Publicado: 12.01.2016 22:18 |Actualizado: 13.01.2016 12:53

Pemán, sobre la Guerra Civil: "Por dura que sea, yo os digo que era necesaria y conveniente"

El poeta andaluz respaldó el golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936 y arengó a la "limpieza" del "enemigo". Este jueves declara ante la Justicia una edil de Jerez que le calificó de "asesino y fascista". 

Publicidad
Media: 3.94
Votos: 18
Comentarios:
José María Pemán, en 1977 | EFE

José María Pemán, en 1977 | EFE

MADRID.- Hay cosas que no se pueden discutir. El perfil académico y literario de José María Pemán es una cosa de ellas. Tal y como recoge la demanda interpuesta por los cinco hijos del poeta andaluz contra la edil de IU en el Ayuntamiento de Jerez, Ana Fernández, Pemán "ejerció la abogacía, fue dramaturgo, poeta, doctor honoris causa por diferentes universidades, académico (llegó a ser subdirector de la RAE), presidente del Consejo Privado de don Juan de Borbón en el exilio, autor de obras como El divino impaciente" y en 1981 recibió de manos del rey Juan Carlos I el Gran Collar de la Orden del Toisón de Oro. 

Todo ello es innegable. Ahí está la historia, el BOE y las bibliotecas. Y también las críticas que señalan como "un autor menor que brilló en la peor época de la historia de España, el franquismo".  Pero en la biografía de José María Pemán también hay otros episodios mucho más oscuros que ahora pretenden ser silenciados por los que sólo recuerdan su perfil más literario. Por ejemplo, a la luz de la historia resulta innegable que José María Pemán "tuvo una participación activa en el golpe militar y en la dictadura franquista".



Sin embargo, esta frase también fue rechazada por los hijos del poeta andaluz cuando fue ofrecida por Ana Fernández, la edil de IU en Jerez, en el acto de conciliación con la familia para sustituir los calificados de "asesino, fascista y misógino" en el acta del Pleno del Ayuntamiento. Por tanto, ¿en qué se basa Ana Fernández para calificar a Pemán de fascista, misógino y asesino? 

A la luz de la historia resulta innegable que José María Pemán "tuvo una participación activa en el golpe militar y en la dictadura franquista".

Tal y como señala el historiador Francisco Espinosa, uno de los académicos que mejor ha detallado la represión franquista en el sur de España, los calificativos de fascista y de misógino tienen poca discusión. "No hace falta ser un experto en Pemán para saber que fue de esos monárquicos que se sumaron sin problema al fascismo para que éste les limpiara el país. No fue el único monarco-fascista de la época, por más que luego, cuando convino, casi todos alardearan de monárquicos", escribe Espinosa. Otros autores, como Alberto Reig, han preferido calificar su pensamiento como "tradicionalista fascistizado".

La misoginia de Pemán: basta con leer sus versos

Así, la misoginia de la obra de Pemán también debería estar fuera de toda discusión. Como dice Jorge M. Reverte, en un artículo publicado en El País, "a Pemán no hay ningún derecho a buscarle acusaciones ajenas para tomar partido sobre su posición moral. Basta con leer sus poemas. En este caso basta con leer estos versos: 

"Así gritan, al fondo de la calleja oscura // los bramidos de las fieras, //  de mil hombres borrachos de locura // y mil sucias rameras, // en furia de sexo hambriento y sin ternura"

Miembro del primer gobierno franquista

También es indudable que José María Pemán formó parte de la Junta Técnica de Estado, en la práctica el primer gobierno de Franco durante la Guerra, siendo el titular de la Comisión de Cultura y Enseñanza y poniendo en práctica la tarea de la depuración de los maestros de la enseñanza pública. De hecho, una circular a los vocales de las comisiones depuradores de Instrucción Pública, firmada por Pemán, señalaba:

"Es necesario garantizar a los españoles, que con las armas en la mano y sin regateos en los sacrificios y sangre salvan la causa de la civilización, que no se volverá a tolerar, ni  menos a proteger y subvencionar a los envenenadores del alma popular, primeros y mayores responsables de todos los crímenes y destrucciones que sobrecogen al mundo y han sembrado de duelo la mayoría de los hogares honrados de España". 

La depuración llegó a más de 60.000 maestros en todo el Estado y muchos de ellos fueron fusilados por los sublevados antes incluso de que fueran llamados a declarar

La depuración llegó a más de 60.000 maestros en todo el Estado y muchos de ellos fueron fusilados por los sublevados antes incluso de que fueran llamados a declarar por las comisiones depuradoras. En la Junta Técnica de Estado, Pemán desempeñó un papel destacado en la eliminación de lo que consideraba la “AntiEspaña”, empezando por la depuración del personal funcionarial docente. 

El profesor titular de Derecho Penal en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Fernando Navarro Cardoso, recoge en el artículo José María Pemán y la depuración universitaria que hablar de Pemán es hablar del "responsable político de la depuración del profesorado universitario desde la presidencia del órgano político competente en materia de educación durante gran parte de la Guerra Civil". 

Discurso llamando a la limpieza

La participación activa de Pemán en los primeros pasos de la dictadura franquista, alineada con las potencias fascistas en aquel entonces, es indudable. Pero de la misma manera también es innegable la participación del poeta en la Guerra Civil española apoyando a los militares sublevados y animándolos en su cometido.
 
Así, en julio de 1936 Pemán hablaba desde los micrófonos de Radio Jerez en los siguientes términos: "Una guerra, que por dura que sea, yo os digo que era necesaria y conveniente". Para, posteriormente, añadir: "La idea de turno político ha sido sustituida para siempre por la idea de exterminio y de expulsión, única válida frente a un enemigo que está haciendo en España un destrozo como jamás en la Historia nos lo causó ninguna nación invasora". 

El 25 de agosto de 1936, Pemán publicaba un artículo en el que llamaba “reconquistar” el territorio

Apenas unas semanas después, el 25 de agosto de 1936, Pemán publicaba el artículo La hora del deber en el ABC de Sevilla. En este artículo Pemán llamaba a “reconquistar” el territorio, y añadía:

"Como el enemigo está en casa no puede hablarse propiamente de un frente enemigo que se retira; pues siempre, aun después de derrotado y deshecho queda enemigo conviviendo receloso a nuestro lado, huido en el monte, emboscado en el disimulo. Todo esto exige, tras cada paso ganado, una labor de limpieza de policía, de guarnecimiento de los pueblos, etcétera, que necesariamente distrae fuerzas, siendo necesario que sean tan numerosas las que alcancen para la toma de ciudades tan importantes como las que se esperan"

De esta manera, y tal y como señala el historiador Francisco Espinosa, Pemán tenía difícil decirlo más claro: la labor de limpieza había de ser completa. Había que matar a los luchaban en el Frente, pero también a los que se escondían en los montes. De hecho, el término es una de las palabras con mayor arraigo entre los fascistas españoles. El jurídico militar Acedo Colunga, otro gaditano, llegó a hablar en uno de sus informes como Fiscal del Ejército de Ocupación, de la limpieza del solar patrio.

"Contribuyó a la matanza fundacional del franquismo"

El historiador Francisco Espinosa concluye en su artículo que las arengas, crónicas y escritos de Pemán (algunas de ellas reproducidas en este artículo), el poeta andaluz fue uno "de los que contribuyó a la matanza fundacional del franquismo, admitida a estas alturas por la mayor parte de la historiografía".

"Desde su cargo en la Junta Técnica destrozó la vida de cientos de maestros cuyo único delito era ser demócratas de izquierdas. Desde el principio fue firme partidario y propagandista no solo del golpe y la guerra: necesaria y conveniente, sino también de la idea de exterminio y expulsión. La limpieza a fondo fue una de sus obsesiones", sentencia Espinosa. 

DECLARA ANTE LA JUSTICIA LA EDIL QUE LLAMÓ A PEMÁN "FASCISTA Y ASESINO"