Publicado: 05.09.2015 15:39 |Actualizado: 06.09.2015 14:09

Los países de la UE se comprometen
a cooperar en cinco puntos para afrontar la crisis de refugiados

Se comprometen a asegurar protección de las personas que lo necesiten, gestionar su situación en total respeto con los derechos humanos, luchar contra los traficantes de seres humanos, reforzar la asociación con los países de origen y tránsito y abordar los acuerdos de readmisión y devolución, y tratar las causas raíces de la llegada de refugiados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un niño inmigrante juega con una bandera de la Unión Europea después de cruzar la frontera con Austria en Nickelsdorf, 5 de septiembre de 2015. REUTERS / Laszlo Balogh

Un niño inmigrante juega con una bandera de la Unión Europea después de cruzar la frontera con Austria en Nickelsdorf, 5 de septiembre de 2015. REUTERS / Laszlo Balogh

LUXEMBURGO.- Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) se comprometieron este sábado a reforzar su cooperación en cinco puntos para afrontar la crisis de refugiados que incluyen garantizar su protección y el respeto a los derechos humanos, y ampliar el apoyo económico a países africanos.

"Ha acabado el juego de echarse las culpas unos a otros y ha llegado el momento de tomar medidas", expresó la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, al término de dos días de reuniones informales de los ministros de Exteriores en los que abordaron la cuestión migratoria y la situación de los refugiados.

La alta representante europea afirmó: "Todos nos enfrentamos a un evento dramático" que "no una emergencia, porque está aquí para quedarse", y "cuanto antes lo aceptemos psicológica y políticamente, antes seremos capaces de responder de manera efectiva".



Los ministros trataron la cuestión ante la urgencia de la situación y, a pesar de tratarse de una reunión informal en la que no pueden tomar decisiones formales, sí que se pusieron de acuerdo para actuar en cinco puntos.

Mogherini dijo que los países se comprometen a asegurar protección de las personas que lo necesiten, gestionar su situación en total respeto con los derechos humanos, luchar contra los traficantes de seres humanos, reforzar la asociación con los países de origen y tránsito y abordar los acuerdos de readmisión y devolución, y tratar las causas raíces de la llegada de refugiados.

En el apartado de la lucha contra el tráfico de personas, precisó que ha habido un fuerte respaldo a la transición a la fase dos de la misión naval europea en el Mediterráneo, que incluiría capturar o desviar los barcos sospechosos que se aproximen a Europa en el caso de que no tengan pabellón o si se cuenta con el permiso del Estado representado en su bandera en aguas internacionales.

Por lo que respecta a la asociación con los países de origen y tránsito, Mogherini anunció que se creará un fondo fiduciario de apoyo a países africanos.

Por último, en lo referente a trabajar conjuntamente en el origen del problema, los ministros se refirieron a abordar conflictos como el de Siria o la situación de inseguridad que vive Libia.

La política italiana señaló que, hace unos meses, "esto era una cuestión solo de Italia, Malta, o España", mientras que "hoy es principalmente Grecia, Hungría, Austria, Alemania y podría afectar a otros estados miembros en el futuro".

"Espero que finalmente nos demos cuenta de que estas personas vienen a Europa y no a uno u otro Estado miembro", indicó.

"Nos ha llevado desafortunadamente algunos meses darnos cuenta de esto", reconoció.

El próximo miércoles, la Comisión Europea presentará una estrategia para el reparto de otros 120.000 refugiados entre los Estados miembros, así como una lista de "países seguros", una medida dirigida a agilizar la tramitación -y en parte el rechazo- de las demandas de asilo de personas procedentes de estos estados, que incluirá a los países candidatos a entrar en la UE como Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia y Turquía.

"Tenemos que encontrar maneras de compartir responsabilidades, en eso estamos de acuerdo todos", indicó Mogherini, quien recordó que la CE aboga por un sistema de cuotas obligatorio porque un sistema voluntario "haría las decisiones más difíciles y menos inmediatas" y "no nos podemos permitir el lujo de perder tiempo".