Publicado: 28.11.2013 13:45 |Actualizado: 28.11.2013 13:45

El Gobierno se jacta ante los suyos de poner "las cuentas claras de los partidos y sindicatos"

En un argumentario interno sobre la ley de transparencia, el Ejecutivo de Rajoy critica que la corrupción esté resultando "impune".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con motivo de la aprobación hoy en las Cortes de la ley de transparencia, el Partido Popular ha distribuido un argumentario entre sus filas alabando las medidas que incluye esta norma. El PSOE ha dado la espalda a este proyecto por considerarlo incompatible con la opacidad del Gobierno y el partido que lo sustenta cuando se le piden explicaciones por el caso Bárcenas-Gürtel y, más recientemente, por la confirmación judicial de que el PP manejó una contabilidad b (en negro o no declarada) desde, al menos, 2005 hasta 2011.

Sin embargo, y a tenor de las afirmaciones del argumentario distribuido, el Ejecutivo de Mariano Rajoy obvia cualquier tipo de acusación, judicial o no, sobre su financiación y se arroga la determinación de poner "las cuentas claras de partidos y sindicatos" gracias a "la primera ley de transparencia de la democracia". Además, el Gobierno subraya que se trata de una ley que "obliga a todos por igual, al servicio de los ciudadanos: sindicatos, partidos, empresas, administraciones,...".

"El sentimiento de que la corrupción resulta impune está produciendo un enorme daño a la democracia", sostiene el PPLos conservadores se muestran convencidos de que "España necesitaba esta ley", que constituye "el primer paso por la regeneración". Como si no les afectara la preocupación ciudadana e ignorando las voces que -incluso en el propio PP- piden a Rajoy responsabilidades y relevos en este partido y en el Gobierno por el caso Bárcenas, el Ejecutivo sostiene que "el sentimiento de que la corrupción resulta impune está produciendo un enorme daño a la democracia y los ciudadanos claman por un cambio".

El PP muestra en el texto que ha enviado a sus filas su rechazo a la postura del principal partido de la oposición, que ha dado "la espalda a la transparencia" al votar "en contra de la ley, de la misma forma que se opuso desde su gobierno, convirtiendo a nuestro país en el único de la UE sin dicha ley".

El Gobierno hace extensiva esta ley a "todos" los demás grupos parlamentarios, por cuanto incorpora "90 enmiendas" de éstos y alaba este esfuerzo por considerar que "la regeneración democrática necesita un esfuerzo de todos por una causa común: conseguir que España sea mejor".

Ayer mismo, en una rueda de prensa conjunta con el presidente francés, François Hollande, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, evitó responder sobre la confirmación del juez Ruz de que el PP manejó una contabilidad b durante buena parte de su presidencia del partido alegando que "respeta y acata las decisiones de la Justicia".