Siria, Ciudadanos sí contempla esta opción (aquí, entrevista de Rivera con Público, este viernes) , y afea al partido morado que no quiera entrar en el pacto antiterrorista al que ya se han adherido nueve fuerzas políticas, entre ellas PP y PSOE.

Vista de general del debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid con candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Emilio Naranjo

Vista de general del debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid con candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Emilio Naranjo

Rivera:"Comprendo que Podemos no esté a gusto en un pacto antiterrorista, nunca ha sido su política"

"Al terrorismo se le vence el día que tú y yo, Pablo, digamos lo mismo", afirmaba el presidente de Ciudadanos. Rivera sostiene que un candidato a la presidencia del Gobierno no puede quedarse al margen de un pacto de Estado contra el terrorismo, y vuelve a vincular a Podemos con ETA por su acuerdo con Bildu para ir juntos en las listas electorales al Senado por Navarra."Comprendo que Podemos no esté a gusto en un pacto antiterrorista, nunca ha sido su política". "Ir con Bildu en las listas electorales no es la mejor forma de demostrar que uno está contra el terrorismo", afeaba el presidente de Ciudadanos.

Iglesias:  "Todos estamos en contra del mal y a favor del bien, pero hay que concretar un poco más"

"El tema es demasiado importante, demasiado estratégico como para abordarlo con soluciones que apelan a la unidad", reprochaba Iglesias. "Todos estamos en contra del mal y a favor del bien, pero hay que concretar un poco más", exigía el secretario general de Podemos, apostillando que con Bildu concurren como agrupación de electores, y que lo han condicionado a que la formación condene claramente el terrorismo de ETA. "Los que fueron a las europeas de 2009" con la organización de "extrema derecha Libertas" fueron los de Ciudadanos, zanjaba, dejando la "mano tendida" a que el partido naranja pueda formar parte del Consejo de Paz sobre el que ironizaba Rivera apenas unos minutos antes.

Albert Rivera, de Ciudadanos, durante el debate electoral con Pablo Iglesias , de Podemos, que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

En un primer momento, Iglesias cargaba contra Rivera por querer subir el sueldo del presidente del Gobierno, mientras el segundo criticaba que el líder del Ejecutivo cobre menos que un eurodiputado. "No nos vais a dar lecciones de cómo debe vivir un cargo publico", respondía Iglesias, recordando la limitación de sueldo de tres salarios mínimos (en torno a 1.900 euros) de todos los cargos públicos de Podemos. "Si puedes presentar un eurodiputado de tu partido que devolviera las dietas te invito a cenar", espetaba.

Rivera respondía acusándole de "jugar al populismo", y acusaba a Podemos de querer volver al modelo de PP y PSOE, que considera fracasado.

Tras su debut en el programa Salvados, de La Sexta, Iglesias y Rivera han tenido la revancha este viernes, en la Universidad Carlos III de Madrid. En total, en torno a 1.500 personas han seguido el debate organizado por la asociación universitaria Demos, y han ovacionado a los líderes de Podemos y Ciudadanos a su llegada al escenario.

Pablo Iglesias, de Podemos, durante el debate electoral con Albert Rivera, de Ciudadanos, que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

Rivera e Iglesias han posado para las fotos con aire desenfadado a su entrada en el auditorio, y han resaltado la ausencia de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, ambos invitados al evento. Sus atriles vacíos y los abucheos de los asistentes cuando se proyectaron intervenciones en vídeo de los líderes de PP y PSOE evidenciaban las diferencias entre dos generaciones políticas.

Rajoy y Sánchez han podido entrevistarse con Bertín Osborne en TVE o participar en otras entrevistas en distintos formatos —Rajoy ha tenido tiempo incluso para hacer de comentarista de fútbol—, pero no han acudido al que pretendía ser el primer debate a cuatro entre los candidatos con más posibilidades de llegar a La Moncloa tras el 20-D. El periodista Carlos Alsina, encargado de moderar el debate, intervenía brevemente para lamentar la ausencia del presidente y candidato del PP y del todavía líder de la oposición: "Son ellos dos los que creo que más lo van a lamentar, visto el éxito de esta convocatoria".

El acuerdo: España vive "una segunda Transición"

La intervención de Iglesias y Rivera se ha prolongado durante dos horas, frente a un auditorio encendido que interrumpía a menudo con sus aplausos. Al inicio, la mayoría de estos aplausos fueron para Rivera -había varios simpatizantes y dirigentes como Begoña Villacís en la sala-, frente a un Iglesias que comenzaba recitando una cascada de propuestas, para después pasar a interpelar a su oponente, momento en que empezó a encandilar a su público.

Iglesias ha defendido las cinco garantías que Podemos quiere blindar en la Constitución o la necesidad de emprender una nueva transición energética con un enfoque ecológico y sostenible, mientras Rivera sorprendía asegurando que no es partidario de la energía nuclear, y defendía una reforma económica basada en "recuperar a la clase media trabajadora" y "generar riqueza".

Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, se saludan antes de debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, se saludan antes de debate electoral que ha organizado la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

Ambos comparten un diagnóstico muy similar de la situación actual y de la necesidad de cambio, de la importancia de reducir las tasas universitarias y destinar más recursos a las partidas de Educación. Y los dos coinciden en que España vive hoy su "segunda Transición".

En esta línea, a instancias de Carlos Alsina, y después de responder a varias preguntas de los universitarios -entre otras cosas, el de Ciudadanos ha reconocido que nunca ha leído a Kant-, Rivera e Iglesias se han comprometido públicamente a volver a comparecer en la Universidad Carlos III tras sus cien primeros días de gobierno en el caso de que uno de ellos logre llegar a La Moncloa.

Otra de las lecturas es que ambos han asentado una nueva forma de discutir políticamente, un precedente en el nivel de los debates electorales que, teniendo en cuenta el cariz de las últimas intervenciones de Rajoy y Sánchez en los medios, PP y PSOE tienen muy difícil de superar.